23 de setiembre de 2017 - 3:26 PM

Anciano sacerdote que fue brutalmente golpeado queda paralítico

Redacción ACI Prensa

Foto referencial Pixabay dominio público
Foto referencial Pixabay dominio público

El P. Antonio Rodríguez, párroco de 83 años de Santa Rita en Vigo, Galicia (España), ha quedado paralítico luego de la golpiza que dos jóvenes le propinaron en octubre del año pasado en su iglesia.

El diario La Voz de Galicia informa que por este caso la Fiscalía ha elevado su petición de indemnización para el sacerdote y su hermana, por las “muy graves” lesiones sufridas a manos de dos atracadores identificados como Alison Lucas B. y Pedro Iago S., de nacionalidad brasileña.

Se propone más de medio millón de euros para cubrir los gastos de atención y cuidados del sacerdote, postrado ahora en una silla de ruedas y sin poder valerse por sí mismo.

Tras la paliza que sufrió, el sacerdote quedó con un daño neuronal severo y un derrame cerebral. Los médicos tuvieron que someterlo a coma inducido y quedó con el 95% del cuerpo inmovilizado.

Los forenses dijeron que si bien aún puede hablar, el P. Rodríguez quedará “inmovilizado así para toda su vida”.

Según testimonios de los feligreses de la parroquia, uno de los delincuentes habría fingido pedirle el sacramento de la confesión, para luego exigirle su reloj.

Otro ladrón lo tomó por detrás y comenzaron a golpearlo en la boca y en la cabeza.

Entre lo robado figuran las gafas del sacerdote, su reloj, su cartera y objetos de valor de la iglesia. También se llevaron dinero que el sacerdote tenía separado para comprar alimentos para los pobres.

También te puede interesar:

Etiquetas: España, sacerdote, Ataque a sacerdote

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios