8 de junio de 2018 10:43 pm

Anuncio de Vanity Fair extiende movimiento #MeToo a víctimas por odio a la fe

Redacción ACI Prensa

Imagen referencial / Crédito: Unsplash
Imagen referencial / Crédito: Unsplash

Un nuevo anuncio en la edición italiana de la revista de espectáculos Vanity Fair dio al movimiento #MeToo otra dimensión, enfocando también a las mujeres que han sufrido persecución o violencia por odio a la fe.

#MeToo es el hashtag que se usa desde octubre de 2017 para denunciar la agresión y acoso sexual contra las mujeres. El movimiento nació después de que el New York Times publicara un informe sobre el productor de Hollywood Harvey Weinstein, acusado por varias mujeres de violación y otros abusos de índole sexual.

Luego de publicado el informe otras celebridades y mujeres de todo el mundo comenzaron a compartir en las redes sociales sus propias historias sobre acoso sexual.

En el nuevo anuncio de Vanity Fair, publicada el 6 de junio y patrocinada por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), aparecen tres mujeres que comparten tan solo una parte de los horrores que padecieron por causa de la violencia.

Se trata de Rebecca Bitrus, una cristiana de Nigeria; Dalal, una mujer Yazidi de Irak, y Sor Meena, una monja de India.

“Me violaron, me tuvieron como prisionera durante dos años, mataron a uno de mis hijos y me vendieron como esclava”, dice Rebecca, que en el anuncio sostiene un cartel con el famoso hashtag #MeToo. 

Por su parte Dalal, de 21 años, aparece con un letrero que dice #StopIndifference (Alto a la inferencia) y cuenta que a los 17 fue secuestrada y vendida como esclava sexual a nueve hombres diferentes en un periodo de nueve meses.

“ISIS todavía tiene a mi madre y a mi hermana como prisioneras”, lamenta.

En el anuncio también aparece Sor Meena, una monja india violada por extremistas hindúes, que también carga el letrero #StopIndifference. “Me violaron y golpearon, me obligaron a caminar desnuda durante cinco kilómetros mientras la multitud seguía golpeándome”, cuenta.

El anuncio ha sido patrocinado en la edición semanal italiana de la revista Vanity Fair, una de las publicaciones femeninas más exitosas de Italia y que ha estado muy involucrada en cubrir el movimiento #MeToo.

En entrevista con CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– el 5 de junio, Alessandro Monteduro, director de ACN Italia, dijo que el objetivo es crear conciencia sobre “el sufrimiento de las mujeres perseguidas por su fe”.

“Tenemos miles y miles de mujeres que son violadas, torturadas y obligadas a casarse en nombre de la fe”, dijo Monteduro, y señaló que hasta hace poco no había una verdadera conciencia de las atrocidades que estas mujeres enfrentaban.

Además, elogió los esfuerzos de muchas mujeres que hablaron sobre violencia sexual a través del movimiento #MeToo.

“Es bueno, es maravilloso crear conciencia entre las actrices y las mujeres del mundo occidental que son víctimas de la violencia en cualquier forma”. Señaló que “en todo el mundo hay mujeres que sufren lo mismo, pero tal vez una violencia más agresiva en nombre de la fe”.

El anuncio consiste en una carta abierta a varias actrices a favor de la iniciativa #MeToo, –específicamente Asia Argento, Meryl Streep, Sharon Stone y Uma Thurman–, y comienza diciendo que sus esfuerzos han ayudado a crear conciencia sobre la violencia sexual en las naciones occidentales.

“Sus rostros, conocidos por todos, han sido asociados con la denuncia de una práctica que daña gravemente a las mujeres, su sexualidad y su dignidad”, expresa el aviso, señalando que ACN durante más de 70 años ha buscado ayudar a los cristianos perseguidos en todo el mundo, incluidas muchas mujeres que sufrieron violaciones y acoso sexual.

“Los rostros de estas mujeres son invisibles”, continúa. Luego, al presentar a Rebecca, Dalal y Sor Meena, señala que hay miles como ellas que son “perseguidas e indignadas sin recibir solidaridad ni visibilidad en las redes sociales”.

Estas mujeres “te necesitan”, concluye el anuncio, y pide a las celebridades que se unan a condenar “la hipocresía intolerable de aquellos que se indignan solo por lo que sucede en el patio de su casa y que son mezquinos en sus pensamientos, palabras y ayuda para los que sufren muy lejos debido al silencio de tantos”.

“La solidaridad de actrices famosas como ustedes rompería la indiferencia”, concluye.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: cristianos perseguidos, Italia, tráfico de personas, Ayuda a la Iglesia Necesitada, Trata de personas, Víctimas, Mujeres, ACN, #MeToo, Vanity Fair

Comentarios