Cargando...

5º Semana del Tiempo de Cuaresma
10 de Abril de 2011

Día anterior · Día siguiente
Liturgia de las Horas: 1ra. Semana del Salterio
Color: Morado

Santoral


Lecturas de la liturgia
  • Primera Lectura: Ezequiel 37, 12-14
    "Les infundiré mi espíritu y vivirán"

    Esto dice el Señor Dios:
    «Pueblo mío, yo mismo abriré sus sepulcros, los haré salir de ellos y los conduciré a la tierra de Israel. Y cuando abra sus sepulcros y los saque de ellos, pueblo mío, ustedes sabrán que yo soy el Señor: les infundiré mi espíritu y vivirán; los estableceré en su tierra y sabrán que yo el Señor, lo digo y lo hago».
    Oráculo del Señor.

  • Salmo Responsorial: 129
    "Perdónanos, Señor, y viviremos."

    Desde el abismo de mis pecados clamo a ti, Señor; escucha mi clamor; estén atentos tus oídos a mi voz suplicante.
    R. Perdónanos, Señor, y viviremos.

    Si conservaras el recuerdo de las culpas, Señor, ¿quién habría que se salvara? Pero de ti procede el perdón, por eso con amor te veneramos.
    R. Perdónanos, Señor, y viviremos.

    Confío en el Señor, mi alma espera y confía en su Palabra; mi alma aguarda al Señor, más que el centinela la aurora.
    R. Perdónanos, Señor, y viviremos.

    Porque del Señor viene la misericordia, la abundancia de la redención; y él redimirá a su pueblo de todas sus iniquidades.
    R. Perdónanos, Señor, y viviremos.

  • Segunda Lectura: Romanos 8, 8-11
    "El Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos, habita en ustedes"

    Hermanos: Los que viven en forma desordenada y egoísta no pueden agradar a Dios. Pero ustedes no llevan esa clase de vida, sino una vida conforme al Espíritu, puesto que el Espíritu de Dios habita en ustedes.
    Quien no tiene el Espíritu de Cristo no es de Cristo. Si Cristo vive en ustedes, aunque el cuerpo esté muerto a causa del pecado, el espíritu vive a causa de la actividad salvadora de Dios.
    Si el Espíritu del Padre que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en ustedes, el mismo que resucitó a Jesús de entre los muertos dará vida también a sus cuerpos mortales, por el mismo Espíritu que habita en ustedes.

  • Evangelio: Juan 11, 1-45
    "Yo soy la resurrección y la vida"

    En aquel tiempo, las hermanas de Lázaro mandaron decir a Jesús:
    «Señor, tu amigo está enfermo».
    Al oírlo dijo Jesús:
    «Esta enfermedad no acabará en la muerte, sino que servirá para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella».
    Por eso Jesús, que amaba a Marta, a su hermana María y a Lázaro, al enterarse de que Lázaro estaba enfermo, se detuvo dos días donde se hallaba. Sólo entonces dice a sus discípulos:
    «Vamos otra vez a Judea».
    Cuando Jesús llegó, Lázaro llevaba ya cuatro días enterrado. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús, salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa. Y dijo Marta a Jesús:
    «Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá».
    Jesús le dijo:
    «Tu hermano resucitará».
    Marta respondió:
    «Sé que resucitará en la resurrección del ultimo día».
    Jesús le dice:
    «Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto?»
    Ella le contestó:
    «Sí, Señor: creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo».
    Jesús, muy conmovido, preguntó:
    «¿Dónde lo han enterrado?»
    Le contestaron:
    «Señor, ven a verlo».
    Jesús se echó a llorar y los judíos comentaban:
    «¡Cómo lo quería!»
    Pero algunos dijeron:
    «Y uno que le ha abierto los ojos a un ciego, ¿no podía haber impedido que muriera éste?»
    Jesús, sollozando de nuevo, llegó a la tumba que era una cueva cubierta con una losa.
    Dijo Jesús:
    «Quiten la losa».
    Marta, la hermana del muerto, le dijo:
    «Señor, ya huele mal, porque lleva cuatro días».
    Jesús le dijo:
    «¿No te he dicho que, si crees, verás la gloria de Dios?»
    Entonces quitaron la losa. Jesús, levantando los ojos a lo alto, dijo:
    «Padre, te doy gracias porque me has escuchado; yo sé que tú me escuchas siempre; pero lo digo por la gente que me rodea para que crean que tú me has enviado».
    Y dicho esto, gritó con voz potente:
    «¡Lázaro, ven afuera!»
    Y el muerto salió, los pies y las manos atados con vendas, y la cara envuelta en un sudario.
    Jesús les dijo:
    «Desátenlo y déjenlo andar».
    Y muchos judíos que habían ido a casa de Marta y María, al ver lo que había hecho Jesús, creyeron en él.

Las más populares

Videos Youtube

Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
Primer encuentro de voluntarios por la vida 2015
DINAMITA SHOW - VIÑA DEL MAR 2015  (oficial)
Proyectos 2014 y D. Álvaro del Portillo
We Will Sing Live - Brother of two christian victims of ISIS calls in
Who Gets Thanked More Than God At The Oscars?
Report from Ainkawa Mall, Erbil, Iraq
¿Qué pasa el 14M? - Cada Vida Importa
Cardenal Cipriani comenta reforma económica del Vaticano
MENSAJE PARA EL MIERCOLES DE CENIZA
El Padre Pancho, un misionero del fin del mundo
Rafael 3 anos, em tratamento contra um câncer
¿Aún hay esperanza para el amor? Una respuesta con música por San Valentín
Resumen de noticias: Nuevos cardenales y debate sobre el aborto
Mons. Romero nunca estuvo interesado en la teología de la liberación
Bernardita Vial por embarazo inviable: "Estoy asustada (...), pero voy a darlo todo por él"

Católico al día

Suscríbase al podcastPunto de Vista

Ganarse el pan moralmente

Punto de Vista
Fecha

Suscríbase al podcastEvangelio del día

Marcos 9,2-10

Evangelio
Fecha
01/03/15
28/02/15
27/02/15

Suscríbase al podcastHomilía del día

Marcos 9,2-10

Homilía
Fecha
01/03/15
28/02/15
27/02/15