4 de marzo de 1999 - 3:53 PM

Alumnos de Princeton rechazan a "filósofo de la muerte" como profesor de ética

Redacción ACI Prensa

Alumnos de Princeton rechazan a "filósofo de la muerte" como profesor de ética

A través de una carta pública, un significativo grupo de alumnos de la Universidad de Princeton –una de las más prestigiosas del país- rechazó enérgicamente la contratación del pensador australiano Peter Singer –conocido como el filósofo de la muerte por su radicalismo anti-vida- como profesor de bioética en el Centro de Valores Humanos de la conocida casa de estudios.

Los alumnos unidos en el frente Students Against Infanticide (SAI) –Estudiantes contra el Infanticidio- para identificar su oposición a los postulados de Singer, se pronunciaron contra su nombramiento cuestionando sus polémicas tesis que llegan a negar el valor moral intrínseco de la vida de los neonatos así como su promoción de políticas que podrían privar a los niños discapacitados del derecho básico a la protección legal contra el homicidio.

Los estudiantes exigieron a la Universidad rescindir el contrato de Singer y evitar que dicte sus primeros cursos durante el próximo otoño, tal como se anunció a fines del año pasado.

Asimismo, recordaron que las conductas abusivas o amenazantes, las intimidaciones verbales o físicas, los maltratos y ataques a otros por sus características personales o creencias son causa de sanciones disciplinarias en la Universidad, por lo que "si Princeton está comprometida en la promoción de los principios de la no-discriminación, debe retractarse en su decisión de contratar al Dr. Peter Singer".

Según los manifestantes, la visión de Singer sobre los niños discapacitados –que según él deberán ser asesinados al nacer- sólo refuerza la "falsa noción de que las vidas de los discapacitados son menos valiosas e inherentemente inferiores a las de los demás".

"A pesar de que (Singer) ha asegurado que rechaza la discriminación contra los adultos con limitaciones físicas, se contradice al sugerir que sus padres pudieron haberlos asesinado justificadamente cuando eran bebés", agrega el documento.

Los alumnos repasan un pasaje del libro "Ética Práctica" de Singer en el que asegura que ningún infante tiene un clamor tan fuerte ni racional como un ser humano consciente y distingue entre los neonatos y los "seres humanos normales" para imponer condiciones como "racionalidad y autonomía" que luego manipulará para justificar el asesinato de ciertas personas basándose en la preocupación que le genera la calidad de vida que llevarán debido a sus limitaciones físicas.

Singer llega a definir a las personas discapacitadas como individuos que "viven una vida que no vale la pena ser vivida" y asegura que debe permitirse el asesinato de los niños discapacitados hasta los 28 días de vida porque según él "matar a un niño inválido no es moralmente equivalente a matar a una persona y con mucha frecuencia, no está del todo mal".

El médico australiano también se erigió como uno de los principales defensores de la eugenesia y en reiteradas ocasiones ha sugerido que los padres deben tener la autoridad de "reemplazar" –es decir abortar y concebir otro bebé- cuando el hijo que está por nacer padece de Síndorme de Down o hemofilia.

Los alumnos concluyen su llamado asegurando que con su incorporación como profesor de ética, la Universidad de Princeton legitima las ideas de Singer y advierten que éste puede usar su puesto de catedrático para seguir promoviendo el asesinato de bebés discapacitados y difundir sus ideas pro-infanticidio.

Antes de la protesta estudiantil, profesores de ética, activistas pro-vida y líderes religiosos lamentaron la designación. Kent A. Peters, director del Consejo Católico Nacional de Personas con Discapacidades, consideró que "la idea de que el Centro de Valores Humanos de Princeton cuente con una cátedra de Singer es repulsiva''.

"Enfrentamos la triste realidad de que a partir del próximo otoño nuestros jóvenes más brillantes sean adoctrinados por una persona que busca normalizar la eutanasia y el aborto", indicó.

Mary Jane Owen, directora ejecutiva del Consejo que padece de ceguera, sordera parcial y se moviliza en una silla de ruedas, afirmó que la aproximación de Singer al sufrimiento humano como algo que debe ser eliminado a cualquier costo es demasiado superficial.

"Sus repetidas proyecciones sobre los temores personales ante el sufrimiento, definitivamente no tienen razón de ser en personas como nosotros", agregó. "Su posición sobre estos asuntos existenciales sólo refleja su pobreza interior y puede ser resumida como un ‘prefiero estar muerto antes que ser un discapacitado’".

Singer lidera actualmente el Centro de Bioética Humana de la Universidad de Monash en Melbourne, Australia, donde tiene como uno de sus principales detractores al Arzobispo de Melbourne, Mons. George Pell, quien lo llamó "el más notorio mensajero de la muerte".

Etiquetas: Peter Singer

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios