“No Más Silencio”, una asociación que brinda terapia especializada a mujeres afectadas por el síndrome postaborto (SPA), denunció el ataque sufrido el último fin de semana por parte de algunos sectores políticos y mediáticos que “se escandalizan de que la Comunidad de Madrid pueda destinar fondos públicos a una iniciativa terapeútica para las 800 mil mujeres que han abortado en España”.

La directora de la asociación, Pilar Gutiérrez Vallejo, dio cuenta de la gran polémica suscitada “por la existencia y actividad de No Más Silencio con motivo de su oferta de una terapia psico-espiritual especializada y eficaz” y a la “documentación de su página web www.nomassilencio.com”.

Los medios aludidos por el comunicado de la asociación son El País, la Cadena Ser, Radio Nacional y el periódico Metro.

Gutiérrez Vallejo recordó a los medios de comunicación “que la ‘aconfesionalidad’ no es sinónimo de ‘anticonfesionalidad’, y que en un Estado de libertades y pluralidad, las mayorías tienen, al menos, los mismos derechos que las minorías en cuanto a libertad de expresión y de libre oferta de servicios”.

Según la directora, “este escándalo creado nos trae tristes recuerdos de persecuciones religiosas y de actitudes inquisitoriales que tanto han denostado quienes ahora las practican contra los ‘herejes’ de su ‘religión’ laicista”.

Tras apuntar que “la terapia psico-espiritual que ofrece No Más Silencio ha demostrado ser la más eficaz en EE.UU. y Canadá, tras 30 años de sufrir las secuelas del aborto”, Gutiérrez Vallejo precisó que la asociación que dirige “forma parte de una iniciativa internacional de mujeres afectadas -y curadas- del Síndrome Post-aborto y que no está ligada a la institución eclesial Católica, como queda patente en el silencio de los medios eclesiales”.

Más en América

  • Tags: