Los fieles de la diócesis de San Luis colorearon de celeste y blanco la Caminata Familiar Mariana, que se desarrolló el sábado 3 de diciembre, luego del partido que disputó Argentina contra Australia en el Mundial de Qatar 2022.

Uniendo la fe y la pasión por la selección, los peregrinos recorrieron los 10 kilómetros que separan la ciudad de San Luis de la localidad de Juana Koslay, donde se encuentra la ermita de la Virgen.

La peregrinación, que se realiza en la provincia desde hace 24 años, estuvo organizada por el movimiento de Schoenstatt de San Luis, con apoyo del Área Registro Provincial de Cultos del Ministerio de Gobierno, Justicia y Culto, el Ministerio de Desarrollo Social y la Secretaría de las Juventudes.

Al finalizar el partido en el que la selección argentina de fútbol logró un pase a cuartos de final de Qatar 2022 donde enfrentarán a Países Bajos, los fieles se concentraron en el punto de partida, la Plazoleta del Jubileo, en la ciudad de San Luis.

Varios de los peregrinos, devotos de la Virgen de Schoenstatt, lo hicieron vestidos con camisetas celestes y blancas, con la estampa de la Virgen María, mientras otros portaron banderas y todos manifestaron comunión y alegría.

Al llegar a destino, el Director Nacional del Movimiento de Schoenstatt en Argentina, P. Pablo Pérez, celebró una Misa, concelebrada por el P. Ignacio Daminato.

Más en América

Finalizada la Eucaristía, hubo una fiesta en el lugar, donde está prevista la construcción de un santuario dedicado a la Virgen de Schoenstatt, explicó a la Agencia de Noticias de San Luis el rector de la Caminata, Elías Josué Carrizo.

Este año, el lema fue “Madre, todo en tus manos”. El objetivo, destacó el rector de la caminata, es “que la gente se pueda acercar al corazón de María, participe de la Misa y sienta que la caminata es suya también”.

“Queremos que cada persona pueda entregar sus alegrías, sacrificios, la salud, lo que a uno le cuesta, todo lo que uno quiera”, agregó.

Fernando Zunino, jefe del Área Registro Provincial de Cultos, destacó el diálogo entre los organizadores y el Estado provincial, que prestaron colaboración para que el evento se realice con normalidad.

La Caminata comenzó en 1998 y se lleva a cabo de manera ininterrumpida, con las generaciones más jóvenes al frente de la organización.