El Arzobispo de La Plata, Mons. Héctor Aguer, recibió una serie de muestras de apoyo y adhesiones de organizaciones y ex funcionarios de gobierno a raíz de la profanación de la catedral platense, hecho por el cual el Prelado presidió una misa de desagravio y calificó de “abominable” el atentado contra los signos religiosos, la fe y los sacramentos.

El ex Secretario de Culto de la Nación, Norberto Padilla, lamentó el silencio de las autoridades frente a la “grave ofensa a la fe” que significó filmar un video “de carácter sexual y con burla de la Eucaristía” en un lugar de culto y “advirtió que “no importa la orientación sexual de los autores, sino que su acto es impropio y de personas ‘descaminadas’ por quienes tiene razón Mons. Aguer en invitar a rezar”.

En una carta de lectores publicada hoy en el diario La Nación, el ex funcionario sostuvo que “el derecho a la libertad religiosa y de culto reconocido por la Constitución y los tratados internacionales ha sido vulnerado y agredidas las convicciones de muchos, que son formas, precisamente, de discriminación”.

En tanto, el fundador y presidente del Comité Ejecutivo de la Exposición del Libro Católico, Manuel Auteda Blanco, expresó su adhesión al “claro pronunciamiento ante el sórdido y blasfemo hecho ocurrido en la catedral platense, con la incomprensible campaña mediática que se ha orquestado tratando de confundir a la opinión pública”.

Auteda dijo además que el país vive “tiempos de confusión doctrinal y relativismo moral” y cuestionó que “los valores cristianos que cimentaron la Nación se hallen difuminados y muchas veces sean objeto de desprecio”.