Las incursiones israelíes en Gaza hasta ahora han dejado intacta la parroquia latina dedicado a la Sagrada Familia de Nazaret. Allí, las religiosas y el sacerdote Paul De Santo, todos ellos pertenecientes al Instituto del Verbo Encarnado, están dedicando el día de hoy para orar por la justicia y la paz.

En una nota publicada por el Patriarcado Latino de Jerusalén y dada a conocer por la agencia vaticana Fides, el sacerdote explica que la jornada de oración ha comenzado con la adoración eucarística y el final coincidirá con la celebración de la Misa.

"Lamentablemente ninguno de nuestros feligreses podrán participar", señala el sacerdote, quien junto a las religiosas piden al Señor "que se aleja el flagelo de la guerra y disminuya el cáliz del dolor para las muchas personas que están sufriendo".

El Padre de Santo afirma que durante las incursiones y bombardeos los niños con discapacidad atendidos por las Hermanas de la Madre Teresa han sido llevados a lugares más protegidos del ruido de las bombas, para preservarlos del pánico y que puedan descansar.

Hasta la mañana de hoy, los ataques aéreos israelíes han causado 39 muertos –entre ellos ocho niños– y unos 350 heridos.