Cargando...

XXXII semana de tiempo ordinario
16 de noviembre de 2013

Liturgia de las Horas: 4ta. Semana del Salterio

Color: Blanco

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Sabiduría 18:14-16; 19:6-9
    14 Cuando un sosegado silencio todo lo envolvía y la noche se encontraba en la mitad de su carrera,
    15 tu Palabra omnipotente, cual implacable guerrero, saltó del cielo, desde el trono real, en medio de una tierra condenada al exterminio. Empuñando como afilada espada tu decreto irrevocable,
    16 se detuvo y sembró la muerte por doquier; y tocaba el cielo mientras pisaba la tierra.
    6 Pues para preservar a tus hijos de todo daño, la creación entera, obediente a tus órdenes, se rehízo de nuevo en su propia naturaleza.
    7 Se vio una nube proteger con su sombra el campamento, emerger del agua que la cubría una tierra enjuta, del mar Rojo un camino expedito, una verde llanura del oleaje impetuoso,
    8 por donde, formando un solo pueblo, pasaron los que tu mano protegía mientras contemplaban tan admirables prodigios.
    9 Como caballos se apacentaban, y retozaban como corderos alabándote a ti, Señor que los habías liberado.

  • Salmo responsorial

    Salmo 105:2-3, 36-37, 42-43
    2 ¡Cantadle, salmodiad para él, sus maravillas todas recitad;
    3 gloriaos en su santo nombre, se alegre el corazón de los que buscan a Yahveh!
    36 E hirió en su país a todo primogénito, las primicias de todo su vigor;
    37 y a ellos los sacó con plata y oro, ni uno solo flaqueó de entre sus tribus.
    42 Recordando su palabra sagrada dada a Abraham su servidor,
    43 sacó a su pueblo en alborozo, a sus elegidos entre gritos de júbilo.

  • Evangelio

    Lucas 18:1-8
    1 Les decía una parábola para inculcarles que era preciso orar siempre sin desfallecer.
    2 «Había un juez en una ciudad, que ni temía a Dios ni respetaba a los hombres.
    3 Había en aquella ciudad una viuda que, acudiendo a él, le dijo: "¡Hazme justicia contra mi adversario!"
    4 Durante mucho tiempo no quiso, pero después se dijo a sí mismo: "Aunque no temo a Dios ni respeto a los hombres,
    5 como esta viuda me causa molestias, le voy a hacer justicia para que no venga continuamente a importunarme."»
    6 Dijo, pues, el Señor: «Oíd lo que dice el juez injusto;
    7 y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que están clamando a él día y noche, y les hace esperar?
    8 Os digo que les hará justicia pronto. Pero, cuando el Hijo del hombre venga, ¿encontrará la fe sobre la tierra?»

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: