10 de setiembre de 2020 - 6:27 PM

Argentina: Obispos agradecen a maestros por ayudar a que “nadie quede atrás”

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial. Crédito: Alexandra_Koch (Pixabay Dominio Público).
Imagen referencial. Crédito: Alexandra_Koch (Pixabay Dominio Público).

Con motivo del Día del Maestro en Argentina, este 11 de septiembre, el Obispo Auxiliar de San Isidro, Mons. Guillermo Caride, agradeció la labor de los maestros que aún en el contexto de la pandemia se esfuerzan para que “nadie quede atrás”.

El Obispo Auxiliar agradeció a los maestros por “lo que están haciendo en este tiempo de pandemia: recrearse para acompañar el aprendizaje de todos sus alumnos, que nadie quede atrás”.

Mons. Caride pidió que Dios siempre anime y “siempre cultive en nuestro corazón el deseo de aprender, porque es ese deseo el que a través de las pantallas o de manera presencial lo que le estamos transmitiendo a todos los chicos, a todas las chicas, el deseo de aprender”.

“Es ese deseo el que nos ayuda a descubrir que la realidad es mucho más grande, que hay mucho que nos trasciende, que hay un misterio siempre por descubrir”, afirmó, deseando “que pasen un feliz día”.

En tanto, el Arzobispo de Bahía Blanca, Mons. Carlos Azpiroz Costa, manifestó en una carta que al igual que los profetas, en este tiempo los educadores deben tomarle “el pulso a la realidad, a lo que acontece, a aquello que muchos, en este preciso contexto, llaman ‘la nueva normalidad’, es decir, no una normalidad fotocopiada, clonada, o experimentada in vitro, en laboratorios de expertos o especialistas”.

“Dios siembra en nuestros corazones virtudes que nos impulsan a asumir estos tiempos difíciles para transformarlos en tiempos salvíficos y no simplemente en tiempos fáciles”.

“La fe nos invita a mirar el pasado con gratitud; nos impulsa a abrazar el futuro con esperanza y también nos llama a vivir el presente con pasión, con amor”, agregó Mons. Azpiroz.

En ese sentido, recordó que Cristo en su figura de maestro también “sintió miedo, tristeza y angustia ante la inminencia de tiempos difíciles. Pero el Señor siente también la importancia, la fecundidad, el gozo de transitar esas instancias”.

“¿No es la educación un campo fecundo para vivir con profundidad estas dimensiones del tiempo? ¿No nos lleva esta vocación a la escucha atenta de la historia; la vivencia profunda del tiempo que se transita y la apertura preñada de esperanza a lo que está por venir?”, planteó.

“En el aprender y enseñar, el ser estudiantes y docentes, el ser discípulos y maestros en el acompañar estas tareas de modos tan distintos como necesarios para asegurar todas las dimensiones de la educación, se juegan esas ‘medidas’ o ‘coordenadas’ del tiempo ayer, hoy y mañana; los ‘modos’ de vivirlas memoria, pasión, espera; las virtudes que Dios siembra en cada uno para vivir esta historia fe, amor, esperanza)”, detalló.

“No nos quejamos, no pretendemos fugarnos al pasado, tampoco esperar que pase el temporal como si esto solucionara todo. Deseamos vivir en plenitud el ‘hoy’ que Él nos concede. Vivir el presente con pasión es tocar la eternidad de Dios, porque Él vive un eterno presente que nos invita desde ahora a esperar”, concluyó Mons. Azpiroz.

Etiquetas: Argentina, Educación, Educación Católica, Día del Maestro, Arquidiócesis de Bahía Blanca, Diócesis de San Isidro

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y dirección de email para recibir el boletín diario de noticias de ACI Prensa.

Comentarios