Cargando...

IV semana de Cuaresma
15 de marzo de 2013

Liturgia de las Horas: 4ta. Semana del Salterio

Color: Morado

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Sabiduría 2:1, 12-22
    1 Porque se dicen discurriendo desacertadamente: «Corta es y triste nuestra vida; no hay remedio en la muerte del hombre ni se sabe de nadie que haya vuelto del Hades.
    12 Tendamos lazos al justo, que nos fastidia, se enfrenta a nuestro modo de obrar, nos echa en cara faltas contra la Ley y nos culpa de faltas contra nuestra educación.
    13 Se gloría de tener el conocimiento de Dios y se llama a sí mismo hijo del Señor.
    14 Es un reproche de nuestros criterios, su sola presencia nos es insufrible,
    15 lleva una vida distinta de todas y sus caminos son extraños.
    16 Nos tiene por bastardos, se aparta de nuestros caminos como de impurezas; proclama dichosa la suerte final de los justos y se ufana de tener a Dios por padre.
    17 Veamos si sus palabras son verdaderas, examinemos lo que pasará en su tránsito.
    18 Pues si el justo es hijo de Dios, él le asistirá y le librará de las manos de sus enemigos.
    19 Sometámosle al ultraje y al tormento para conocer su temple y probar su entereza.
    20 Condenémosle a una muerte afrentosa, pues, según él, Dios le visitará.»
    21 Así discurren, pero se equivocan; los ciega su maldad;
    22 no conocen los secretos de Dios, no esperan recompensa por la santidad ni creen en el premio de las almas intachables.

  • Salmo responsorial

    Salmo 34:17-21, 23
    17 el rostro de Yahveh contra los malhechores, para raer de la tierra su memoria.
    18 Cuando gritan aquéllos, Yahveh oye, y los libra de todas sus angustias;
    19 Yahveh está cerca de los que tienen roto el corazón. él salva a los espíritus hundidos.
    20 Muchas son las desgracias del justo, pero de todas le libera Yahveh;
    21 todos sus huesos guarda, no será quebrantado ni uno solo.
    23 Yahveh rescata el alma de sus siervos, nada habrán de pagar los que en él se cobijan.

  • Evangelio

    Juan 7:1-2, 10, 25-30
    1 Después de esto, Jesús andaba por Galilea, y no podía andar por Judea, porque los judíos buscaban matarle.
    2 Pero se acercaba la fiesta judía de las Tiendas.
    10 Pero después que sus hermanos subieron a la fiesta, entonces él también subió no manifiestamente, sino de incógnito.
    25 Decían algunos de los de Jerusalén: «¿No es a ése a quien quieren matar?
    26 Mirad cómo habla con toda libertad y no le dicen nada. ¿Habrán reconocido de veras las autoridades que este es el Cristo?
    27 Pero éste sabemos de dónde es, mientras que, cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde es.»
    28 Gritó, pues, Jesús, enseñando en el Templo y diciendo: «Me conocéis a mí y sabéis de dónde soy. Pero yo no he venido por mi cuenta; sino que verdaderamente me envía el que me envía; pero vosotros no le conocéis.
    29 Yo le conozco, porque vengo de él y él es el que me ha enviado.»
    30 Querían, pues, detenerle, pero nadie le echó mano, porque todavía no había llegado su hora.

Comentarios

Síguenos:

Actividad reciente: