Cruz / Dominio público_Pixabay_070315

Cruz / Dominio público_Pixabay_070315

Evangelio: Juan 2,13-25

Se acercaba la Pascua de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Y encontró en el templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados; y, haciendo un azote de cordeles, los echó a todos del templo, ovejas y bueyes; y a los cambistas les esparció las monedas y les volcó las mesas; y a los que vendían palomas les dijo: “Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.” Sus discípulos se acordaron de lo que está escrito: “El celo de tu casa me devora.” Entonces intervinieron los judíos y le preguntaron: “¿Qué signos nos muestras para obrar así?” Jesús contestó: “Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.” Los judíos replicaron: “Cuarenta y seis años ha costado construir este templo, ¿y tú lo vas a levantar en tres días?” Pero hablaba del templo de su cuerpo. Y, cuando resucitó de entre los muertos, los discípulos se acordaron de que lo había dicho, y dieron fe a la Escritura y a la palabra que había dicho Jesús. Mientras estaba en Jerusalén por las fiestas de Pascua, muchos creyeron en su nombre, viendo los signos que hacía; pero Jesús no se confiaba con ellos, porque los conocía a todos y no necesitaba el testimonio de nadie sobre un hombre, porque él sabía lo que hay dentro de cada hombre.

Aquí puede leer las demás Lecturas del día

Reflexión:

Se nos cuenta el pasaje de cuando Jesús expulsa del templo a los vendedores porque dice Él, han convertido la casa de su Padre en una cueva de ladrones. El templo de Jerusalén tenía un significado muy profundo porque era el lugar donde habitaba Dios.

Dios mismo había escogido la ciudad de Jerusalén, la ciudad santa, para construir allí ese templo, y dentro del templo estaba la “sancta sanctorum2, el lugar sagrado donde estaba el Arca de la Alianza que contenía las tablas de la ley que Dios le entregó a Moisés y que representaban la Alianza que Dios había hecho con su pueblo y por lo tanto esa presencia misteriosa que los guiaba, que los sostenía.

Por eso el templo era el lugar de hermosa reverencia, de inmenso culto. Todos los judíos peregrinaban hacia él todos los años para ofrecer allí sus sacrificios a Dios y lamentablemente, con el paso del tiempo, estas prácticas se fueron corrompiendo. En primer lugar porque se fueron vaciando de su contenido, porque se olvidó su espíritu, y en segundo lugar porque fueron aprovechadas para el negocio, para la compraventa, para aprovecharse incluso de la miseria de los pobres.

En fin, como dice Jesús, habían convertido el templo en una cueva de ladrones y al expulsar Jesús a los vendedores del templo lo que hace fundamentalmente es purificarlo, él entra en el templo para purificarlo, para darle un significado nuevo, y es que el templo representa otro mucho más importante que es auténticamente la presencia de Dios entre nosotros y es el templo de su propio cuerpo.

El mismo San Juan dice que Jesús utiliza una metáfora para hablar de sí mismo. Destruyan este templo dice y yo lo edificaré nuevamente en tres días. Se refiere a Él, se refiere a su resurrección y es que Jesús es el nuevo templo de Dios, Jesús es la presencia verdadera de Dios entre nosotros. Él es para nosotros el camino para acercarnos a Dios a partir de su resurrección y por eso el término de esta cuaresma es precisamente ese, el de la resurrección de Cristo que es el camino de la gloria.

Por eso así como los judíos veneraban el tempo de Jerusalén, nosotros los cristianos estamos llamados a venerar a Cristo, a Él en persona que se ha hecho presente en el mundo porque es el Hijo eterno de Dios que ha venido a salvarnos, que por su sacrificio nos ha reconciliado con el Padre, pero que también ha permanecido presente entre nosotros, en la Iglesia que es su cuerpo místico y en nosotros que somos sus miembros.

Nosotros estamos todos unidos a Cristo. Él ha construido para nosotros una nueva realidad, un mundo nuevo, que es el mundo de la gracia, el mundo del amor, el mundo de la reconciliación. Abrirnos a todo esto es en el fondo el camino de la conversión y la cuaresma es el tiempo privilegiado para eso.

Escucha y/o descarga la reflexión aquí:

Etiquetas: