Cargando...

Meditaciones Dominicales

"Creo, Señor". Y se postró ante él (Jn 9,1-41)
IV Domingo del Tiempo de Cuaresma - 26 de marzo de 2017

Dos domingos atrás la liturgia nos proponía el episodio de la Transfiguración de Jesús. En esa ocasión los apóstoles Pedro, Santiago y Juan fueron favorecidos con la visión de Jesús revestido de gloria: "Su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz" (Mt 17,2). Más tarde el apóstol San Pedro afirmaba: "Nosotros hemos visto con nuestros propios ojos su majestad" (2Ped 1,16). Pero cuando la visión cesó, "alzaron sus ojos y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo" (Mt 17,8); se entiende, en su forma humana, despojada de su gloria.

La liturgia de este IV Domingo de Cuaresma nos presenta a un ciego de nacimiento, que después de recobrar la vista vio a Jesús solo y lo adoró como a su Señor. Podemos decir que cuando se trata de Jesús hay tres grados de visión: no ver nada, verlo como un mero hombre, verlo como nuestro Dios y Señor. El punto culminante lo formuló Jesús cuando afirmó: "El que me ve a mí ve al Padre" (Jn 14,9). Es obvio que no todos llegan a este último grado de visión. En el tiempo de Jesús muchos lo vieron y lo rechazaron: lo vio Pilato y lo entregó a la muerte, lo vio Herodes y se burló de él, lo vieron los Sumos Sacerdotes y pidieron que fuera crucificado. Pero lo vio el que había sido ciego y lo reconoce como su Señor postrándose ante él.

El ciego tiene un progreso en su visión de Jesús. Primero lo describe como un simple hombre al cual ha visto con la vista recobrada: "Ese hombre que se llama Jesús"; en un segundo momento, cuando le piden definirlo, dice: "Es un profeta". Israel había conocido muchos profetas, pero nadie se había postrado ante ellos. En el momento culminante Jesús se le presenta y le pregunta: "¿Tú crees en el Hijo del hombre?". Cuando el hombre in-daga: "¿Quién es el Hijo del hombre?", Jesús le responde: "Lo estás viendo; el que está hablando contigo, ése es". Estaba viendo al mismo Jesús que ya había visto, pero ahora reacciona diciendo: "Creo, Señor". Y para ex-presar qué es lo que cree, "se postró ante él", es decir, hace un gesto de adoración que se reserva sólo a Dios. Ve a Jesús y confiesa a Dios. Este es el acto de fe supremo. Esta es la fe que salva: "Todo el que ve al Hijo y cree en él, tiene vida eterna" (Jn 6,40). Se trata de creer que él es el Hijo de Dios, Dios verdadero, hecho hombre.

Entre dos personas que tienen el sentido de la vis-ta, ¿qué es lo que discrimina entre ver y no ver? La luz. Usando esta metáfora Jesús se define como luz: "Yo, la luz, he venido al mundo para que todo el que crea en mí no siga en las tinieblas" (Jn 12,46; cf. 8,12). El que no cree en Jesús, aunque tenga la vista de este mundo y toda la ciencia de este mundo, está en las tinieblas respecto de las verdades que salvan al hombre: está ciego. En cambio, el que cree en Jesús "no camina en ti-nieblas, sino que tiene la luz de la vida" (Jn 8,12), de la vida eterna, que es la que da sentido al hombre. A esto se refiere la sentencia final de Jesús: "Para un juicio he venido a este mundo: para que los que no ven, vean; y los que ven, se vuelvan ciegos".

+ Felipe Bacarreza Rodríguez
Obispo Santa María de los Ángeles (Chile)

Índice de meditaciones por tiempo litúrgico

Comentarios