San Jerónimo, Presbítero, Doctor de la Iglesia (Memoria)
30 de setiembre de 2020

Color: Blanco

Santos:

Lecturas del día:

    Primera opción

  • Primera lectura

    Job 9:1-12, 14-16
    1 Job tomó la palabra y dijo:
    2 Bien sé yo, en verdad, que es así: ¿cómo ante Dios puede ser justo un hombre?
    3 A quien pretenda litigar con él, no le responderá ni una vez entre mil.
    4 Entre los más sabios, entre los más fuertes, ¿quién le hizo frente y salió bien librado?
    5 El traslada los montes sin que se den cuenta, y los zarandea en su furor.
    6 El sacude la tierra de su sitio, y se tambalean sus columnas.
    7 A su veto el sol no se levanta, y pone un sello a las estrellas.
    8 El solo desplegó los Cielos, y holló la espalda de la Mar.
    9 El hizo la Osa y Orión, las Cabrillas y las Cámaras del Sur.
    10 Es autor de obras grandiosas, insondables, de maravillas sin número.
    11 Si pasa junto a mí, yo no le veo, si se desliza, no le advierto.
    12 Si en algo hace presa, ¿quién le estorbará? ¿quién le dirá: «¿Qué es lo que haces?»
    14 ¡Cuánto menos podré yo defenderme y rebuscar razones frente a él!
    15 Aunque tuviera razón, no hallaría respuesta, ¡a mi juez tendría que suplicar!
    16 Y aunque le llame y me responda, aún no creo que escuchará mi voz.

  • Salmo responsorial

    Salmo 88:10-15
    10 mi ojo se consume por la pena. Yo te llamo, Yahveh, todo el día, tiendo mis manos hacia ti.
    11 ¿Acaso para los muertos haces maravillas, o las sombras se alzan a alabarte?
    12 ¿Se habla en la tumba de tu amor, de tu lealtad en el lugar de perdición?
    13 ¿Se conocen en las tinieblas tus maravillas, o tu justicia en la tierra del olvido ?»
    14 Mas yo grito hacia ti, Yahveh, de madrugada va a tu encuentro mi oración;
    15 ¿por qué, Yahveh, mi alma rechazas, lejos de mí tu rostro ocultas?

  • Evangelio

    Lucas 9:57-62
    57 Mientras iban caminando, uno le dijo: «Te seguiré adondequiera que vayas.»
    58 Jesús le dijo: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza.»
    59 A otro dijo: «Sígueme.» El respondió: «Déjame ir primero a enterrar a mi padre.»
    60 Le respondió: «Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú vete a anunciar el Reino de Dios.»
    61 También otro le dijo: «Te seguiré, Señor; pero déjame antes despedirme de los de mi casa.»
    62 Le dijo Jesús: «Nadie que pone la mano en el arado y mira hacia atrás es apto para el Reino de Dios.»

  • Segunda opción

  • Primera lectura

    II Timoteo 3:14-17
    14 Tú, en cambio, persevera en lo que aprendiste y en lo que creíste, teniendo presente de quiénes lo aprendiste,
    15 y que desde niño conoces las Sagradas Letras, que pueden darte la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús.
    16 Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para argüir, para corregir y para educar en la justicia;
    17 así el hombre de Dios se encuentra perfecto y preparado para toda obra buena.

  • Salmo responsorial

    Salmo 119:9-14
    9 ¿Cómo el joven guardará puro su camino? Observando tu palabra.
    10 De todo corazón ando buscándote, no me desvíes de tus mandamientos.
    11 Dentro del corazón he guardado tu promesa, para no pecar contra ti.
    12 Bendito tú, Yahveh, enséñame tus preceptos.
    13 Con mis labios he contado todos los juicios de tu boca.
    14 En el camino de tus dictámenes me recreo más que en toda riqueza.

  • Evangelio

    Mateo 13:47-52
    47 «También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases;
    48 y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos.
    49 Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos
    50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes.
    51 «¿Habéis entendido todo esto?» Dícenle: «Sí.»
    52 Y él les dijo: «Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.»

Comentarios