Primero tuvimos el libro-basura 50 Sombras de Grey, y ahora vamos a tener la película, estratégicamente lanzada a nivel mundial el día de San Valentín. Obviamente Hollywood vio signos de dólares por todos lados e hizo esta película que hoy sabemos es una película bastante mala. No lo digo yo, lo dicen los principales críticos que la vieron en premier al comienzo de esta semana. Y las críticas son devastadoras.

Una de las cosas que me llamó tremendamente la atención, es que la primera crítica contra la película no vino de sectores católicos ni de sectores conservadores, sino vino del Centro de Londres para Mujeres Abusadas. Y este centro no es religioso, simplemente financia refugio para que las mujeres que son abusadas físicamente por sus parejas sean recibidas en estos refugios y puedan ser protegidas, reciban protección policial, reciban alimento, reciban alimento, reciban tratamiento psicológico, y reciban ayuda fundamental para poder ponerse de pie y alejarse de estas relaciones abusivas.

Aquí estamos hablando no solo de una novela y de una película que es moralmente inaceptable y que es basura, sino que contribuye a uno de los problemas principales de nuestra sociedad, a una auténtica lacra social, el abuso de las mujeres.

Esta ficción de que un hombre te puede tratar bien en general, pero en la hora del sexo abusa de ti, es un mito.

No hay manera de que no solamente un católico, sino alguien en su sano juicio decida “voy a ver 50 Sombras de Grey como un fenómeno cultural”, porque es absolutamente injustificable incluso desde el punto de vista social. Nadie puede decir que se respeta a sí misma como mujer o que respeta a las mujeres y al mismo tiempo apoyar un ícono de la cultura abusiva que es una plaga en nuestra cultura.

Puede ver el Punto de Vista completo de Alejandro Bermúdez sobre 50 Sombras de Grey aquí:

Etiquetas: