21 de diciembre de 2019 9:13 pm

Para este año será reconstruida la catedral de la ciudad cristiana más grande de Irak

Imagen referencial. Crédito: Unsplash.

En el 2020, la Gran Catedral de la Inmaculada Concepción de Al-Tahira en Bakhdida (Irak), que hace cinco años fue saqueada e incendiada por el Estado Islámico, será restaurada mientras la comunidad cristiana más grande de Irak lucha por reconstruir y recuperar lo que se perdió.

“Es una iglesia muy importante porque fue construida a partir de las donaciones de la población local, los trabajadores agrícolas”, señaló el párroco de Bakhdida, P. Georges Jahola, a CNA – agencia en inglés del grupo ACI.

P. Georges Jahola en la Catedral de Al-Tahira en Bakhdida en November del 2016, luego de la liberación de la ciudad. Créditos: Cortesia del P. Jahola

La catedral fue construida en las llanuras de Nínive (Irak) entre 1932 y 1948, con lo que los granjeros católicos donaban cada año de su cosecha, explicó el sacerdote. El Gran Al-Tahira sirvió a una comunidad cristiana en crecimiento, hasta que el Estado Islámico convirtió la iglesia en un campo de tiro desde 2014 al 2016.

Luego de la liberación de Bakhdida del Estado Islámico en 2016, las Misas se reanudaron en la catedral dañada mientras los cristianos regresaban para reconstruir su comunidad. Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) se comprometió en el 2019 a restaurar por completo el interior del templo.

Asimismo, la reconstrucción de las más de seis mil viviendas dañadas en Bakhdida comenzó en mayo de 2017 y desde entonces se han completado más de la mitad, comentó el P. Jahola.

“Con la ayuda de muchas ONG, pudimos reconstruir muchas casas”, comentó, señalando las contribuciones de ACN, Samaritan's Purse, The Salt Foundation, SOS Chrétiens d'Orient, Malteser International, fraternidades en Irak, y otros en Bakhdida.

La oficina del Gobierno húngaro para la Ayuda de los Cristianos Perseguidos anunció en octubre una asociación con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional para contribuir a la reconstrucción de viviendas en Bakhdida y Sinjar en el norte de Irak.

“Es la cuna del cristianismo”, señaló el secretario de Estado de Hungría para la Ayuda de los Cristianos Perseguidos, Tristan Azbej, a CNA.

“Nos hemos asociado con Hungría, que proporcionará donaciones de la Iglesia Ortodoxa de rito sirio local para reconstruir cerca de 100 hogares locales y USAID proporcionará donaciones y la reconstrucción del centro de mercado para los negocios locales de la ciudad Qaraqosh Baghdeda”, dijo.

P. Jahola comentó a CNA que Bakhdida necesita nuevos empleos. “Los jóvenes no tienen trabajo, por lo que algunos de ellos van a Erbil o salen de Irak”, dijo. “No es fácil. También porque Irak ahora se encuentra en una situación política inestable”, añadió.

Al menos 400 personas han muerto desde que comenzaron las protestas contra el Gobierno iraquí en octubre.

Entre los sirios católicos, sirios ortodoxos, caldeos, armenios, asirios y musulmanes en Bakhdida, hubo un comité que trabajó en conjunto para gestionar la reconstrucción, dijo el P. Jahola.

La Catedral de Al-Tahira fue una de las cuatro iglesias en Bakhdida que fue profanada y quemada por el Estado Islámico: dos iglesias católicas sirias y dos ortodoxas sirias.

“Creo que es muy importante apoyar a esta ciudad porque es el mayor símbolo del cristianismo en Irak. Hasta ahora, continúa siendo una ciudad cristiana, pero no sabemos qué nos deparará el futuro”, dijo.

Se estima que 225 mil cristianos permanecen en Irak, según la ONG In Defense of Christians (IDC).

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Irak, catedral, Estado Islámico, Iglesia en Irak