15 de noviembre de 2019 6:08 pm

Venezuela: Obispos apoyan marchas del 16N y piden que sean pacíficas

Foto referencial de una marcha en Venezuela. Crédito: Facebook Voluntad Popular

La Conferencia Episcopal de Venezuela expresó su apoyo a la marcha convocada para el 16 de noviembre por Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente interino de Venezuela, y pidió que esta se realice de forma pacífica.

Guaidó lanzó la convocatoria tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia, cargo que ocupó durante 14 años. 

“Hoy la solución que requiere Venezuela pasa porque todos ejerzamos con fuerza nuestro derecho en la calle”, dijo Guaidó, el principal líder de la oposición venezolana que exige la salida de Nicolás Maduro del poder, acusado de reelegirse fraudulentamente en 2018.

En su comunicado del 15 de noviembre, los obispos dijeron que con las marchas de protesta “se expresa la inconformidad de la población ante una situación de crisis que sigue golpeando la dignidad humana de los hombres y mujeres de Venezuela”.

La grave crisis de Venezuela se debe a la falta de alimentos, medicinas, empleo, agua y energía eléctrica, además de la inflación que en octubre de este año ha superado el 4.000%.

Así como la oposición ha hecho su convocatoria, los obispos denunciaron que “el oficialismo está invitando a sus adherentes a realizar marchas. A la vez quienes rigen la nación han pedido que la ‘Milicia’ y otros grupos salgan en defensa de la paz y del sistema que han venido imponiendo de manera hegemónica y totalitaria”.

Para ello el régimen de Maduro ha dispuesto el reparto de armas desde ayer jueves hasta el 31 de diciembre. “Ordené a la Milicia Bolivariana poner en marcha el Plan de Fortalecimiento y Reforzamiento del Patrullaje de Calle para garantizar unas navidades de Paz y felicidad. ¡Misión Especial para los Milicianos y Milicianas!”, dijo Maduro, que también convocó a una contramarcha para el mismo 16 de noviembre.

Los obispos dijeron que saben que el pueblo venezolano puede estar cansado y desilusionado ante las marchas, “pero su voluntad es inquebrantable para que se dé un cambio de rumbo”.

“Por eso, participa y retoma un nuevo aire de esperanza porque sabe que la crisis se sigue agudizando: el hambre, la falta de medicinas y de servicios públicos, el empobrecimiento, el altísimo costo de la vida continúan en aumento, así como el elevado número de hermanos que migran huyendo de la agobiante situación del país”, prosigue el comunicado.

Los obispos venezolanos hicieron también “un serio llamado al respeto mutuo y a obrar en paz. Participar puede ser un preludio para un paso importante en la resolución de nuestros problemas. Es hora de tomar en cuenta al pueblo como verdadero sujeto social, capaz de resolver las dificultades que nos aquejan a todos y de aportar con su sabiduría popular las soluciones que apunten al bien común de todos, sin excepción”.

Tras reiterar su pedido de un “cambio político, requerido por la inmensa mayoría de la población”, los prelados resaltaron que “es hora para que las autoridades militares y policiales, de una vez por todas, honren su juramento de defender al pueblo y sus derechos”.

Asimismo, hicieron un nuevo llamado “a la paz y el respeto en todo momento: el apelo a la violencia es irracional y no es propio de quienes nos identificamos como hijos de Dios”.

“Seguiremos al lado del pueblo y a su servicio, como pastores de una Iglesia que quiere seguir siendo fiel al Evangelio de Jesucristo, el de la liberación y la justicia. Que María de Coromoto nos proteja y Jesús, el Dios humanado, nos conceda la gracia de su amor”, concluyeron.

Etiquetas: Venezuela, Pobreza, Iglesia en Venezuela, Obispos de Venezuela, Crisis en Venezuela