Cargando...

Lunes VIII semana de tiempo ordinario
27 de mayo de 2013

Liturgia de las Horas: 4ta. Semana del Salterio

Color: Blanco

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Eclesiástico 17:20-24
    20 No se le ocultan sus iniquidades, todos sus pecados están ante el Señor.
    22 La limosna del hombre es como un sello para él, el favor del hombre lo guarda como la pupila de sus ojos.
    23 Después se levantará y les retribuirá, sobre su cabeza pondrá su recompensa.
    24 Pero a los que se arrepienten les concede retorno, y consuela a los que perdieron la esperanza.

  • Salmo responsorial

    Salmo 32:1-2, 5-7
    1 De David. Poema. ¡Dichoso el que es perdonado de su culpa, y le queda cubierto su pecado!
    2 Dichoso el hombre a quien Yahveh no le cuenta el delito, y en cuyo espíritu no hay fraude.
    5 Mi pecado te reconocí, y no oculté mi culpa; dije: «Me confesaré a Yahveh de mis rebeldías.» Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado.
    6 Por eso te suplica todo el que te ama en la hora de la angustia. Y aunque las muchas aguas se desborden, no le alcanzarán.
    7 Tú eres un cobijo para mí, de la angustia me guardas, estás en torno a mí para salvarme.

  • Evangelio

    Marcos 10:17-27
    17 Se ponía ya en camino cuando uno corrió a su encuentro y arodillándose ante él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿ qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?»
    18 Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios.
    19 Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre.»
    20 El, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.»
    21 Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.»
    22 Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes.
    23 Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!»
    24 Los discípulos quedaron sorprendidos al oírle estas palabras. Mas Jesús, tomando de nuevo la palabra, les dijo: «¡Hijos, qué difícil es entrar en el Reino de Dios!
    25 Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios.»
    26 Pero ellos se asombraban aún más y se decían unos a otros: «Y ¿quién se podrá salvar?»
    27 Jesús, mirándolos fijamente, dice: «Para los hombres, imposible; pero no para Dios, porque todo es posible para Dios.»

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: