En una reciente visita a la asociación internacional Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), la secretaria general de Ayuda para la Implantación Monástica, Hermana Gisela Happe, aseguró que “cada vez son más los monasterios contemplativos que se fundan en las regiones más pobres del mundo”.

La representante de la institución que coordina en París las actividades internacionales de benedictinos, trapenses y cistercienses, indicó que “nuestros religiosos y religiosas conviven con la gente y ofrecen un ejemplo de vida cristiana, al tiempo que promueven proyectos de desarrollo”.

La Hermana Happe explicó que “en la actualidad, hay unas 16 mil benedictinas, 8 mil monjes de la misma orden, 2 mil trapenses y 2 mil cistercienses en todo el mundo” y destacó que “en estas congregaciones contemplativas estén surgiendo numerosas vocaciones, sobre todo, en Vietnam, Filipinas y Corea del Sur”.

Finalmente, la religiosa benedictina recordó cómo las hermanas de su congregación fundaron en el año 2002 en la República del Congo el primer convento contemplativo del país, gracias a una iniciativa cofinanciada por AIS.
  • Tags: