27 de mayo de 2003 - 2:06 PM

Arzobispo de Denver pide a críticos tolerancia para Mel Gibson y Passion

Redacción ACI Prensa

Arzobispo de Denver pide a críticos tolerancia para Mel Gibson y Passion

El Arzobispo de Denver, Mons. Charles Chaput, pidió tolerancia a los “académicos” y empresarios que anticipan juicios en contra de Mel Gibson y su película Passion. Mientras confía en que sea una buena producción, aseguró que entre un hombre decente y sus detractores, prefiere creer en el primero hasta que las evidencias digan lo contrario. Aunque nadie ha visto si quiera un avance de la película Passion, descrita por sus realizadores como una “pintura” de los últimos momentos de Cristo, los medios de comunicación recogen en Estados Unidas una avalancha de ácidas críticas y acusaciones contra la persona y el trabajo del director Mel Gibson.

Y es que cuando la industria de entretenimiento más grande del planeta parece no dar cabida a los mensajes católicos, la posibilidad de una película que reedite las últimas horas de la vida de Jesús sin distorsionar el mensaje evangélico incomoda a más de uno.

En su columna semanal publicada por el periódico Denver Catholic Register, Mons. Chaput sostuvo tener referencias positivas del trabajo de Gibson en Passion y lamentó que “aunque no se haya visto, el film ya esté bajo el fuego de algunos críticos e intelectuales que lo acusan de alentar el antisemitismo, algo que Gibson sorprendido ha negado categóricamente”.

Con el título “Mel Gibson, The Passion y los críticos que no pueden esperar”, Mons. Chaput señaló que la sorpresa de Gibson proviene “de su larga y amical colaboración con la comunidad judía de Hollywood a lo largo de su exitosa carrera”. “Asimismo, brota del hecho de que nadie ha visto el film ni el guión final. En efecto, el criticismo parece basarse en un borrador de guión que Gibson asegura fuera robado y filtrado; en otras palabras, un texto no acabado que fue adquirido –para decirlo con cortesía- por medios no autorizados”, indicó el Arzobispo.

Mons. Chaput recordó que cuando Gibson comenzó el rodaje de Passion hace unos meses, muchos prestaron atención por las particularidades del film que fue grabado en las lenguas originales del época, latín y arameo, es protagonizado por el actor católico Jim Caviezel y ha sido financiado completamente por Gibson.

Según el Arzobispo, “es un trabajo de amor de una fuente no común: Hollywood”. Y es que y pasó la época en que una novela como Ben Hur de Lewis Wallace podía llegar a ser la historia favorita para una gran producción de Hollywood.

“En estos días Dogma, La Última Tentación de Cristo y El Complot de la Pascua, todas ellas profundamente ofensivas de las creencias cristianas, son historias con más posibilidades de llegar a las pantallas”, reconoció.

Mons. Chaput citó al sacerdote jesuita William Fulco, profesor de estudios antiguos mediterráneos de la Loyola Marymount University de Los Angeles, “quien tradujo el guión de Passion al arameo y latín, pasó tiempo en las locaciones, revisó horas de rodaje y cree que es un logro extraordinario”.

“Otro sacerdote amigo mío en Roma que también pasó horas en el set, trabajó cerca de Caviezel y Gibson durante la producción y revisó buena parte del rodaje, describe el film como un trabajo de corazón respetuoso, fiel y conmovedor”, agregó.

El Arzobispo aclaró que no ha visto la película, no ha leído el guión final y no ha conversado con Gibson. “Pero para mí es desconcertante que alguien se sienta licenciado para atacar una película de fe sincera antes que haya sido difundida. Cuando la provocadora Última Tentación de Cristo fue lanzada 15 años atrás, los críticos exigieron a los católicos ser de mente abierta y tolerantes. Con seguridad, tal recomendación debería aplicarse equitativamente para todos”.

“Si el Sr. Gibson ha producido una película ofensiva, fallará. Pero lo opuesto también es cierto: Si ha producido una buena película, un film de belleza, poder y fe, merece la oportunidad de lograr el éxito sin ser despedazado antes de lanzarla”, aseguró el Arzobispo. 

Mons. Chaput explicó que le gustan las películas y cree que Mel Gibson ha hecho algunas buenas. “También tiene una reputación de hombre que considera con seriedad su fe cristiana, su matrimonio y su familia”.

“Ya tendremos opción de amar o criticar Passion pronto. Mientras tanto, entre un hombre decente y sus críticos, escogeré al hombre decente siempre hasta que la evidencia muestre lo contrario”, concluyó el Arzobispo.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios