"Hemos venido a adorarle" (Mt 2,2)

Últimas Noticias:



Noticias del Sexto día de la JMJ
21 agosto 2005


El Papa en Misa de Clausura de JMJ: "Que el mundo vea que son cristianos"

COLONIA, 21 Ago. 05 ( ACI ).- En el marco de una emotiva clausura de la Jornada Mundial de la Juventud, el Papa Benedicto XVI llamó a los jóvenes a fortalecer su identidad cristiana y dar de ella testimonio al mundo entero .

Durante su homilía, el Pontífice afirmó que "en la Última Cena Jesucristo se entrega. ¿Qué está sucediendo? ¿Cómo Jesús puede repartir su Cuerpo y su Sangre? Haciendo del pan su Cuerpo y del vino su Sangre, Él anticipa su muerte , la acepta en lo más íntimo y la transforma en una acción de amor .Lo que desde el exterior es violencia brutal, desde el interior se transforma en un acto de un amor que se entrega totalmente".

"Este es, ahora, el acto central de transformación capaz de renovar verdaderamente el mundo :la violencia se transforma en amor y, por tanto, la muerte en vida . Dado que este acto convierte la muerte en amor, la muerte como tal está ya, desde su interior, superada; en ella está ya presente la resurrección. La muerte ha sido, por así decir, profundamente herida, tanto que, de ahora en adelante, no puede ser la última palabra", precisó el Papa.

Luego de explicar que la palabra adoración significa, en griego, el gesto desumisión; y que en latín significa contacto boca a boca, abrazo, amor; Benedicto XVI explicó que "la hora de Jesús es la hora en la cual vence el amor. En otras palabras: es Dios quien ha vencido, porque Él es Amor. La hora de Jesús quiere llegar a ser nuestra hora y lo será, si nosotros, mediante la celebración de la Eucaristía , nos dejamos arrastrar por aquel proceso de transformaciones que el Señor pretende. La Eucaristía debe llegar a ser el centro de nuestra vida ", enfatizó.

El Papa también exhortó a los cientos de miles de jóvenes presentes a no dejarse "disuadir de participar en la Eucaristía dominical y ayudar también a los demás a descubrirla". "Ciertamente, para que de esa emane la alegría que necesitamos, debemos aprender a comprenderla cada vez más profundamente, debemos aprender a amarla", agregó.

Inmediatamente después, el Papa pidió a los peregrinos descubrir "la íntima riqueza de la liturgia de la Iglesia y su verdadera grandeza: no somos nosotros los que hacemos fiesta para nosotros, sino que es, en cambio, el mismo Dios viviente el que prepara una fiesta para nosotros ".

Respecto a su relación con el sacramento de la penitencia, el Papa dijo a los jóvenes que "con el amor a la Eucaristía redescubriréis también el sacramento de la Reconciliación , en el cual la bondad misericordiosa de Dios permite siempre iniciar de nuevo nuestra vida".

Eucaristía y evangelización

Más adelante, El Papa recordó que quien "ha descubierto a Cristo debe llevar a otros hacia Él. Una gran alegría no se puede guardar para uno mismo. Es necesario transmitirla" en medio del mundo que se ha olvidado de Dios. Advirtió también de una especie de boom religioso en el que cada cual "escoge aquello que place, y algunos saben también sacarle provecho. Pero la religión buscada a la ´ medida de cada uno´ a la postre no nos ayuda. Es cómoda, pero en el momento de crisis nos abandona a nuestra suerte. Ayudad a los hombres a descubrir la verdadera estrella que indica el camino: ¡Jesucristo! Tratemos nosotros mismos de conocerlo siempre mejor para poder guiar también, de modo convincente, a los demás hacia Él".

Nuevos movimientos y comunidades

Luego de recomendar a los presentes el aprendizaje tanto del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica como del  Catecismo mismo, el Pontífice, en un clarísimo español, recordó que hace falta construir" comunidades basadas en la fe". Y se refirió a los movimientos y comunidades en los que, en los últimos años, "la fuerza del Evangelio se deja sentir con vivacidad. Buscad la comunión en la fe como compañeros de camino que juntos van siguiendo el itinerario de la gran peregrinación que primero nos señalaron los Magos de Oriente".

"La espontaneidad de las nuevas comunidades es importante -observó el Papa- pero es asimismo importante conservar la comunión con el Papa y con los Obispos. Son ellos los que garantizan que no se están buscando senderos particulares, sino que a su vez se está viviendo en aquella gran familia de Dios que el Señor ha fundado con los doce Apóstoles ".

Nuevamente hablando en alemán, el Pontífice indicó que dado que "recibimos al mismo Señor y Él nos acoge y nos atrae hacia sí, seamos también una sola cosa entre nosotros. Esto debe manifestarse en la vida. Debe mostrarse en la capacidad de perdón. Debe manifestarse en la sensibilidad hacia las necesidades de los demás. Debe manifestarse en la disponibilidad para compartir. Debe manifestarse en el compromiso con el prójimo, tanto con el cercano como con el externamente lejano, que, sin embargo, nos mira siempre de cerca".

Al finalizar la homilía, el Santo Padre aseguró saber que "vosotros como jóvenes aspiráis a cosas grandes, que queréis comprometeros por un mundo mejor. Demostrádselo a los hombres, demostrádselo al mundo, que espera exactamente este testimonio de los discípulos de Jesucristo y que, sobre todo mediante vuestro amor, podrá descubrir la estrella que como creyentes seguimos. ¡Caminemos con Cristo y vivamos nuestra vida como verdaderos adoradores de Dios! Amén".

Un millón de jóvenes: ¡Benedetto, Benedetto!

El inicio de la Eucaristía estuvo marcado por el tañido de la campana que el día anterior el Papa bendijo en memoria de Juan Pablo II , a la que asistieron, según la oficina de prensa de la JMJ Colonia 2005 , poco más de un millón de personas . En la misma, también estuvieron presentes, unos nueve mil sacerdotes y 800 obispos ;entre los que se encontraban el Presidente del Pontificio Consejo para los laicos, Mons. Stanyslaw Rylko; y el Arzobispo de Colonia, Cardenal Joachim Meisner.

Al culminar su homilía, los asistentes corearon al Santo Padre con el grito de "Benedetto, Benedetto".

Lea la homilía completa en
http://www.aciprensa.com/Docum/benedictoxvi/documento.php?id=54

 


Benedicto XVI: Siguiente JMJ será en Sydney, Australia en 2008

COLONIA, 21 Ago. 05 ( ACI ).- Antes de iniciar el rezo del Ángelus, el Papa Benedicto XVI anunció, ante la ovación de la multitud presente, que la siguiente Jornada Mundial de la Juventud se realizará en la ciudad de Sydney, Australia, en el año 2008.

Asimismo, el Santo Padre indicó que la palabra 'gracias', " Dios mismo la ha grabado en vuestros corazones y la ha rubricado con la Eucaristía ", ante la ovación de los jóvenes presentes en el Marienfeld.

El Santo Padre explicó que "la palabra agradecimiento, que nace de la fe, se expresa en el canto de alabanza a Él, Padre, Hijo y Espíritu Santo, que nos ha dado una prueba más de su inmenso amor".

Seguidamente, agradeció a todos aquellos que se encargaron de la organización de esta JMJ Colonia 2005 , empezando por el Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos , Mons. Stanislaw Rylko, el Arzobispo de Colonia, Cardenal Joachim Meisner ; y a las autoridades políticas y administrativas que estuvieron involucradas en la misma.

Al finalizar la oración mariana, el Pontífice despidió calurosamente a los jóvenes en nueve idiomas distintos: francés, inglés, español, italiano, polaco, portugués, filipino, swahili y alemán.

Al dirigirse a los jóvenes de habla castellana, el Papa exhortó a los peregrinos a " adorar a Cristo en vuestro corazón " ya que lo han encontrado y a estar "siempre dispuestos a dar razón de vuestra esperanza". A lo que los jóvenes respondieron con el grito "Benedicto, Benedicto!"..

 


Mons. Rylko saludó al Papa y señaló que jóvenes están "orgullosos de ser cristianos"

COLONIA, 21 Ago. 05 ( ACI ).- Al finalizar la Misa de Clausura, Mons. Stanislaw Rylko, Presidente del Pontificio Consejo para los Laicos se dirigió al Papa Benedicto XVI y afirmó que los jóvenes están " orgullosos de ser cristianos , de ser discípulos de Cristo Maestro! ¡Aquí tiene Usted a la Iglesia joven, una Iglesia llena de esperanza y de entusiasmo misionero!".

Mons. Rylko indicó que "hemos llegado al momento culminante de la vigésima Jornada Mundial de la Juventud que hemos celebrado en Colonia".

"Felix Colonia! Eres hoy verdaderamente bendita -continuó el Presidente del Pontificio Consejo- ciudad de Colonia, tú que en tu larga historia nunca has asistido a una manifestación de fe tan importante, tan desbordante de fervor y entusiasmo !".

