25 de agosto de 2003 - 2:10 PM

Arzobispo argentino pide recordar centenarios de León XIII y Pío X

Redacción ACI Prensa

Arzobispo argentino pide recordar centenarios de León XIII y Pío X

Calificándolos de “figuras gigantescas”, Mons. Héctor Aguer, recordó recientemente dos centenarios que “no deben pasar inadvertidos: la muerte del Papa León XIII y la elección de su sucesor, Pío X” en 1903. En su reflexión semanal en el programa “Claves para un Mundo Mejor”, el Arzobispo de La Plata declaró que León XIII, cuya partida a la casa paterna fue el 20 de julio de 1903,  “tuvo un largo pontificado de 25 años en tiempos difíciles para la vida de la Iglesia en que se imponían en el mundo gobiernos empeñados en neutralizar la presencia y la acción de la Iglesia en la sociedad sin influjo en la cultura”.

El prelado platense señaló que se recuerda a León XIII “por la notable encíclica social Rerum Novarum que fue el comienzo en la exposición moderna de la Doctrina Social de la Iglesia  frente a la problemática de las ideologías nacientes”. Más adelante Mons. Aguer dijo que “León XIII se dedicó a promover la condición de los obreros. En aquel tiempo la vida de los obreros era realmente agobiante, una suerte de esclavitud y así lo proclamó. El Papa, con gran valentía y enorme lucidez, reclamó para ellos el trato de dignidad que corresponde, la necesidad de llegar a un salario justo, de promover el acceso de los obreros a la sociedad, la licitud de la asociación gremial”.

Más adelante Mons. Aguer pidió recordar a Pío X  -elegido sucesor de León XIII el 4 de agosto del mismo año-  presentándolo como “modelo de un pastor sencillo y cuya santidad de vida iluminaba a los que entraban en contacto con él. Se caracterizaba por su pobreza, por la austeridad, por el amor a los pobres, y por la promoción de la vida cristiana en un momento de decadencia espiritual y de grandes confusiones sociales y mundiales”.

“Fue un gran catequista” por lo cual es el Patrono de los Catequistas que descubrió “que la llaga de ese tiempo era la ignorancia religiosa de las muchedumbres. Luchó contra el modernismo, una herejía insidiosa que se infiltró en el seno mismo de la Iglesia y que vaciaba el contenido sobrenatural de la fe”. También recordó que “trató exhaustivamente de impedir el desencadenamiento de la primera Gran Guerra Mundial. Hay quienes dicen que su muerte, en 1914, fue precisamente el resultado de la enorme tristeza que le produjo no haber podido impedir esa enorme calamidad”.

“Con este recuerdo quisiera sugerirles que tengan en cuenta a estos dos grandes Pontífices que han hecho tanto por la Iglesia y por la sociedad y cuyos testimonios son notablemente actuales por el tiempo que vivimos” concluyó el Arzobispo.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios