4 de enero de 2021 3:22 pm | ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN 4 de enero de 2021 3:24 pm

¿Santo Tomás ordenó obispos a los Reyes Magos? Esto es lo que cuenta una antigua tradición

Imagen referencial. Foto: Pixabay / Dominio público.

Los Reyes Magos, a los que San Mateo se refiere en el segundo capítulo de su Evangelio, habrían sido ordenados obispos por el apóstol Santo Tomás de acuerdo a una antigua tradición cristiana.

Citado por la Catedral de Colonia (Alemania), donde se conservan las reliquias de los Reyes Magos, el Dr. Klaus Hardering, historiador de arte, se refiere a esta historia que se remonta a antes del siglo XIV y que ha quedado plasmada en antiguas obras de arte.

En efecto, en la obra conocida como la Cancela de los Reyes Magos y que se conserva en la Catedral de Colonia, se puede ver episodios de la vida de los también conocidos como “sabios de oriente”.

“Las dos primeras escenas ilustran dos acontecimientos que se describen en la Biblia: la visión de la estrella y la adoración de los Reyes Magos. Las escenas que se muestran a continuación –la consagración obispal de los Reyes Magos por el apóstol Tomás, y su sepultura–, en cambio, han sido tomadas de las leyendas que surgieron en torno a estos con anterioridad a 1340 en Colonia”.

Las tres últimas escenas de la Cancela de los Reyes Magos “muestran las diferentes estaciones que las reliquias” de los sabios de oriente “recorrieron en su largo viaje hasta Colonia, vía Constantinopla y Milán”.

La antigua tradición asegura que, tras la muerte de Cristo, Santo Tomás viajó al oriente, encontró a los Magos, los bautizó y los ordenó obispos. Los tres eventualmente morirían martirizados.

Santa Helena, madre del emperador Constantino, encontró las reliquias de los Reyes Magos a inicios del siglo IV y las llevó a Constantinopla, actual Estambul (Turquía).

Tres siglos más tarde, San Eustorgio, Obispo de Milán (Italia), viajó a Constantinopla para que el emperador aceptara su nombramiento episcopal y recibió como regalo las reliquias de los Reyes Magos.

En 1161, el emperador Federico I de Hohenstaufen, conocido como Barbarroja, asedió Milán y había amenazado de muerte a su alcalde. El Arzobispo de Colonia y canciller del emperador, Rainald von Dassel, negoció las reliquias, custodiadas en un convento, por la vida del gobernante local.

Así fue como las reliquias fueron llevadas a Colonia, donde se encuentran hasta hoy.

Etiquetas: Navidad, Reyes Magos, Epifanía, Epifanía del Señor