31 de octubre de 2003 - 2:10 PM

Arzobispo denuncia “ceguera generalizada” ante crisis moral argentina

Redacción ACI Prensa

Arzobispo denuncia “ceguera generalizada” ante crisis moral argentina

El Arzobispo de Corrientes, Mons. Domingo Castagna, habló de la crisis argentina y señaló que “la ceguera referida a los valores trascendentes está generalizada; la baratura espiritual imperante la ha convertido en una verdadera epidemia”. El Arzobispo señaló que mientras no se logra recobrar la vista, se piden cosas inservibles. “Privilegiamos lo insignificante e inmediato y fácilmente no presentamos la mínima atención a los valores imprescindibles y perennes. Guardamos con solicitud exagerada las baratijas y echamos al olvido lo sustancial, lo que vale sobre todo valor, aunque no se avenga a nuestras frívolas preferencias”, indicó.

Mons. Castagna dijo que “el diagnóstico menos pretencioso arroja resultados claros y conclusivos al observar las contradicciones diarias. No parece interesar tanto la virtud y el mérito cuanto el bien parecer y el bienestar que ofrecen el poder y el enriquecimiento económico. Menos aún parece interesar el bien común cuando se trata de sacar provecho mezquino del poder y del prestigio social”.

El Arzobispo correntino llamó a “obrar de inmediato, porque la situación es grave” señalando a su vez que “la paciencia que se requiere no es inactividad, incluye una serena firmeza en las decisiones que se deban tomar. El cambio que la gente solicita a sus políticos debe estar precedido por un cambio similar en la sociedad que los genera. Nadie queda al margen de ese desafío y de su consiguiente responsabilidad”.

Aclaró luego que “la oración que la Iglesia promueve no constituye un modo de huida de la realidad, sino el necesario recogimiento para reflexionar y decidir. La centralidad de Jesucristo, particularmente expuesta en el próximo Congreso Eucarístico Nacional, actuará de referencia principal para más del 80% de la población argentina”.

Ese llamado “machacón e insistente en la prédica actual de la Iglesia debe ser entendido como un gesto superior de amor. No hay en él pretensiones hegemónicas sino el más transparente propósito evangélico”.

Finalmente señaló que “la ceguera existente, hasta generalizada, no debe desalentar la misión comprometida de la Iglesia en el mundo. Menos aún las intrigas mal intencionadas que intentan poner al magisterio de la Iglesia al servicio de objetivos ajenos y contrarios a la fe que debe custodiar”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios