ment(o), m=s.getElementsByTagName(o)[0];a.async=1;a.src=g;m.parentNode.insertBefore(a,m) })(window,document,'script','https://www.google-analytics.com/analytics.js','ga'); ga('create', 'UA-526318-1', 'auto'); ga('require', 'GTM-MKNZDXB'); mbledore y Voldemort. ¿Qué tan preocupados estamos respecto de ellos y de su influencia sobre nuestros hijos?" Y el crítico literario concluye lapidariamente: "Creo que no lo suficiente".

Una advertencia final

Como contrapeso al entusiasmo de Jacobs, Sherwood Smith señala: "Rowling evade toda cuestion que haga a sus mundos consistentes, o pueda añadir profundidad". Entre las inconsistencias a las que apunta y que bien pudieran ser de consecuencia, dice: "Se celebra la Navidad, pero nadie parece ser cristiano. El más amplio ethos ético parece dejarse de lado y el paradigma parece unidimensional". Junto a ello señala una cierta pobreza temática y a diferencia de Jacobs que ve una polémica con una avasallante tecnología, Smith hace una curiosa equivalencia entre "talento mágico" y aristocracia, en la que el personaje Harry sería el "príncipe oculto". Toda la combinación de magia, brujos y monstruos hace una combinación que atrae lectores.

Muchos críticos católicos han reconocido la validez de cuestionamientos como éstos, pero ello no parece haber llevado a muchos a cruzar el Rubicón de la condescendencia. No todos los lectores pueden discriminar el envoltorio mágico y quedarse sólo con la metáfora. ¿Serán los libros de Rowling más agua en el río de la Nueva Era? En todo caso la leyenda mitológica de Harry Potter puede ser leída por quien tiene un ojo crítico bien entrenado. Y no ha sido ignorado que la supuesta metáfora que encubre a la tecnología o a la aristocracia bajo la magia podría ir bastante más allá de lo intentado por Rowlings.

Al fin y al cabo ella escribió inicialmente para un público infantil. El hecho es que sus libros son leídos por un vasto público y que a pesar de las sencillas apariencias de una inocente serie de cuentos con claros límites de bien y mal, otros elementos pueden tener un mensaje no tan fácilmente discernible.

Comentarios

Síguenos:

Libros del padre José Antonio Fortea

Tendencias:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez
El blog de Mons. José Gómez