27 de octubre de 2003 - 2:05 PM

Arzobispado de Madrid impulsa beatificación de madre de 11 hijos

Redacción ACI Prensa

Arzobispado de Madrid impulsa beatificación de madre de 11 hijos

La Arquidiócesis de Madrid instruye actualmente la causa de beatificación de la valenciana Amparo Portilla Crespo, madre de 11 hijos, que falleció en esta capital víctima de cáncer al pulmón en 1996, cuando tenía 71 años de edad. El Cardenal Antonio María Rouco Varela, Arzobispo de Madrid, en la apertura del proceso el 17 de diciembre de 2001, aseguró que Amparo Portilla “fue una valenciana, ejemplar madre de familia”.

La mujer nació el 26 de mayo de 1925, fue la mayor de cuatro hermanos. Cuando tenía 12 años de edad, su padre murió en la guerra civil. Estudió bachillerato en el colegio del Sagrado Corazón de Godella, donde en 1943 le fue impuesta la medalla de Hija de María. Estudió Magisterio y Puericultura.

En declaraciones a la agencia AVAN, la Asociación para la Canonización explica que Amparo Portilla participó e impulsó la catequesis en la parroquia de la Santa Cruz, “donde mostró su predilección por los niños marginados por la pobreza”.

Tras casarse con Federico Romero en 1950 se mudó a Madrid y “estuvo siempre dedicada a su familia para la que fue trabajadora infatigable, siempre alegre y generosa, dando a los demás permanente ejemplo de vida cristiana”.

A lo largo de su vida familiar “siempre estuvo preocupada y volcada hacia las necesidades de los demás, con especial amor por los más desprotegidos, pobres, enfermos o apartados de Dios, a los que, sin aceptar el pecado, defendía como personas, resaltando sus cualidades y disculpando los defectos”, agregó.

En febrero de 1994 “aceptó con serenidad cristiana el diagnóstico de su cáncer de pulmón”, que consideraba “instrumento de acercamiento al Señor para ella y para todos los que estaban a su alrededor”.

Al referirse a su enfermedad, Amparo Portilla afirmaba que “había generado una explosión de cariño en todos los que le rodeaban, familia y amigos”. A pesar de su agravamiento progresivo, “no dejó de interesarse por los problemas de los demás ni de los acontecimientos mundiales, políticos y sociales”.

Durante los más de dos años en que se mantuvo con vida desde entonces “soportó y ofreció con alegría las numerosas intervenciones médicas que se le practicaron, sin queja alguna, animando y dando cariño a los que le trataban, a su familia y conocidos”.

Amparo murió en su casa, en la madrugada del 10 de mayo de 1996, “mirando en sus últimos días una imagen de Virgen de los Desamparados y dejando en todos los que la conocieron su profunda y auténtica vida cristiana”.

Para mayor información se puede visitar la página web: www.amparoportilla.org

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios