20 de febrero de 2020 3:12 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 20 de febrero de 2020 3:15 pm

Universidad jesuita sería la primera en crear consultorio jurídico “LGBTQ+”

Entrada principal de la Universidad Gonzaga en Spokane, Washington D.C. / Crédito: SCUMATT (CC BY-SA 3.0)

El plan de la Universidad Gonzaga, en Spokane (Estados Unidos) de convertirse en la primera universidad jesuita en abrir un consultorio legal enfocado principalmente a defender a quienes se autoperciben como “LGBTQ+” (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, queers y otros), ha generado “serias preocupaciones” para el obispo local.

“Si bien la tradición católica defiende la dignidad de cada ser humano, el alcance de la práctica del ‘consultorio jurídico LGBTQ’ podría poner a la Facultad de Derecho en conflicto con la libertad religiosa de las personas y las organizaciones cristianas”, dijo el 19 de febrero la Diócesis de Spokane en un comunicado enviado a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI.

La Iglesia local subrayó que “también existe la preocupación de que la Facultad de Derecho de Gonzaga promueva activamente, en el ámbito legal y en el campus, valores que sean contrarios a la fe católica y la ley natural”.

“El Obispo Thomas Daly y la diócesis están estudiando el tema más a fondo y discutirán estas serias preocupaciones con la administración de la universidad”, agrega el comunicado.

La diócesis comunicó a CNA que no fue consultada por la universidad antes de anunciar la creación del consultorio legal.

El Lincoln LGBTQ+ Rights Clinic (Consultorio de Derechos Lincoln LGBTQ+) en Gonzaga se desarrolló en asociación con el Centro de Derechos Civiles y Humanos de la entidad, dijo la universidad en un anuncio del 14 de febrero.

El consultorio “tiene como objetivo promover la igualdad de derechos y dignidad de las personas que se identifican como LGBTQ+ a través de la educación, programación, defensa, la investigación y la representación legal”.

También proporcionará “una oportunidad especial para que los estudiantes de derecho de Gonzaga ayuden a proteger y promover los derechos de la comunidad LGBTQ+”, agregó la casa de estudios.

El decano de la Facultad de Derecho de Gonzaga, Jacob Rooksby, dijo a CNA que el consultorio se ajusta a la identidad católica de la universidad porque “permite a nuestros estudiantes la oportunidad de aprender de primera mano cómo la ley y el trabajo de los abogados pueden respetar aún más la dignidad individual”.

El centro de estudios señaló que las universidades de Harvard, Cornell, Emory y UCLA, todas instituciones seculares, han desarrollado consultorios de derecho “LGBTQ +”.

El jesuita P. Bryan Pham, abogado civil y canónico y capellán de la Facultad de Derecho de Gonzaga, dijo a CNA que el objetivo del consultorio legal es crear un espacio que ayude a los estudiantes a comprender los puntos de vista de una amplia gama de clientes.

“No creo que haya nada que la facultad de derecho o el consultorio estén haciendo que se oponga a la enseñanza de la Iglesia, aparte del hecho de que queremos que los estudiantes participen en esto en un contexto civil de un marco legal”, señaló el P. Pham en una entrevista.

Dijo, además, que el consultorio no trata de “convertir personas o tratar de hacerles creer de una manera u otra”.

“La ley en este país es bastante clara sobre la discriminación, entonces, ¿cómo expandimos esa conversación en un contexto mucho más amplio?”, dijo.

El consultorio ofrecerá servicios legales a los miembros de la sociedad con la ayuda de estudiantes de derecho de segundo y tercer año, bajo la dirección de un miembro de la facultad a tiempo completo, explica el anuncio de la universidad.

El P. Pham dijo que dependerá de los profesores decidir si presentar o no la enseñanza de la Iglesia en el aula. 

Las preocupaciones mencionadas por Mons. Daly sobre la libertad religiosa parecen estar enraizadas en litigios que algunas instituciones católicas han enfrentado en los últimos años.

En los Estados Unidos, varias escuelas y diócesis católicas se han enfrentado a demandas de empleados que han sido despedidos después de contraer matrimonios civiles entre personas del mismo sexo en violación de la política diocesana o escolar.

En algunos estados, como Illinois, California y Massachusetts, las agencias de adopción católicas que no ubican a niños con parejas del mismo sexo se han visto obligadas a cerrar sus puertas después de perder demandas legales.

Además, los hospitales católicos han enfrentado demandas de personas que se identifican como “transgénero” y desean recibir cirugía o terapia hormonal para “cambiar su sexo”.

CNA preguntó a la Universidad Gonzaga si los estudiantes que participan en el consultorio legal podrían encontrarse representando a clientes que están demandando a instituciones católicas.

“Estamos en las primeras etapas de esta iniciativa, trabajando para contratar a un director y lanzar el consultorio en el otoño. Dado que estamos en un desarrollo temprano, es prematuro de nuestra parte responder a circunstancias hipotéticas”, dijo el portavoz de la universidad, Chantell Cosner, en una respuesta por correo electrónico a CNA.

“Anticipamos estar en condiciones de hablar más específicamente sobre el trabajo del consultorio a finales de este otoño”, añadió.

Por otro lado, el P. Pham dijo que incluso el consultorio abogará por el matrimonio entre personas del mismo sexo, “la Iglesia no lo reconocerá, así que esto realmente no es un problema”.

En 2003, la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano dijo que “ante el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, o la equiparación legal de éstas al matrimonio con acceso a los derechos propios del mismo, es necesario oponerse en forma clara e incisiva”.

“Hay que abstenerse de cualquier tipo de cooperación formal a la promulgación o aplicación de leyes tan gravemente injustas y, asimismo, en cuanto sea posible, de la cooperación material en el plano aplicativo. En esta materia cada cual puede reivindicar el derecho a la objeción de conciencia”, agregó la Congregación.

La Iglesia Católica enseña que si bien las inclinaciones homosexuales no son pecaminosas, los actos homosexuales “son contrarios a la ley natural” y “no pueden recibir aprobación en ningún caso”.

El Catecismo de la Iglesia Católica establece que las personas con “tendencias homosexuales profundamente arraigadas” deben ser “acogidas con respeto, compasión y delicadeza”, y que “se evitará, respecto a ellas, todo signo de discriminación injusta”.

La Diócesis de Spokane dijo que abordará las conversaciones con la Universidad Gonzaga con la esperanza de una solución positiva a los puntos de desacuerdo.

“El Obispo Daly es un firme defensor de la educación católica y espera que Gonzaga continúe siendo un socio en la misión católica de educación fiel en la Iglesia”, dijo la diócesis.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, Jesuitas, Compañía de Jesús, Universidad, lobby LGTB, jesuita, universidad católica, LGTBI, universidad jesuita