Imagen referencial. Foto: Flickr Jlhopgood (CC-BY-ND-2.0).

Imagen referencial. Foto: Flickr Jlhopgood (CC-BY-ND-2.0).

Hace días en Caracas nos enteramos de una noticia muy seria: el transexual Tomás Adrián (dice llamarse Tamara), de 62 años, y que fue lanzado por el partido Voluntad Popular como diputado en el Voto Lista en Caracas, está a favor del aborto y la eutanasia y vinculado con la abortista mundial Planned Parenthood.

Pero ¿por qué tantos caraqueños se han sentido sorprendidos con esta noticia?  Porque los caraqueños (al igual que la inmensa mayoría de los venezolanos) somos personas que defendemos la vida en todas sus etapas, desde la concepción hasta la muerte natural.

Y resulta que este candidato trabaja de la mano con Planned Parenthood en una organización venezolana de nombre Plaflam (Asociación Civil de Planificación Familiar) donde figura como su secretario. Quien quiera ver con sus propios ojos la relación de Planned Parenthood con Plaflam puede visitar su web www.plafam.org.ve.  Y en este link pueden descargar el reporte anual 2014 de Planned Parenthood donde en sus últimas páginas aparece un aporte a Venezuela de 462 mil dólares para Plafam: ‪http://www.ippf.org/resource/Financial-statement-2014

Esa organización mundial, que está siendo investigada por el Congreso de los Estados Unidos luego de haber sido desenmascarada con decenas de videos que filmaron a escondidas los abortos y la manipulación de los órganos de los bebés asesinados para luego venderlos por partes, envía sus dólares a Venezuela para tratar de meternos su ideología de muerte en las niñas y adolescentes a quienes desde muy temprano educan para la promiscuidad sexual con una supuesta “protección”.

Ahora sabemos quién es este candidato que dice ser defensor de los derechos humanos, pero que no tiene ningún reparo en  decir en foros, entrevistas, etc. que hay que crear leyes que permitan el aborto y la eutanasia. Cito textual parte de una de esas entrevistas: “Hay que hablar de la eutanasia, tenemos que hablar del aborto, tenemos que hablar de cosas que hay que legislar, que hay que enfrentarle más allá de los prejuicios” (en http://informe21.com/politica/tamara-adrian-en-venezuela-debemos-romper-los-prejuicios).

Pero resulta que defender la vida y la familia no es ningún prejuicio. Los venezolanos no somos asesinos ni queremos que nos cambien nuestra mentalidad de amar la Vida. Estamos viviendo en un régimen que nos ha traído mucha muerte y dolor. Un régimen que queremos que termine YA para rescatar la Vida con V mayúscula, con V de Venezuela. No queremos un cambio que traiga más injusticias y más muerte.

¿Será que este candidato en su recorrido por los barrios le ha insinuado a las madres venezolanas que mejor maten a su bebé que tienen en la barriga porque les costará mucho darles de comer?  ¿Será que le ha dicho a quienes tienen a sus viejitos enfermos en los ranchos o en las colas del seguro social que mejor les apliquen la eutanasia para quitarse ese “problema” de encima? ¿Con quién cree que está tratando este candidato?  ¿Será que creerá que aquí la gente piensa como en algunos países del “primer mundo” donde se ha perdido la humanidad por las personas más desvalidas y han matado ¡millones! de bebés con la legalización del aborto y muchos ancianos porque son “una carga” para la sociedad?

Los venezolanos amamos la vida. ¿Ustedes saben por qué Venezuela tiene el índice más alto de embarazo adolescente? Porque a las venezolanas no les gusta ni de broma pensar en matar a su hijo  ¡Esa es la verdad! Y quien piensa en el aborto es porque está sola, desesperada, y lo que tenemos que hacer es ayudar, no matar. La solución al embarazo adolescente no es el aborto sino una educación integral de la persona para que estudie, trabaje, para que aprenda a vivir la castidad hasta que se case, porque el sexo es para usarlo dentro del matrimonio.

¡La solución no es matar al hijo que tiene en el vientre y que es una bendición! Y eso las caraqueñas y las venezolanas lo sabemos muy bien. No queremos que vengan del “primer mundo” a imponernos su ideología de la muerte.

¡Queremos Vida y no muerte! Ya basta con tanta muerte que la delincuencia nos ha dejado en estos 17 años de desgobierno y corrupción. ¡Queremos un cambio, pero un cambio de Vida!

Es muy doloroso que la Unidad haya permitido el lanzamiento de ese candidato. A lo mejor algunos de quienes permitieron eso no sabían de sus ideas y de la relación de esta persona con Planned Parenthood.

Mucha gente ha manifestado que si no quitan ese candidato votarán Nulo en el Voto Lista por el Distrito Capital y moverán a muchos para que así lo hagan también. Esperemos que la Unidad pueda solucionar esto rápidamente y ojalá los partidos políticos entiendan que errores de este tipo no se pueden cometer.

Los caraqueños y los venezolanos no vamos a permitir que un candidato defensor de la muerte, relacionado con la abortista mundial Planned Parenthood, llegue a nuestra Asamblea Nacional.

¡¡Votaremos por la Vida y no por más Muerte!!

María Denisse Fanianos de Capriles

[email protected] @VzlaEntrelineas