"Hemos venido a adorarle" (Mt 2,2)

Últimas Noticias:



Noticias del Cuarto día de la JMJ
19 agosto 2005


La búsqueda sin fin de la felicidad no es humana, advierte Arzobispo español

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- Al impartir este jueves a los jóvenes de habla hispana reunidos en Colonia la catequesis “Encontrarse con Cristo en la Eucaristía”, el Arzobispo de Zaragoza,  Mons. Manuel Ureña Pastor, advirtió que una búsqueda sin fin de la verdad, el bien y la belleza no es humana y no está en los planes de Dios.

Ante cientos de jóvenes peregrinos reunidos en la ciudad que alberga las reliquias de los Reyes Magos, el Prelado explicó que el itinerario espiritual de estos personajes debe ser recorrido por los jóvenes y todos aquellos que anhelan sinceramente la felicidad.

“Después de haber encontrado al Niño-Dios, los Magos concluyen su peregrinación y cesan en su búsqueda. ¿Cómo iban a seguir buscando si ya habían encontrado la verdad, la perla preciosa, el tesoro escondido? Con la posesión de su objeto, que es la verdad, la razón de los Magos ha quedado satisfecha, y el hambre de bien y de belleza que latía en sus corazones se ha apagado”, dijo.

La búsqueda sin fin no es humana, no es acorde con el ser de la verdad y no está en los planes del verdadero Dios. En contra de lo que dijo una vez el filósofo Jean-Paul Sartre, el hombre no es un asno con una zanahoria puesta permanentemente ante sus ojos, que, al avanzar, él mismo desplaza. Y Dios no es un ser absurdo y arbitrario que se goce mostrándonos su rostro en Cristo y ocultándolo simultáneamente a nuestra mirada”, explicó a los muchachos que participan en la XX Jornada Mundial de la Juventud.

Según el Prelado, “en Cristo el Padre ha desvelado plenamente su faz. Nada ha retenido para sí. Pues bien, el itinerario espiritual recorrido por los Reyes Magos es el que vosotros, jóvenes, estáis llamados a recorrer, y es el que debe seguir también toda persona que quiera ser auténtica consigo misma, alcanzar la verdad, ser libre desde la verdad y llegar, así, a ser feliz”.

Para el Arzobispo aragonés, este camino debe ser seguido por todos los “hombres de buena voluntad y de mente no contaminada por la ideología”, añadiendo que a Cristo, “lo encontramos hoy allí en donde Él quiso quedarse para siempre con nosotros. Y este lugar único y privilegiado no es el cosmos o mundo natural, como equivocadamente piensa la ‘New Age’, ni la sociedad civil en sí misma considerada , así como tampoco la razón, la voluntad libre, el sentimiento estético o religioso del sujeto individual o colectivo”. Así, el Prelado aseguró que “a Cristo se le encuentra y se le adora allí en donde el Espíritu Santo le hace presente: en la Iglesia”.

Más adelante, Mons. Ureña señaló que “la Eucaristía es, así, el lugar de la Iglesia en donde la presencia de Cristo se hace particularmente densa, hasta el punto de constituir la fuente y la cima de todas sus otras presencias”. 

 


Benedicto XVI en Sinagoga de Colonia expresó deseo de mejorar relaciones con judaísmo

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- En un discurso pronunciado este viernes en la sinagoga de Colonia, el Papa Benedicto XVI confirmó su "intención de continuar el camino hacia una mejora de las relaciones y de la amistad con el pueblo hebreo", proyecto en el que Juan Pablo II desempeñó un rol de primer orden.

Después de ser recibido por el rabino jefe, Netanel Teitalbaum, en medio de calurosos aplausos, y tras haber rezado por las víctimas del holocausto judío, el Pontífice comenzó su discurso con el tradicional saludo hebreo 'Shalom alechem' y afirmó que tras su "elección como sucesor del apóstol Pedro" deseaba "ardientemente", con ocasión de su primera visita a Alemania, encontrarse "con la comunidad hebrea de Colonia y los representantes del judaísmo alemán".

Al inicio de su intervención, el Papa expresó su "deseo de confirmar la intención de continuar el camino hacia una mejora de las relaciones y de la amistad con el pueblo hebreo, en el que el Papa Juan Pablo II ha dado pasos decisivos".

Seguidamente, Benedicto XVI trajo a colación el 40º aniversario de la declaración Nostra Aetate, del Concilio Vaticano II, “que ha abierto nuevas perspectivas en las relaciones judeocristianas en un clima de diálogo y solidaridad". Esta Declaración, dijo el Papa, "recuerda nuestras raíces comunes y el rico patrimonio espiritual que comparten judíos y cristianos” porque ambos “reconocen en Abraham a su padre común en la fe”, y se refieren a las “enseñanzas de Moisés y los profetas”. “La espiritualidad de los judíos, al igual que los cristianos, se alimenta de los Salmos. Con el apóstol Pablo, los cristianos están convencidos que ´los dones y la vocación de Dios son irrevocables´”, agregó el Santo Padre.

“Teniendo en cuenta la raíz judía del cristianismo –prosiguió Benedicto XVI– mi venerado Predecesor, confirmando un juicio de los Obispos alemanes, dijo ´Quien encuentra a Jesucristo encuentra al hebraísmo´”.

“Ante Dios, todos los hombres tienen la misma dignidad, a cualquier pueblo, cultura o religión que pertenezcan. Por esta razón la Declaración Nostra Aetate también habla con gran consideración de los musulmanes, y de los pertenecientes a otras religiones. Fundándose en la dignidad humana común a todos, la Iglesia católica ´reprueba, como ajena al espíritu de Cristo, cualquier discriminación o vejación por motivos de raza o color, de condición o religión´”, continuó el Papa.

Más adelante, el Santo Padre señaló que la “Iglesia es consciente del deber que tiene de trasmitir, tanto en la catequesis como en cada aspecto de su vida, esta doctrina a las nuevas generaciones que no han visto los terribles acontecimientos ocurridos antes y durante la Segunda Guerra Mundial. Es una tarea especialmente importante porque, desafortunadamente, hoy resurgen nuevos signos de antisemitismo y aparecen diversas formas de hostilidad generalizada hacia los extranjeros. ¿Cómo no ver en eso un motivo de preocupación y cautela? La Iglesia Católica se compromete –lo reafirmo también esta ocasión– en favor de la tolerancia, el respeto, la amistad y la paz entre todos los pueblos, las culturas y las religiones”.

En otro momento, el Santo Padre resaltó las buenas relaciones entre la Iglesia Católica y el judaismo, poniendo por ejemplo “las diversas declaraciones de la Conferencia Episcopal alemana y la actividad benéfica de la Sociedad para la colaboración cristiano-judía de Colonia, que ha contribuido a que la comunidad judía, a partir del año 1945, pudiera sentirse nuevamente 'en su casa' en Colonia y se estableciera una buena convivencia con las comunidades cristianas". Sin embargo, reconoció el Pontífice, "queda aún mucho por hacer”.

“Hemos de conocernos recíprocamente –siguió el Papa– mucho más y mejor. Por eso aliento a un diálogo sincero y confiado entre judíos y cristianos: sólo de este modo será posible llegar a una interpretación compartida sobre cuestiones históricas aún discutidas y, sobre todo, avanzar en la valoración, desde el punto de vista teológico, de la relación entre hebraísmo y cristianismo"

"Este diálogo, para ser sincero, no debe ocultar o minimizar las diferencias existentes: también en lo que, por nuestras íntimas convicciones de fe, nos distinguen unos de otros, y precisamente en ello, hemos de respetarnos recíprocamente”, añadió el Papa durante su segundo día de estancia en Colonia con ocasión de la XX Jornada Mundial de la Juventud.

Asimismo, Benedicto XVI explicó que “el Decálogo es nuestro patrimonio y compromiso común. Los diez mandamientos no son una carga, sino la indicación del camino hacia una vida en plenitud”. “Lo son particularmente para los jóvenes que encuentro en estos días y que tengo muy presentes en el corazón. Es mi deseo que sepan reconocer en el Decálogo la lámpara para sus pasos, la luz en su camino”, añadió.

Comunidad judía: Visita es señal de esperanza

De otro lado, el presidente del Consejo Central de los Judíos en Alemania, Paul Spiegel, declaró que la visita es una señal "muy esperanzadora", que demuestra "que estamos verdaderamente en el camino del entendimiento entre las religiones".

Asimismo, el rabino jefe de Colonia, Netanel Teitelbaum destacó que la visita del Pontífice a la sinagoga es "un paso adelante hacia la paz entre los pueblos del mundo".

"Hoy usted tributa un gran honor a nuestra comunidad. Es un signo de que prosigue la armonía entre nosotros y vosotros. Esta visita es un signo de esperanza para todo el mundo, el Templo de Jerusalén puede ser finalmente reconstruido si nos apoyan todas las religiones", dijo el rabino.

Causando la consternación de los asistentes, Teitelbaum habló de su madre, que aún lleva en el brazo el número que le tatuaron en un campo de concentración y cómo no podía haber nunca imaginado que su hijo hoy hablaría con el Papa. Entre los asistentes al acto, dijo el rabino jefe, se encontraban personas que vivieron la 'Noche de los cristales rotos'.

Condena del nazismo

Durante la visita, y antes de ofrecer su discuso, el Papa se dirigió a la 'Gedenkhalle', la sala en la que se encuentra el memorial de las víctimas del holocausto. Allí, el Santo Padre permaneció en silencio y oración durante el rezo judío, y luego entró en la sala principal mientras el coro cantaba 'Shalom alechem' ("la paz sea contigo").

En su discurso, Benedicto XVI recordó la historia de las relaciones entre la comunidad judía y la cristiana, que definió como "compleja y a menudo dolorosa" y recordó la expulsión de los judíos de Colonia en el año 1424 y el siglo XX, "el tiempo más oscuro de la historia alemana y europea, una demencial ideología racista, de matriz neopagana, dio origen al intento, planeado y realizado sistemáticamente por el régimen, de exterminar el judaísmo europeo".

"Sólo en Colonia, las víctimas conocidas por su nombre de este crimen inaudito, y hasta aquel momento también inimaginable, se elevan a siete mil; en realidad, seguramente fueron muchas más. No se reconocía la santidad de Dios, y por eso se menospreció también la sacralidad de la vida humana", añadió.

 

El Pontífice recordó que “este año se celebra el 60º aniversario de la liberación de los campos de concentración nazis, en los que millones de judíos –hombres, mujeres y niños– fueron llevados a la muerte en las cámaras de gas e incinerados en los hornos crematorios. Hago mías las palabras escritas por mi venerado Predecesor con ocasión del 60º aniversario de la liberación de Auschwitz y digo también: ´Me inclino ante todos los que experimentaron aquella manifestación del mysterium iniquitatis´. Los acontecimientos terribles de entonces han de 'despertar incesantemente las conciencias, extinguir los conflictos y exhortar a la paz´”.

Tras sus palabras, la comunidad judía se puso en pie para aplaudir al Papa y después se produjo el tradicional intercambio de regalos. Benedicto XVI regaló una copia litográfica de una Biblia conservada en la Biblioteca Vaticana y recibió el tradicional 'shofar', el cuerno judío.

Esta es la segunda ocasión que un Papa entra en un templo judío tras la histórica visita de Juan Pablo II a la sinagoga de Roma en 1986 y la primera vez que un Pontífice alemán visita una sinagoga de Alemania, país donde el régimen nazi ejecutó a millones de judíos.

Para leer el mensaje completo, se puede visitar http://www.aciprensa.com/Docum/benedictoxvi/documento.php?id=51

 


Navarro Valls: Visita del Papa a sinagoga de Colonia es histórica

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- En conferencia de prensa, el portavoz de la Sala Stampa de la Sante Sede, Joaquín Navarro Valls, indicó que “la visita del Santo Padre a la sinagoga de Colonia ha sido un evento con una gran calidad histórica. Un Papa alemán, que visita en su primer viaje fuera de Italia una sinagoga judía”.

Navarro Valls también opinó que este evento se debe a la iniciativa del Pontífice. “Cuando el Santo Padre decidió venir a la Jornada Mundial de la Juventud, tuvo la iniciativa de venir a Colonia para visitar la sinagoga. Varias imágenes venían a mi cabeza. La visita del Papa Juan Pablo II a la sinagoga de Roma en el año 2000, recuerdo también la visita a Jerusalén cuando estuvo en el muro de los lamentos. No son imágenes cerradas”, señaló el vocero.

Benedicto XVI, al tener la iniciativa de venir a Colonia ha iniciado un diálogo que mira al futuro. Esta visita además se enmarca en este gran evento que congrega a personas de más de 193 países y se convierte así en un signo extraordinario para las relaciones interreligiosas”, afirmó el director de la Sala Stampa.

Para Paul Spiegel, del Consejo central de los judíos en Alemania, esta visita es muy importante también. “Apenas hace unos minutos hemos visto este acontecimiento que no es sólo importante para la Iglesia Católica sino para los judíos también y no sólo los alemanes sino los de todo el mundo”.

“Este acontecimiento –prosiguió– pasará a otras generaciones. Aquí en Colonia vive una de las comunidades judías más antiguas de Europa, pues se sabe que desde el 341 ya habían judíos aquí”.

Por su parte, Abraham Lehrer, el rabino de la sinagoga de Colonia, opinó que aquí en esta visita hay dos elementos por resaltar “el primero de ellos es la llamada del Papa al diálogo y la exhortación del Papa para estar atento ante cualquier clase de antisemitismo que pueda aparecer”.

El Cardenal Karl Lehmann también estuvo en la conferencia y dijo que “esta visita va a convertirse en uno de los hitos de esta Jornada Mundial de la Juventud. Estoy de acuerdo con lo dicho por el Santo Padre y le agradezco sus palabras”. “Juan Pablo II ya ha dado pasos muy importantes  y Benedicto XVI está en ese camino de mantener e intensificar ese diálogo”.

 


Una misa por hora después de peregrinar a la Catedral de Colonia

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- La peregrinación a la Catedral de Colonia es una de las actividades principales en esta Jornada Mundial de la Juventud.

Miles de jóvenes pasan todos los días por el magnífico templo, que guarda las reliquias de los tres Reyes Magos y que tomó 600 años en construirse, y luego participan en alguna de las Misas que se celebran cada hora en las iglesias cercanas y en diversos idiomas.

Uno de los voluntarios que se encarga de la seguridad y el orden en la Catedral, Matthias Kubatko, reveló que “es absolutamente necesario dirigir a la multitud” que colma el templo; pero, puntualiza, “los peregrinos son todos muy amables con nosotros también”.

Cada grupo que ingresa a la Catedral es de aproximadamente diez mil personas. Sólo de esa forma se puede lograr que todos los peregrinos puedan visitar este hermoso templo, cuyas torres se divisan desde muy lejos cuando uno viaja por tierra y se dirige a Colonia.

Quienes ingresan a  la Catedral encuentran en estos días un coro de niños que alegra aun más la visita. Para hacer más fácil el acceso se han retirado todos los asientos –que estuvieron allí hasta el domingo– con lo que se crea así un amplio espacio para  los visitantes.

Al término de la visita, se oye una voz por los altoparlantes que pide a los que se retiran que “por favor tomen la salida a la derecha porque aquí ya están esperando los diez mil siguientes”.

 


Grupo de jóvenes de Marktl am Inn quiere encontrarse con su paisano el Papa

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- Un grupo de diez jóvenes procedentes de la ciudad que vio nacer al Pontífice, Marktl am Inn ha venido para poder ver a su paisano, Benedicto XVI.

El día 15 de agosto un grupo de diez jóvenes, cuyas edades fluctúan entre los 16 y 20 años, salió de Marktl am Inn y vino a Colonia, donde están siendo alojados por familias que han puesto a su disposición sus hogares.

Los peregrinos pertenecen al grupo de Kolping y desean poder ver al Santo Padre en cualquiera de las ocasiones durante la semana, y de no ser posible, en el gran encuentro que se realizará en el Marienfeld el sábado en la Vigilia o en la Misa de clausura de la 20º JMJ Colonia 2005.

 


Armonía juvenil durante picnic musical sorprende a policías alemanes

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- Miles de jóvenes celebraron el miércoles por la tarde un inmenso picnic musical en el parque de la Universidad de Colonia, donde pudieron compartir sus experiencias en un sano ambiente de alegría y mucha confraternidad.

“En toda mi vida profesional como policía nunca he visto un evento tan pacífico”, comentó sonriendo el comisario Jörg Rückenheim. “No hay ni agresividad, ni drogas ni alcohol, en todas partes sólo hay jóvenes tomando chocolate”, agregó el oficial.

Más de 30 mil peregrinos se congregaron y pudieron compartir muchos pasteles –que fueron donados por los lugareños– en medio de un ambiente que estaba más animado aún por la música de distintos conjuntos musicales que tocaron para ellos durante la tarde. Un evento similar se realizó en Düsseldorf y en Bonn.

En total fueron 16 los grupos musicales que tomaron parte de este evento, quienes tocaron para el deleite de los jóvenes que consumieron los casi ocho mil pasteles que distintas organizaciones, instituciones, movimientos y parroquias obsequiaron para la ocasión.

“Me encanta esto”, comentó Emily, una joven de 20 años de edad procedente de los Estados Unidos. “La música es fabulosa y puedo compartir con mucha gente”, añadió.

 


Santo Padre a seminaristas: Amar hasta la entrega de sí mismo

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- En el discurso que pronunció en su encuentro con seminaristas de todo el mundo en la iglesia San Pantaleón de esta ciudad, el Papa Benedicto XVI señaló que el ánimo del seminarista le hace decir en su oración “Señor, ¿por qué precisamente a mí? Pero el amor no tiene un por qué, es un don gratuito al que se responde con la entrega de sí mismo”.

Bajo una intensa lluvia que no desanimó a los presentes, el Santo Padre explicó a los seminaristas que este encuentro lo quiso “para resaltar de manera más explícita y vigorosa la dimensión vocacional que tienen siempre las Jornadas Mundiales de la Juventud”.

Asimismo, remarcó que el seminario no es “tanto un lugar, sino un tiempo significativo en la vida de un discípulo de Jesús. Imagino el eco que pueden tener en vuestro interior las palabras del lema de esta vigésima Jornada mundial –Hemos venido a adorarlo– y todo el relato evangélico de los Magos, del que se ha tomado el lema. Este pasaje tiene un valor singular para vosotros, precisamente porque estáis realizando un proceso de discernimiento y comprobación de la llamada al sacerdocio. Sobre esto quisiera detenerme a reflexionar con vosotros”.