"Felix Europa! -prosiguió el Arzobispo- Eres hoy verdaderamente feliz , Europa, tú, que en estos jóvenes cristianos vuelves a encontrar la memoria de las raíces de las que has nacido, raíces que han tejido tu identidad más profunda y que son garantía de tu futuro!". " Felix  Ecclesia ! ¡Eres hoy verdaderamente bendita, Iglesia, tú que en estos hijos muestras al mundo tu rostro siempre joven ", añadió.

Finalmente, Mons. Rylko le agradeció al Santo Padre "por haber presidido esta Jornada mundial. ¡Gracias por las palabras que ha dirigido a los jóvenes participantes; con ellas Usted ha tocado su corazón !".

"Todos están listos para partir de Colonia como jóvenes apóstoles del tercer milenio!", finalizó.

Luego del saludo, en una sencilla ceremonia, el logo que presidió esta JMJ Colonia 2005 fue entregado por partes a un joven representante de cada uno de los cinco continentes. El encargado de entregar cada pieza fue el Arzobispo de Colonia, Cardenal Joachim Meisner , ante los aplausos del más de millón de peregrinos presentes en el Marienfeld.

 


Jóvenes iberoamericanos esperanzados luego de mensaje de Benedicto XVI

COLONIA, 21 Ago. 05 ( ACI ).- En medio de un gran ambiente de fiesta, caracterizado por los bailes y los cantos de alabanza a Dios de muchos de los peregrinos que han asistido a la Vigilia de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ); varios de ellos compartieron su testimonio y opinaron sobre las palabras que el Papa Benedicto XVI dirigió a los asistentes.

En diálogo con ACI Prensa, la española Rocío Yañez, que ha llegado a Colonia desde Madrid, afirma que "todo esto está muy bonito y lo que ha dicho el Papa en el discurso es verdad, porque él es el Papa. Es el Papa y punto".

Por su parte, Leandro Marciano de Uruguay , indica que todo es "simplemente espectacular. Benedicto XVI comunica a Cristo y nos da más razones para creer , para seguir el camino. Lo que nos ha dicho en su mensaje también es parte de esa tarea que debemos cumplir para pode ayudar en la construcción de su reino".

Mery Cortés es una peruana radicada en Estados Unidos, que ha llegado a Colonia después de un viaje bastante largo y difícil. "Estoy acompañando a muchos jóvenes que vienen conmigo desde Chicago. No ha sido fácil llegar hasta aquí pero ha valido la pena para poder escuchar a Benedicto XVI. Todavía no lo conocemos mucho pero lo que ha dicho nos llena de esperanza y nos alienta a seguir".

República Dominicana también tiene a algunos representantes en esta JMJ Colonia 2005 . Ernesto Guevara es un joven que ha venido junto con otros 46 desde Santo Domingo. "Somos un grupo de 47 personas las que hemos venido desde Santo Domingo y que pertenecemos al Camino (Neocatecumenal). Es impresionante ver a tanta gente de tantos lugares compartiendo su fe en Dios. Es muy bueno que todos tengamos la misma fe . Lo que el Papa ha dicho nos llena a todos de esperanza y nos indica la ruta a seguir", resalta.

Desde Temuco, Chile , David Castro y otros más han llegado para encontrarse también con el Papa Benedicto XVI y escucharlo. "Esta es una muy buena experiencia y me alegra poder estar aquí. Es una experiencia que no voy a olvidar jamás y que me sirve para crecer en la fe y para alimentar mi esperanza. Benedicto XVI puede contar con nosotros", destacó.

 


"A levantarse": Todos en pie y listos para la Misa en el Marienfeld

COLONIA, 21 Ago. 05 ( ACI ).- "Buenos días a todos y bienvenidos al último día de esta Jornada Mundial de la Juventud Colonia 2005", se escuchó a las 7:35 am (hora local) en cinco idiomas distintos , para que los casi 800 mil jóvenes que se encuentran en el Marienfeld se alisten para la Misa de Clausura que se iniciará a las 10:00 am.

Los encargados de levantar a los jóvenes que han inundado el Marienfeld despertaron a todos en alemán, primeramente; luego en francés, en español, en italiano y en polaco.

Muchos jóvenes ya estaban levantados desde temprano, probablemente porque durante toda la noche hizo un frío intenso que se calcula en 13 grados centígrados.

A pesar de la niebla que cubría el Campo de María y pese al frío a esa hora de la mañana, los jóvenes ovacionaron cada uno de los saludos, y luego un grupo musical interpretó el himno Emmanuelle , que fue la canción oficial de la JMJ Roma 2000. 



| Recomienda esta página |

| Menú del Especial | Jornadas anteriores | Benedicto XVI | Juan Pablo II | Página Princial de ACI Prensa |