14 de diciembre de 2003 - 2:11 PM

Abren proceso de beatificación de 124 mártires coreanos

Redacción ACI Prensa

Abren proceso de beatificación de 124 mártires coreanos

Esta semana la Santa Sede aprobó la apertura del proceso de beatificación de Paul Yun Ji-Chung y 123 compañeros mártires, torturados y asesinados por odio a la fe en 1791, durante los albores de la introducción del cristianismo en Corea. Según la agencia Fides, la noticia fue anunciada por la Comisión Episcopal para la Beatificaciones y Canonizaciones de la Conferencia Episcopal de Corea, que ha hecho publico el nulla osta de la Santa Sede para la apertura del proceso.

La Comisión ha nombrado un Comité de expertos en historia que servirá como consultor para la Congregación. El comité esta presidido por el profesor Andrea Kim Jin-so, director del Centro de Investigación Histórica de Honam, Corea.

En 1791, Paul Yun Ji-Chung, un converso al Cristianismo y miembro de una familia noble coreana, se negó a sepultar a su madre muerta según el rito tradicional del Confucionismo, desatando una investigación por parte de las autoridades y una persecución contra muchos cristianos, llamada persecución de Sin-hae.

Paul Ji-Chung se convirtió en el primer mártir coreano proveniente de una familia de elevada posición social y con él muchos otros nobles fueron exiliados o asesinados. El gobierno anunció formalmente que el cristianismo, introducido en el país en 1984, se consideraba como "un culto malvado" que destruía las relaciones humanas y el orden moral tradicional.

La comunidad católica de Corea sobrevivió en la clandestinidad hasta 1895, cuando obtuvo la libertad de creencia, pero en un siglo sufrió cuatro grandes persecuciones: Shinyu en 1801 (103 mártires que fueron canonizado por el Santo Padre en 1984); Gyhae en 1839; Byung-o en 1846 y Byung-In en 1866. Durante este periodo los datos dela Iglesia hablan de unos 16 mil cristianos asesinados.

El profesor Domenico Youn Minku, de la Universidad Católica de Suwon y Postulador de la causa para la beatificación de los primeros mártires coreanos, explicó a Fides que “es el único caso en la historia, en Corea la Iglesia Católica fue introducida espontáneamente por los mismos coreanos. La fe fue buscada por literatos coreanos por medio de los libros escritos en lengua china por los misioneros europeos que habían trabajado en China. La comunidad cristiana en Corea comenzando con el bautismo de un coreano en 1784, conoció bien pronto persecuciones cruentas. La fe viva y valiente supo resistir y siguió creciendo. Hoy es una de las más dinámicas del mundo”.

Recibe nuestras noticias por email:

Escriba su nombre y correo electrónico para recibir el boletín diario de ACI Prensa y, ocasionalmente, noticias de último minuto.

Como parte de este servicio gratuito, podría recibir ocasionalmente ofertas de EWTN News y EWTN. Nunca alquilaremos o venderemos su información y usted se puede desuscribir en cualquier momento.

Comentarios