Seguidamente el Papa recordó la figura de los Reyes Magos, quienes “marcharon porque tenían un deseo grande que los indujo a dejarlo todo y a ponerse en camino. Era como si hubieran esperado siempre aquella estrella. Como si aquel viaje hubiera estado siempre inscrito en su destino, que ahora finalmente se cumple”. “Queridos amigos, esto es el misterio de la llamada, de la vocación; misterio que afecta a la vida de todo cristiano, pero que se manifiesta con mayor relieve en los que Cristo invita a dejar todo para seguirlo más de cerca. El seminarista vive la belleza de la llamada en el momento que podríamos definir de enamoramiento”.

Para lograr la formación adecuada en el seminario, señaló Benedicto XVI, los seminaristas necesitan “un estudio profundo de la Sagrada Escritura como también de la fe y de la vida de la Iglesia, en la cual la Escritura permanece como palabra viva. Todo esto debe enlazarse con las preguntas de nuestra razón y, por tanto, con el contexto de la vida humana de hoy. Todo contribuye a desarrollar una personalidad coherente y equilibrada, capaz de asumir válidamente la misión presbiteral y llevarla a cabo después responsablemente. El papel de los formadores es decisivo: la calidad del presbiterio en una Iglesia particular depende en buena parte de la del seminario y, por tanto, de la calidad de los responsables de la formación”.

Benedicto XVI destacó luego que el seminario es también un “tiempo de camino, de búsqueda, pero sobre todo de descubrimiento de Cristo. En efecto, sólo si tiene una experiencia personal de Cristo, el joven puede comprender en verdad su voluntad y por lo tanto la propia vocación. Cuanto más conoces a Jesús, más te atrae su misterio; cuanto más lo encuentras, más fuerte es el deseo de buscarlo. Es un movimiento del espíritu que dura toda la vida, y que en el seminario pasa como una estación llena de promesas, su primavera”.

Durante el tiempo del seminario se produce una maduración particularmente significativa en la conciencia del joven seminarista, dijo el Pontífice. Luego, hablando de la Madre de Dios comentó que “ya no ve a la Iglesia desde fuera, sino la siente, por así decir, en su interior, como su casa, porque es casa de Cristo, donde «habita» María, su madre. Y es justo la Madre quien le muestra a Jesús, su Hijo, quien se lo presenta; en cierto modo lo hace ver, tocar, tomarlo en sus brazos. María le enseña a contemplarlo con los ojos del corazón y a vivir de Él. En todos los momentos de la vida en el seminario se puede experimentar esta afectuosa presencia de la Virgen, que introduce a cada uno al encuentro con Cristo en el silencio de la meditación, en el oración y en la fraternidad. María ayuda a encontrar al Señor sobre todo en la Celebración eucarística, cuando en la Palabra y en el Pan consagrado se hace nuestro alimento espiritual cotidiano”.

“El secreto de la santidad –prosiguió el Sucesor de Pedro– es la amistad con Cristo y la adhesión fiel a su voluntad. Cristo es todo para nosotros, decía San Ambrosio; y San Benito exhortaba a no anteponer nada al amor de Cristo. Que Cristo sea todo para vosotros. Especialmente vosotros, queridos seminaristas, ofrecedle a Él lo más precioso que tenéis, como sugería el venerado Juan Pablo II en su Mensaje para esta Jornada Mundial: el oro de vuestra libertad, el incienso de vuestra oración fervorosa, la mirra de vuestro afecto más profundo”.

Al continuar con su discurso, el Papa subrayó que el seminario es también un tiempo de preparación para la misión. “Los Magos «se marcharon a su tierra», y ciertamente dieron testimonio del encuentro con el Rey de los Judíos. También vosotros, después del largo y necesario itinerario formativo del seminario, seréis enviados para ser los ministros de Cristo; cada uno de vosotros volverá entre la gente como alter Christus. En el viaje de retorno, los Magos tuvieron que afrontar seguramente peligros, sacrificios, desorientación, dudas...¡ya no tenían la estrella para guiarlos! Ahora la luz estaba dentro de ellos. Ahora tenían que custodiarla y alimentarla con la memoria constante de Cristo, de su Rostro santo, de su Amor inefable”.

Finalmente, Benedicto XVI recordó a los seminaristas que “vosotros un día, consagrados por el Espíritu Santo, iniciaréis vuestra misión. Recordad siempre las palabras de Jesús: ‘Permaneced en mi amor’ (Jn 15,9). Si permanecéis en Cristo, daréis mucho fruto. No lo habéis elegido vosotros a Él, sino que Él os ha elegido a vosotros (cf. Jn 15,16). ¡He aquí el secreto de vuestra vocación y de vuestra misión! Está guardado en el corazón inmaculado de María, que vela con amor materno sobre cada uno de vosotros. Recurrid frecuentemente a Ella con confianza. Yo os aseguro mi afecto y mi oración cotidiana, y os bendigo de corazón”.

Puede leer el mensaje papal completo en http://www.aciprensa.com/Docum/benedictoxvi/documento.php?id=52

 


Festival cultural en Leverkusen también sirve para compartir la fe

LEVERKUSEN, 19 Ago. 05 (ACI).- Distintos grupos musicales se dieron cita en Landesgartenchau de Leverkusen –una  gran arena deportiva y cultural– para participar en el Festival Cultural de la Juventud, una oportunidad de compartir la fe.

Diversas agrupaciones musicales provenientes de Estados Unidos, Polonia y Alemania deleitaron a los miles de asistentes con su música; con números desde el “rap con sentido” de un grupo alemán, hasta el “hip hop” polaco de “Full Power Spirit”.

Rap mit Sinn (rap con sentido), es un grupo alemán conformado por muchachos entre 16 y 18 años. “Queremos hacer llegar un mensaje con nuestra música”, comenta el líder de la agrupación, Max Veler.

Otros grupos como los “Blue Brothers Tribute Band” y el cantante Paul Harrigan también encandilaron a los asistentes y les permitieron disfrutar de una velada de diversión en la que la fe ocupó un papel protagónico, tanto en los comentarios desde el escenario como en las letras de las canciones.

Para el viernes por la tarde se tiene programada una fecha más de este Festival en la tocarán bandas como “Gospel United”, “Libero” y la solista Kara Klein.

 


Conjunto musical peruano Takillakkta presente en la JMJ Colonia 2005

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- Muchos son los grupos y cantantes que se han dado cita en Alemania para ser parte del Festival de la Juventud que se celebra todas las tardes en las distintas ciudades que acogen a los cientos de miles de jóvenes que han venido para la JMJ Colonia 2005.

Uno de estos grupos proviene de Perú y se llama Takillakkta. ACI Prensa dialogó con su líder, Javier Leturia quien anticipó que hoy viernes se presentarán por la tarde en la ciudad de Bonn, en la que hay muchos jóvenes de América Latina, los cuales podrán disfrutar de la música folklórica peruana y latinoamericana que estos jóvenes realizan.

De los 37 grupos musicales que participan en este gran evento mundial y eclesial, 19 son alemanes y el resto provienes de distintos países del mundo; que fueron seleccionados entre 600 postulantes que deseaban formar parte de esta gran iniciativa juvenil.

Takillakkta surgió en el Perú en 1983, “con el deseo de colaborar en las tareas de la Nueva Evangelización alentada por Juan Pablo II y su misión es expresar a través de la música la fe que está en los orígenes de la identidad mestiza del Perú así como la identidad cultural de toda América Latina”

 


Benedicto XVI: Es prioridad de mi pontificado recuperar unidad de los cristianos

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- En su discurso pronunciado en ocasión del encuentro ecuménico realizado en el Arzobispado de Colonia, el Papa Benedicto XVI señaló que “es mi propósito asumir como una prioridad de mi pontificado, la recuperación de la unidad de los cristianos”.

“Con ello he querido conscientemente seguir las huellas de mis dos grandes Predecesores: de Pablo VI, que hace ya más de cuarenta años firmó el Decreto conciliar sobre el ecumenismo Unitatis redintegratio, y de Juan Pablo II, que después hizo de este documento el criterio inspirador de su actuación”, dijo el Pontífice.

“En el diálogo ecuménico –continuó– Alemania es un lugar de particular importancia. En efecto, no es sólo el país donde tuvo origen la Reforma; también es uno de los países en los que surgió el movimiento ecuménico del siglo XX. A causa de los flujos migratorios del siglo pasado, también cristianos  de las Iglesias ortodoxas y de las antiguas Iglesias del Oriente han encontrado en este país una nueva patria”.

El Pontífice recordó que “la hermandad entre los cristianos no es simplemente un vago sentimiento y tampoco nace de una forma de indiferencia respecto a la verdad. Se basa en la realidad sobrenatural de un único Bautismo, que nos inserta en el único Cuerpo de Cristo. Juntos confesamos a Jesucristo como Dios y Señor; juntos lo reconocemos como único mediador entre Dios y los hombres, subrayando nuestra común pertenencia a Él. Sobre este fundamento, el diálogo ha dado sus frutos”.

El Santo Padre reconoce “con gratitud los resultados obtenidos en las diversas tomas de posición comunes sobre asuntos importantes, como las cuestiones fundamentales sobre la defensa de la vida y la promoción de la justicia y la paz. Soy muy consciente de que muchos cristianos en este país, y no sólo en él, se esperan más pasos concretos de acercamiento. También yo los espero. En efecto, el mandamiento del Señor, pero también la hora presente impone continuar de modo convencido el diálogo a todos los niveles de la vida de la Iglesia. Obviamente, éste debe desarrollarse con sinceridad y realismo, con paciencia y perseverancia, con plena fidelidad al dictamen de la conciencia. No se puede mantener un diálogo a costas del verdad; el diálogo tiene que desarrollarse en la caridad y en la verdad”.

“Una prioridad urgente en el diálogo ecuménico –prosiguió Benedicto XVI– la constituye también las grandes cuestiones éticas que plantea nuestro tiempo; en este campo, los hombres de hoy en búsqueda, esperan con razón una respuesta común de los cristianos, que, gracias a Dios, en muchos casos casi se ha encontrado. Pero, desdichadamente, no siempre. A causa de las contradicciones en este campo, el testimonio evangélico y la orientación ética debida a los fieles y a la sociedad pierden fuerza, asumiendo muchas veces características vagas, y descuidando así nuestro deber de dar a nuestro tiempo el testimonio necesario. Nuestras divisiones contrastan con la voluntad de Jesús y nos desautorizan ante los hombres”.

Al preguntarse sobre el significado de lograr la unidad de los cristianos, el Papa resaltó que “la Iglesia Católica pretende lograr la plena unidad visible de los discípulos de Cristo, tal como la ha definido el Concilio Ecuménico Vaticano II en varios de sus documentos. Según nuestra convicción, dicha unidad existe en la Iglesia católica sin posibilidad de que se pierda. No significa, sin embargo, uniformidad en todas las expresiones de la teología y la espiritualidad, en las formas litúrgicas y en la disciplina. Unidad en la multiplicidad y multiplicidad en la unidad. En la homilía en la solemnidad de San Pedro y San Pablo, el pasado 29 de junio, he subrayado que la plena unidad y la verdadera catolicidad van juntas”.

El camino puede continuar paso a paso hasta llegar a la plena unidad, cuando, “finalmente, «lleguemos todos a la unidad de la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios, el hombre perfecto, a medida de Cristo en su plenitud». Es obvio que un diálogo como éste sólo puede llevarse a cabo hasta el fondo en un contexto de espiritualidad sincera y coherente. No podemos «hacer» la unidad sólo con nuestras fuerzas. Podemos obtenerla solamente como don del Espíritu Santo. Por tanto, el ecumenismo espiritual, es decir, la oración, la conversión y la santidad de vida, son el corazón del movimiento ecuménico. También se podría decir que la mejor forma de ecumenismo consiste en vivir según el Evangelio”, aseveró el Pontífice.

Finalmente, Benedicto XVI expresó su convencimiento de que si “un número creciente de personas se une a la oración del Señor «para que todos sean uno» (Jn 17,21), dicha plegaria en el nombre de Jesús no caerá en vacío. Con la ayuda que viene de lo alto, encontraremos soluciones practicables en las diversas cuestiones aún abiertas y, al final, el deseo de unidad será colmado cuando y como Él quiera. Os invito a todos a recorrer conmigo este camino”.


Doce jóvenes de la JMJ almuerzan con el Papa y se cuestionan por su testimonio

COLONIA, 19 Ago. 05 (ACI).- Doce de los peregrinos que se encuentran en la ciudad para la JMJ Colonia 2005, almorzaron hoy con el Santo Padre en el Seminario de la Ciudad, como parte de la agenda que cumple en el Pontífice en el marco de este gran evento.

Para este almuerzo, se seleccionaron a dos jóvenes de cada continente –un hombre y una mujer por continente– a quienes se les sumó luego una pareja de alemanes.

“Fue un momento muy especial de compartir entre amigos”, comentó Nicolás Frías, el chileno estudiante de derecho que participó de este almuerzo. “Fue un diálogo muy natural, muy cercano. Me sentía almorzando en mi casa con un invitado”, agregó.

Junto con él, otros once muchachos, cuyas edades iban entre los 18 y 28 años almorzaron con el Pontífice desde la 1:30 pm hasta las 2:50 pm para después llegar a la conferencia de prensa que ofrecieron.

Una de las cosas que más impactó a este joven chileno fue percibir que el Papa se preocupaba de manera personal por cada uno: “conversó conmigo y yo le conté sobre mi vida”, comentó visiblemente emocionado Nicolás, quien durante los últimos seis meses ha trabajado como voluntario para esta JMJ Colonia 2005. “Nos dijo que somos los protagonistas de una nueva etapa de la Iglesia y que es responsabilidad nuestra los rumbos que tome la historia”, enfatizó.

El menú del almuerzo fue simple. Una ensalada, tortilla con verduras y patatas, y un pastel de manzanas al estilo austriaco. “Al Papa le pusieron trucha, pero dijo que no le gustaba el pescado, quería comer lo que a nosotros nos sirvieran”, explicó Frías.

