20 de julio de 2021 - 12:28 PM

Arquidiócesis suspende fiestas patronales para no agravar crisis de COVID-19

Redacción ACI Prensa

Catedral de la Arquidiócesis de Managua, Nicaragua. Crédito: Byralaal / Wikimedia Commons (CCBY-SA 4.0).
Catedral de la Arquidiócesis de Managua, Nicaragua. Crédito: Byralaal / Wikimedia Commons (CCBY-SA 4.0).

La Arquidiócesis de Managua (Nicaragua) canceló las procesiones y actividades religiosas “que impliquen una concentración excesiva de fieles” para evitar contagios de COVID-19, en medio de la crítica situación sanitaria que afronta el país.

En un comunicado del 18 de julio, firmado por el Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo Brenes, se confirmó la cancelación de las procesiones y fiestas patronales con gran participación pública presencial para no agravar la situación de COVID-19 en el país.

En la “Circular sobre festividades patronales 2021”, el Purpurado dijo que “la crítica situación sanitaria por la pandemia del COVID, así como las mutaciones de este virus que están causando angustia, dolor, y muerte entre nosotros, nos exige mantener como Iglesia la opción responsable por la vida que implica evitar al máximo las aglomeraciones de personas”.

Aseguró que luego de “escuchar y valorar diversas opiniones, sobre todo las de los especialistas en salud, […] aún no es tiempo para realizar procesiones y actividades religiosas que impliquen concentración excesiva de fieles” en la arquidiócesis.

El Cardenal Brenes subrayó que la medida “no es falta de fe, ni falta de aprecio a nuestra piedad popular”, sino que se tomó como “responsabilidad de Iglesia y reconocimiento consciente que la verdadera piedad y devoción están en el corazón que se hace altar, y como signo agradecido del amor a Cristo, a nuestra Madre Santísima y a nuestros Santos Patronos”.

En ese sentido, exhortó a los fieles a que en medio de la crítica realidad sanitaria que afrontan por la pandemia, tengan “una actitud de solidaridad con quienes están padeciendo los efectos de esta enfermedad, sus familias y la generosa entrega del personal de salud, quienes en muchos casos son también parte de nuestra comunidad eclesial”.

Además, los llamó a celebrar juntos las festividades religiosas “potenciando el recogimiento” y “el silencio como súplica a Dios que está cercano a su pueblo”; y también pidiendo la intercesión de los santos por el país.

“No dejemos de implorar a nuestros Santos Patronos que intercedan por el cese de la pandemia y por la conversión de todos los nicaragüenses, para que ante los diversos desafíos de estos momentos, nos sintamos y actuemos como hermanos cuidándonos unos a otros como expresión de caridad”.

El Cardenal también se dirigió a los párrocos y les indicó que junto a “sus consejos pastorales, comités y colaboradores, hagan todo el esfuerzo de cuidar las reglas básicas de seguridad sanitaria”.

También los invitó a tener “creatividad” en el “uso de los medios tecnológicos” que tengan disponibles para garantizar “que la celebración y la participación en las festividades sean accesibles de manera virtual, manifestando la fuerza y la riqueza de la comunión en el espíritu”.

Asimismo, el Purpurado animó a las familias a ser “esa iglesia en pequeño que ora e intercede, hace memoria y se deja animar por la santidad y la caridad de cristianos que vivieron ejemplarmente su fe. Ciertamente nos agobian muchos problemas, pero sabemos que nuestro Dios que escucha nuestros ruegos nos aliviará”.

Finalmente, dio su bendición a los nicaragüenses y los llamó a tener esperanza y vivir una “verdadera devoción” no solo ahora, sino todas sus vidas.

“Pido a todos dar testimonio de fe, comprensión y sacrificio con la esperanza de cooperar al cuidado de la salud en nuestra sociedad como muestra de fraternidad y verdadera devoción de los creyentes”, dijo.

“Que este testimonio no se limite a pocos días, sino que se viva siempre para que las adversidades presentes no reduzcan la piedad popular, antes bien, la purifiquen y fortalezcan. Mi bendición y deseo que nos cuidemos y al cuidarnos cuidemos a los demás”, concluyó.

Situación del COVID-19 en Nicaragua

Según el último reporte publicado el 11 de mayo de 2021 en el sitio web del Ministerio de Salud de Nicaragua, hasta ese día había 5.649 casos de personas infectadas con COVID-19 y solo 184 fallecidos.

Sin embargo, el Observatorio Ciudadano COVID-19, un grupo anónimo de especialistas epidemiólogos y voluntarios que monitorean los casos de coronavirus en Nicaragua, aseguró en Twitter que hasta el 16 de julio se registran 3.591 muertes sospechosas y 19.537 infectados con el letal virus.

En la infografía señalan que el departamento de Managua tiene la mayor cifra de casos sospechosos con 7.283 enfermos de COVID-19, y también el más alto número de fallecidos, con 1.779 decesos.

Según el diario local La Prensa, “a cinco meses de iniciar la vacunación contra el COVID-19 en Nicaragua, el país ha adquirido un total de 631 mil vacunas -entre Covishield y Sputnik V”, destinada a 315.500 ciudadanos.

Señaló que existe una falta de información actualizada y que según los últimos datos ofrecidos por el gobierno a la Organización Panamericana de la Salud, solo se vacunaron a 167.500 personas con la primera dosis hasta el 21 de mayo de este año. 
 

Etiquetas: Nicaragua, Iglesia en Nicaragua, Cardenal Brenes, Cardenal Leopoldo Brenes, Arquidiócesis de Managua

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios