5 de octubre de 2017 3:10 pm

214 mártires de la Guerra Civil Española, camino a los altares en Málaga

POR BLANCA RUIZ | ACI Prensa

Sor Carmen del Niño Jesús (izq), P. Andrés Pabón (centro) y Alfonso Werner (izq). Foto: Diócesis de Málaga.
Sor Carmen del Niño Jesús (izq), P. Andrés Pabón (centro) y Alfonso Werner (izq). Foto: Diócesis de Málaga.

La Diócesis de Málaga (España) abrirá el próximo sábado 7 de octubre de manera oficial el proceso de canonización de 214 mártires que murieron durante la persecución religiosa de la Guerra Civil española (1936-1939).

El director del departamento para la Causa de los Santos, el P. Antonio Eloy Madueño, aseguró durante la presentación a los medios de esta causa, que estos mártires muestran cómo “responder a una situación difícil al estilo de Jesucristo”. “A la agresión, la respuesta de estas personas es el perdón, el amor”. señaló.

Tras recibir la primera aprobación por parte del Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, Cardenal Angelo Amato, la Diócesis comienza ahora un periodo de estudio y profundización en la vida y la muerte de estos 214 mártires de la persecución religiosa de la Guerra Civil española.

Según precisa el Obispado de Málaga, entre los 214 mártires que forman esta causa de canonización hay tanto personas influyentes del momento como trabajadores humildes, religiosos y sacerdotes.

Mártires sacerdotes, religiosos y seglares

Es el caso del P. Andrés Pabón, ordenado sacerdote pocos días antes de morir. El P. Pabón tenía 24 años, había recibido la ordenación sacerdotal en junio de 1936 y esperaba su primer destino pastoral.

Tan sólo dos meses después fue detenido en la localidad de Almargen, en la ciudad de Málaga, junto con su primo Francisco Torres que era seminarista. Ambos fueron encarcelados en Ronda (Málaga). Durante el tiempo que permaneció encarcelado confesó a sus compañeros de celda y también les celebró la Misa.

La noche del 24 de agosto de 1936 el P. Pabón y el seminarista Francisco Torres fueron fusilados mientras gritaban “¡Viva Cristo Rey!”.

Sor Carmen del Niño Jesús murió con 31 años. Esta religiosa Clarisa del Convento de la Santísima trinidad de Málaga fue detenida cuando acompañaba a una religiosa enferma a su casa.

Los milicianos intentaron saber si era religiosa, a lo que ella contestó que sí.

Estuvo en la cárcel durante dos meses sufriendo malos tratos, pero según los testigos dio ejemplo de fortaleza, calma y buen ánimo en todo momento.

Cuando estaba siendo trasladada para ser fusilada la religiosa pidió un momento para rezar y dijo a los milicianos: “Esperad un poco que voy a pedir por vosotros a Nuestro Señor para que os perdone, ya que no sabéis lo que hacéis”.

Después de su oración afirmó: “Doy gustosa mi vida por Dios y por la salvación de las almas. Vosotros no hacéis más que lo que os mandan”.

Tras escuchar estas palabras algunos de los milicianos no se atrevieron a dispararle, pero otros sí lo hicieron. Sor Carmen del Niño Jesús murió el 24 de septiembre de 1936 en el Camino de Suárez (Málaga).

Alfonso Werner era agente comercial en Málaga, tenía 35 años y sobrevivió al fusilamiento de su padre y su hermano, condenados por no querer delatar a dos jóvenes que habían escondido en su casa.

Alfonso sobrevivió al fusilamiento al que fue condenado, consiguió llegar al hospital arrastrándose. Sin embargo, cuando lo sanitarios vieron una estampa del Sagrado Corazón en su cartera le negaron la atención y fue encarcelado durante 20 días, hasta que murió.

Su madre, Carmen Bolín, consiguió verle antes de morir. Ella le preguntó: “Alfonso, hijo mío, ¿los perdonas?”. A lo que él respondió: “¿Cómo lo puedes dudar? ¡Claro que sí, mamá!”

También te puede interesar: 

Etiquetas: Guerra Civil Española, Iglesia en España, Canonización, persecución contra cristianos, martirio

Comentarios