"Cuando le pregunté qué esperaba de nosotros los jóvenes, el Santo Padre nos dijo que  cultivemos una relación intima con Jesús y que sepamos que tenemos mucho que hacer y que aportar. Nos habló también –añadió Nicolás– de la responsabilidad que tenemos sobre el futuro de la Iglesia y el rumbo de la historia”.

“De este almuerzo me llevo la cercanía que tiene el Papa con los jóvenes. Haber compartido con él, conversado y bromeado en un ambiente muy cercano, nada protocolar, en una sola mesa los doce fue muy especial”, comentó.

“Después de esta experiencia tan fuerte te das cuenta que tienes mucho que dar y transmitir –enfatizó– de todas maneras es una gran responsabilidad porque te sientes tan querido por Dios que tienes el deber de transmitirlo a los demás”.

Diálogo cercano

Los jóvenes que tuvieron la oportunidad de almorzar con el Papa preguntaron lo que quisieron. La gama de preguntas fue bastante amplia y se comentó desde los sentimientos que le suscitó el ser elegido Papa hasta el testimonio de la minoría cristiana de los que viven en Tierra Santa.

La joven canadiense Veronique Rondeau se impresionó gratamente con el Santo Padre pues “esperaba a alguien más frío, distante y guiado por el protocolo, pero no fue así”, manifestó a los reporteros que conversaron con ella al final de la conferencia.

Para Veronique, el interés del Papa en cada uno de los jóvenes que almorzó con él fue algo muy interesante. Indicó que el Santo Padre le preguntó por los dos movimientos a los que pertenece: Marie Jeunesse (Juventud Mariana) y Catholic Outreach.

Rondeau se presentó al Papa hablando en inglés pero luego le dijo al Papa que venía de la parte francófona de Canadá. “Creo que es triste que una francófona no hable en francés”, le dijo el Pontífice.

Luego le hizo algunas preguntas al Papa en su lengua natal. Para Rondeau el francés del Papa es mejor que su inglés. El Papa respondió totalmente en francés y no hubo interpretación de ninguna persona para los demás, cosa que no fue mucho problema pues casi todos los jóvenes presentes lo hablaban. El Santo Padre también se interesó por lo que pasa en Norteamérica, resaltó la muchacha.

El Papa desea que los que se comprometen con Cristo difundan el mensaje del Evangelio con vida y alegría. “De alguna forma pensé que me estaba diciendo lo que espera de Norteamérica”, precisó Rondeau quien también le preguntó al Santo Padre sobre sus sueños de infancia. Según ella, el Papa comentó que “en Alemania somos más racionales, de alguna forma, así que no busqué en mis sentimientos o ideas. Traté de ver cómo construir la Iglesia”.

Benedicto XVI también habló de la difícil situación de África, sobre las dificultades que tienen los sacerdotes y religiosos para vivir su vocación y para desarrollar proyectos sociales.

Véronique también quiso resaltar la manera en que Benedicto XVI saluda a las personas cuando entra a un lugar en donde hay mucha gente. A diferencia de Juan Pablo II, que movía una sola de sus manos “este Papa abre los dos brazos lo que significa un gesto de apertura y de calurosa bienvenida”.

Para Laurianne Salomé Moufouma-Okia, una joven de 28 años proveniente del Congo, “fue muy especial poderle regalar una cadena y un dije al Papa con la forma del continente africano”, que a decir de la muchacha, “recibió el Pontífice con mucho cariño”.

Los otros jóvenes provenían de Francia, Irlanda, Benin, Taiwán, Alemania, Eslovenia, Australia y Palestina.


Mandatario alemán recibe a Benedicto XVI y celebra éxito de JMJ

BERLIN, 19 Ago. 05 ( ACI ).- El Presidente alemán Horst Koehler recibió hoy al Papa Benedicto XVI en la villa Hammerschmidt, donde sostuvo una reunión privada calificada de "muy cordial" y celebró la gran acogida de la XX Jornada Mundial de la Juventud.

Antes del arribo del Pontífice, Koehler comentó a la prensa su satisfacción por el éxito de esta cita mundial que "dará un influjo positivo a toda Alemania", y consideró que la masiva presencia de jóvenes " demuestra que los católicos no son una minoría ".  Koehler anticipó que la visita del Pontífice "tendrá efectos sobre la sociedad alemana".

El Santo Padre fue recibido por Koehler y su esposa, firmó el tradicional Libro de Oro y conversó por 20 minutos en privado con el mandatario.

Benedicto XVI saludó a la familia presidencial y los colaboradores del gobierno en un clima muy amable y se produjo el tradicional intercambio de regalos.


| Recomienda esta página |

| Menú del Especial | Jornadas anteriores | Benedicto XVI | Juan Pablo II | Página Princial de ACI Prensa |