12 de junio de 2003 - 2:12 PM

Arquidiócesis de Lima da normas para preservar reverencia ante Eucaristía

Redacción ACI Prensa

Arquidiócesis de Lima da normas para preservar reverencia ante Eucaristía

El Arzobispado de Lima dirigió una carta a los sacerdotes de la arquidiócesis en la que recuerda las normas litúrgicas que permiten distribuir y recibir la Sagrada Comunión con profunda reverencia. En la carta, denominada “Modo de distribuir y recibir la Sagrada Comunión”, el Arzobispado destaca la “importancia del diálogo de la comunión: el ministro que distribuye la Eucaristía muestra la hostia consagrada al fiel y dice: 'el Cuerpo de Cristo'; y espera la respuesta del 'Amén' para recién entregar la comunión”.

“El 'Amén' que dicen los fieles, cuando reciben la Comunión, es un acto de fe personal en la presencia de Cristo. La distribución de la comunión debe de hacerse siempre con pausa y dignidad ya que lo que se ofrece y recibe es nada menos que el Cuerpo del Señor”, agregó.

Refiriéndose al recibimiento de la comunión en las manos o en la lengua, el Arzobispo recordó lo enseñado por la Congregación para el Culto Divino que “indica que, en las diócesis donde se permite poner en las manos el pan eucarístico, como es el caso de la Arquidiócesis de Lima, el comulgante mantiene siempre el derecho a recibir la Comunión en la lengua si así lo desea”.

Luego, el Purpurado explicó que “aquellos fieles que deseen recibir la comunión en la mano deberán ser instruidos en la manera de hacerlo: extender la mano izquierda, bien abierta, haciéndole con la derecha, también extendida, 'como un trono', para luego con la derecha tomar la hostia consagrada y comulgar allí, antes de volver a su lugar”.

“Es bueno recordar –continuó– que no se coge la hostia con los dedos –a modo de pinzas– sino que el ministro lo deposita dignamente en la palma abierta de la mano. No se 'coge', más bien se 'acoge', porque la Eucaristía es un don”.

Ante la pregunta de si los comulgantes pueden tomar la hostia por sí mismos o siempre han de recibirla del ministro, el Purpurado recordó lo mencionado en la Instrucción 'Inaestimabile Donum' donde se indica: 'La Comunión es un don del Señor, que se ofrece a los fieles por medio del ministro autorizado para ello. No se admite que los fieles tomen por sí mismos el pan consagrado y el cáliz sagrado; y mucho menos que se lo pasen de uno a otro'”.

Más adelante, el texto recordó que en la “Arquidiócesis de Lima no está permitido dar a los fieles la comunión bajo las dos especies en las misas dominicales y de semana. Sólo está permitido dar a los fieles y consagrados la comunión bajo las dos especies en los casos especiales como a los a los esposos en la Misa de su matrimonio, a los ordenados en la Misa de su ordenación, en sus iglesias a todos los miembros de los Institutos que profesan consejos evangélicos y de otras asociaciones en las que por los votos religiosos u obligación o promesa se consagran a Dios; además a todos los que habitualmente viven en la casa de los miembros de aquellos Institutos y sociedades, entre otros.

Además, el texto precisó que “en aquellos casos donde está permitido recibir la Sagrada Comunión bajo las dos especies eucarísticas y ésta se hace por intinción se tendrá presente que “nunca está permitido depositar en la mano del fiel la hostia empapada en la Sangre del Señor'”  y el fiel “NO puede acceder con su propia forma, que recibió en la mano, a realizar la intinción en el cáliz sostenido por el sacerdote o el diácono”.

Luego, pidió que “en toda celebración eucarística en el momento en que se va a distribuir la Sagrada Comunión, haya acólitos y/o monaguillos suficientes asistiendo al ministro de la comunión con una patena eucarística”.

“De esta manera se evitará el peligro que la hostia o alguna de sus partículas puedan caer al piso. El Cuerpo de Cristo está presente también en cada una de las partes del pan consagrado por pequeña que ésta pueda ser”, concluyó el texto.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios