Semana XXVII del Tiempo Ordinario
7 de octubre de 2012

Liturgia de las Horas: 3ra. Semana del Salterio

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Génesis 2:18-24
    18 Dijo luego Yahveh Dios: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.»
    19 Y Yahveh Dios formó del suelo todos los animales del campo y todas las aves del cielo y los llevó ante el hombre para ver cómo los llamaba, y para que cada ser viviente tuviese el nombre que el hombre le diera.
    20 El hombre puso nombres a todos los ganados, a las aves del cielo y a todos los animales del campo, mas para el hombre no encontró una ayuda adecuada.
    21 Entonces Yahveh Dios hizo caer un profundo sueño sobre el hombre, el cual se durmió. Y le quitó una de las costillas, rellenando el vacío con carne.
    22 De la costilla que Yahveh Dios había tomado del hombre formó una mujer y la llevó ante el hombre.
    23 Entonces éste exclamó: «Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada mujer, porque del varón ha sido tomada.»
    24 Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne.

  • Salmo responsorial

    Salmo 128:1-6
    1 Canción de las subidas. Dichosos todos los que temen a Yahveh, los que van por sus caminos.
    2 Del trabajo de tus manos comerás, ¡dichoso tú, que todo te irá bien!
    3 Tu esposa será como parra fecunda en el secreto de tu casa. Tus hijos, como brotes de olivo en torno a tu mesa.
    4 Así será bendito el hombre que teme a Yahveh.
    5 ¡Bendígate Yahveh desde Sión, que veas en ventura a Jerusalén todos los días de tu vida,
    6 y veas a los hijos de tus hijos! ¡Paz a Israel!

  • Segunda lectura

    Hebreos 2:9-11
    9 Y a aquel que fue hecho inferior a los ángeles por un poco, a Jesús, le vemos coronado de gloria y honor por haber padecido la muerte, pues por la gracia de Dios gustó la muerte para bien de todos.
    10 Convenía, en verdad, que Aquel por quien es todo y para quien es todo, llevara muchos hijos a la gloria, perfeccionando mediante el sufrimiento al que iba a guiarlos a la salvación.
    11 Pues tanto el santificador como los santificados tienen todos el mismo origen. Por eso no se avergüenza de llamarles hermanos

  • Evangelio

    Marcos 10:2-16
    2 Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?»
    3 El les respondió: ¿Qué os prescribió Moisés?»
    4 Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla.»
    5 Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto.
    6 Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra.
    7 Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,
    8 y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.
    9 Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.»
    10 Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto.
    11 El les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla;
    12 y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.»
    13 Le presentaban unos niños para que los tocara; pero los discípulos les reñían.
    14 Mas Jesús, al ver esto, se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios.
    15 Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.»
    16 Y abrazaba a los niños, y los bendecía poniendo las manos sobre ellos.

    O también:

    Marcos 10:2-12
    2 Se acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, preguntaban: «¿Puede el marido repudiar a la mujer?»
    3 El les respondió: ¿Qué os prescribió Moisés?»
    4 Ellos le dijeron: «Moisés permitió escribir el acta de divorcio y repudiarla.»
    5 Jesús les dijo: «Teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón escribió para vosotros este precepto.
    6 Pero desde el comienzo de la creación, El los hizo varón y hembra.
    7 Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre,
    8 y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.
    9 Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.»
    10 Y ya en casa, los discípulos le volvían a preguntar sobre esto.
    11 El les dijo: «Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla;
    12 y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.»

Comentarios


FacebookTwitterWhatsAppGoogle+Email App