VIII Domingo Ordinario
3 de marzo de 2019

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 27:4-7
    4 Cuando la criba se sacude, quedan los desechos; así en su reflexión se ven las vilezas del hombre.
    5 El horno prueba las vasijas de alfarero, la prueba del hombre está en su razonamiento.
    6 El fruto manifiesta el cultivo del árbol; así la palabra, el del pensamiento del corazón humano.
    7 Antes que se pronuncie no elogies a nadie, que esa es la prueba de los hombres.

  • Salmo responsorial

    Salmo 92:2-3, 13-16
    2 Bueno es dar gracias a Yahveh, y salmodiar a tu nombre, Altísimo,
    3 publicar tu amor por la mañana, y tu lealtad por las noches,
    13 Florece el justo como la palmera, crece como un cedro del Líbano.
    14 Plantados en la Casa de Yahveh, dan flores en los atrios del Dios nuestro.
    15 Todavía en la vejez producen fruto, se mantienen frescos y lozanos,
    16 para anunciar lo recto que es Yahveh: mi Roca, no hay falsedad en él.

  • Segunda lectura

    I Corintios 15:54-58
    54 Y cuando este ser corruptible se revista de incorruptibilidad y este ser mortal se revista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: La muerte ha sido devorada en la victoria.
    55 ¿Dónde está, oh muerte, tu victoria? ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?
    56 El aguijón de la muerte es el pecado; y la fuerza del pecado, la Ley.
    57 Pero ¡gracias sean dadas a Dios, que nos da la victora por nuestro Señor Jesucristo!
    58 Así pues, hermanos míos amados, manteneos firmes, inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que vuestro trabajo no es vano el el Señor.

  • Evangelio

    Lucas 6:39-45
    39 Les añadió una parábola: «¿Podrá un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo?
    40 No está el discípulo por encima del maestro. Todo el que esté bien formado, será como su maestro.
    41 ¿Cómo es que miras la brizna que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu propio ojo?
    42 ¿Cómo puedes decir a tu hermano: "Hermano, deja que saque la brizna que hay en tu ojo", no viendo tú mismo la viga que hay en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna que hay en el ojo de tu hermano.
    43 «Porque no hay árbol bueno que dé fruto malo y, a la inversa, no hay árbol malo que dé fruto bueno.
    44 Cada árbol se conoce por su fruto. No se recogen higos de los espinos, ni de la zarza se vendimian uvas.
    45 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca lo bueno, y el malo, del malo saca lo malo. Porque de lo que rebosa el corazón habla su boca.

Comentarios