14 de mayo de 2019 7:15 pm

Abogado musulmán de Asia Bibi explica por qué defiende cristianos en Pakistán

Redacción ACI Prensa

Foto referencial: Pixabay dominio público
Foto referencial: Pixabay dominio público

Saif ul-Malook, abogado musulmán de Asia Bibi, la madre católica que estuvo condenada injustamente a muerte acusada de blasfemia contra el islam en Pakistán y que hace unos días llegó a Canadá donde ha recibido asilo, explica por qué defiende a los cristianos en el país.

En declaraciones al diario del Vaticano, L’Osservatore Romano (LOR), el jurista dijo que decidió dedicarse a defender cristianos porque “son los más pobres y los más vulnerables de la sociedad”.

Los cristianos en Pakistán, lamentó, “no tienen medios para defender y por esto terminan siendo penalizados. No tienen protectores en las instituciones como ocurre con las familias poderosas. Por esa razón son chivos expiatorios y víctimas de injusticias”.

Asia Bibi salió de Pakistán y llegó a Canadá el martes 7 de mayo, donde ya estaban sus hijos y su esposo, según informaron diversas fuentes que también aseguraron que su estado de salud es muy delicado por lo que tendrá que recibir un tratamiento médico.

Bibi fue condenada a muerte hace nueve años por un presunto delito de blasfemia y posteriormente absuelta en octubre de 2018.

La madre católica no había podido abandonar antes el país por las presiones que grupos extremistas musulmanes de Pakistán habían realizado.

Para el abogado musulmán, “la feliz conclusión de la tormenta vivida por Asia Bibi, que ahora está en Canadá, es un bien antes que nada para ella y su vida. Luego es un buen resultado para mí y para todos los que se han esforzado para salvarla”.

“Es un hecho que hace justicia a hombres valientes como Shahbaz Bhatti y Salman Taseer, que se expusieron y pagaron con su vida el esfuerzo para defender a Asia. Finalmente es un fuerte signo de esperanza para toda la nación paquistaní, donde ha vencido la justicia y el estado de derecho”, dijo el especialista a LOR.

Taseer era un musulmán que fue gobernador del estado de Punjab. Visitó a Asia Bibi en la cárcel y proclamó públicamente su inocencia, razón por la cual los extremistas islámicos ordenaron su asesinato que fue realizado por Mumtaz Qadri. Saif ul-Malook fue el fiscal en el caso que se abrió después contra el homicida y que concluyó con su ejecución.

Shahbaz Bhati fue un católico que sirvió como ministro de las minorías en Pakistán y que también fue asesinado en 2011 por extremistas musulmanes.

Tras señalar que no dudó en defender a Asia Bibi cuando se lo pidieron, Saif ul-Malook explicó que ahora lleva el caso de “Shagufta Bibi, una mujer cristiana que, en los últimos años, ha estado en la celda junto a Asia en la cárcel de Multan. La mujer y su esposo requieren ser defendidos legalmente”.

El abogado dijo también a LOR que ambos son acusados de enviarse mensajes considerados blasfemos contra el islam. “Los mensajes están en inglés pero ambos son pobres y analfabetos, no saben escribir en urdu ni en inglés”, precisó.

Para concluir, el jurista dijo al diario del Vaticano que “un día me gustaría encontrarme con el Papa Francisco, un hombre que está siempre de parte de los más débiles y los más pobres”.

El caso de Asia Bibi

En junio de 2009 Asia Bibi trabajaba recogiendo frutas en la localidad de Sheikhupura, cerca de la capital Lahore. Cuando se acercó a un pozo para beber, un grupo de musulmanas la acusaron de contaminar el agua por ser cristiana.

Bibi respondió a los insultos contra su fe diciendo: “Yo creo en mi religión y en Jesucristo que murió en la Cruz por los pecados de la humanidad. ¿Qué hizo su profeta Mahoma para salvar a la humanidad?".

Tras ser acusada de blasfemar contra el islam, Bibi permaneció encarcelada desde el 2009 y fue condenada a muerte en 2010.

A nivel internacional comenzó una campaña para lograr su liberación. El 31 de octubre de 2018 la Corte Suprema anuló la condena que pesaba sobre esta madre católica.

La dura ley antiblasfemia paquistaní fue establecida en la época colonial británica para evitar choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el dictador Zia ul Haq favorecieron el abuso de esta norma.

Desde entonces se han producido más de un millar de acusaciones de blasfemia, un delito que puede llevar la pena de muerte, aunque todavía nunca se ha llevado a cabo esa condena.

Etiquetas: Musulmanes, cristianos perseguidos, extremistas musulmanes, Pakistán, Asia Bibi

Comentarios