Cargando...

XXVIII Domingo Ordinario
15 de octubre de 2017

Color: Verde

Santos:

Lecturas del día:

  • Primera lectura

    Isaías 25:6-10
    6 Hará Yahveh Sebaot a todos los pueblos en este monte un convite de manjares frescos, convite de buenos vinos: manjares de tuétanos, vinos depurados;
    7 consumirá en este monte el velo que cubre a todos los pueblos y la cobertura que cubre a todos los gentes;
    8 consumirá a la Muerte definitivamente. Enjugará el Señor Yahveh las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra, porque Yahveh ha hablado.
    9 Se dirá aquel día: «Ahí tenéis a nuestro Dios: esperamos que nos salve; éste es Yahveh en quien esperábamos; nos regocijamos y nos alegramos por su salvación.»
    10 Porque la mano de Yahveh reposará en este monte, Moab será aplastado en su sitio como se aplasta la paja en el muladar.

  • Salmo responsorial

    Salmo 23:1-6
    1 Salmo. De David. Yahveh es mi pastor, nada me falta.
    2 Por prados de fresca hierba me apacienta. Hacia las aguas de reposo me conduce,
    3 y conforta mi alma; me guía por senderos de justicia, en gracia de su nombre.
    4 Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan.
    5 Tú preparas ante mí una mesa frente a mis adversarios; unges con óleo mi cabeza, rebosante está mi copa.
    6 Sí, dicha y gracia me acompañarán todos los días de mi vida; mi morada será la casa de Yahveh a lo largo de los días.

  • Segunda lectura

    Filipenses 4:12-14, 19-20
    12 Sé andar escaso y sobrado. Estoy avezado a todo y en todo: a la saciedad y al hambre; a la abundancia y a la privación.
    13 Todo lo puedo en Aquel que me conforta.
    14 En todo caso, hicisteis bien en compartir mi tribulación.
    19 Y mi Dios proveerá a todas vuestras necesidades con magnificencia, conforme a su riqueza, en Cristo Jesús.
    20 Y a Dios, nuestro Padre, la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

  • Evangelio

    Mateo 22:1-14
    1 Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo:
    2 «El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo.
    3 Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir.
    4 Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: "Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda."
    5 Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio;
    6 y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron.
    7 Se airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad.
    8 Entonces dice a sus siervos: "La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos.
    9 Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda."
    10 Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales.
    11 «Entró el rey a ver a los comensales, y al notar que había allí uno que no tenía traje de boda,
    12 le dice: "Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin traje de boda?" El se quedó callado.
    13 Entonces el rey dijo a los sirvientes: "Atadle de pies y manos, y echadle a las tinieblas de fuera; allí será el llanto y el rechinar de dientes."
    14 Porque muchos son llamados, mas pocos escogidos.»

    O también:

    Mateo 22:1-10
    1 Tomando Jesús de nuevo la palabra les habló en parábolas, diciendo:
    2 «El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo.
    3 Envió sus siervos a llamar a los invitados a la boda, pero no quisieron venir.
    4 Envió todavía otros siervos, con este encargo: Decid a los invitados: "Mirad, mi banquete está preparado, se han matado ya mis novillos y animales cebados, y todo está a punto; venid a la boda."
    5 Pero ellos, sin hacer caso, se fueron el uno a su campo, el otro a su negocio;
    6 y los demás agarraron a los siervos, los escarnecieron y los mataron.
    7 Se airó el rey y, enviando sus tropas, dio muerte a aquellos homicidas y prendió fuego a su ciudad.
    8 Entonces dice a sus siervos: "La boda está preparada, pero los invitados no eran dignos.
    9 Id, pues, a los cruces de los caminos y, a cuantos encontréis, invitadlos a la boda."
    10 Los siervos salieron a los caminos, reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos, y la sala de bodas se llenó de comensales.

Comentarios

Pascua 2017
El vlog de Giuliana
Fe y ciencia
Sacramentos.FE
Consultorio Familia y Vida

Síguenos:

Cara a cara con Alejandro Bermúdez
Libros del padre José Antonio Fortea