Cargando...

XXIX semana de tiempo ordinario
25 de octubre de 2013

Liturgia de las Horas: 1ra. Semana del Salterio

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Romanos 7:18-25
    18 Pues bien sé yo que nada bueno habita en mí, es decir, en mi carne; en efecto, querer el bien lo tengo a mi alcance, mas no el realizarlo,
    19 puesto que no hago el bien que quiero, sino que obro el mal que no quiero.
    20 Y, si hago lo que no quiero, no soy yo quien lo obra, sino el pecado que habita en mí.
    21 Descubro, pues, esta ley: aun queriendo hacer el bien, es el mal el que se me presenta.
    22 Pues me complazco en la ley de Dios según el hombre interior,
    23 pero advierto otra ley en mis miembros que lucha contra la ley de mi razón y me esclaviza a la ley del pecado que está en mis miembros.
    24 ¡Pobre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo que me lleva a la muerte?
    25 ¡Gracias sean dadas a Dios por Jesucristo nuestro Señor! Así pues, soy yo mismo quien con la razón sirve a la ley de Dios, mas con la carne, a la ley del pecado.

  • Salmo responsorial

    Salmo 119:66, 68, 76-77, 93-94
    66 Cordura y sabiduría enséñame, pues tengo fe en tus mandamientos.
    68 Tú, que eres bueno y bienhechor, enséñame tus preceptos.
    76 Sea tu amor consuelo para mí, según tu promesa a tu servidor.
    77 Me alcancen tus ternuras y viviré, porque tu ley es mi delicia.
    93 Jamás olvidaré tus ordenanzas, por ellas tú me das la vida.
    94 Tuyo soy, sálvame, pues tus ordenanzas voy buscando.

  • Evangelio

    Lucas 12:54-59
    54 Decía también a la gente: «Cuando veis una nube que se levanta en el occidente, al momento decís: "Va a llover", y así sucede.
    55 Y cuando sopla el sur, decís: "Viene bochorno", y así sucede.
    56 ¡Hipócritas! Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no exploráis, pues, este tiempo?
    57 «¿Por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?
    58 Cuando vayas con tu adversario al magistrado, procura en el camino arreglarte con él, no sea que te arrastre ante el juez, y el juez te entregue al alguacil y el alguacil te meta en la cárcel.
    59 Te digo que no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo.

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: