8 de noviembre de 2021 4:36 pm

Solo un obispo votó en elecciones de Nicaragua, los demás se abstuvieron

Por Walter Sánchez Silva

Cruz pectoral de obispo. Crédito: Daniel Ibáñez / ACI Prensa

El Obispo de León, Mons. René Sándigo, fue el único prelado de la Iglesia Católica en Nicaragua que fue a votar en las elecciones del domingo 7 de noviembre, un proceso que ha sido calificado por importantes líderes mundiales como una “farsa”, y con el que Daniel Ortega continuará en la presidencia por cuarto periodo consecutivo.

Según informó el diario nicaragüense La Prensa, Mons. Sándigo es el “único alto jerarca católico que le tendió la mano al orteguismo en la farsa electoral 2021”, pese a que en una entrevista con ese diario en 2019 dijo que venía “de una familia liberal muy afectada por el sistema sandinista de los años 80’s”.

El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) es el partido al que pertenece el mandatario y exguerrillero Daniel Ortega.

De acuerdo a AFP, Ortega ganó las elecciones y tendrá así un cuarto mandato consecutivo, tras lograr el 75% de los votos, en unas polémicas elecciones con siete aspirantes opositores encarcelados.

En segundo lugar quedó Walter Espinoza, candidato liberal que es señalado como colaborador del gobierno, con 14,4% de los votos.

De acuerdo al observatorio Urnas Abiertas la abstención en las elecciones llegó al 81,5% de los votantes, según 1.450 observadores no autorizados en unos 550 centros de votación. 

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, calificó de “farsa” las elecciones, mientras que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, felicitó a Ortega y dijo que “Nicaragua tiene quien la defienda”.

La Unión Europea también aseguró que las elecciones “carecen de legitimidad” y el gobierno español consideró que fueron una “burla”.

“Ha sido una burla, una burla al pueblo de Nicaragua, una burla a la comunidad internacional y sobre todo una burla a la democracia”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores de España, José Manuel Albares.

Nicaragua es gobernada desde hace 14 años por Ortega. Tras estas controvertidas elecciones liderará el país centroamericano durante cinco años más. 

Ganó las elecciones con buena parte de los candidatos opositores encarcelados, incluyendo a Cristiana Chamorro, la postulante que según las encuestas podría haberlo derrotado.

Además, el Consejo Supremo Electoral (CSE) había suspendido al principal partido opositor, la Alianza Ciudadanos por la Libertad, cuya presidenta Kitty Monterrey tuvo que exiliarse en Costa Rica. También se ha prohibido cualquier manifestación partidaria.

El régimen ha apresado a periodistas, activistas y empresarios, y más de 100 mil nicaragüenses han dejado el país.

El 6 de noviembre un grupo de organizaciones de presos políticos envió una carta al Papa Francisco para explicar la grave situación de los detenidos y en la que le pidieron su intervención humanitaria.

“Le imploramos nos ayude con su voz a que se respeten los derechos humanos básicos de nuestras familias y del pueblo nicaragüense en general”, decía la misiva.

“Su Santidad, esto no es un asunto político, es un asunto humanitario. Nuestras familias están sufriendo. La iglesia está siendo acosada, desde sacerdotes hasta alta jerarquía han tenido que esconderse, exiliarse y también temen por su vida”, indicaron.

“Su Santidad, las ‘elecciones’ de este 7 de noviembre se están efectuando sin las mínimas garantías y en un ambiente de terror. No se pueden denominar legítimas”, aseguraron.

Las familias de los más de 150 presos políticos afirmaron que estos “han sido detenidos y encarcelados sin respetar el debido proceso, tal como lo han acreditado los organismos nacionales e internacionales de derechos humanos”.

Etiquetas: obispos, Nicaragua, Iglesia en Nicaragua, Obispos de Nicaragua, Daniel Ortega, crisis en Nicaragua, Elecciones en Nicaragua