28 de noviembre de 2022 7:49 am

Papa Francisco pide a sacerdotes “ser adictos al encuentro con Jesús" y no al celular

Por Almudena Martínez-Bordiú

El Papa recibe a sacerdotes latinoamericanos. Crédito: Vatican Media

El Papa Francisco recibió en audiencia este lunes en el Vaticano a los miembros del Colegio Pío Latinoamericano, a quienes pidió evitar el celular y no olvidarse “de volver a Él, cada noche, después de una larga jornada de luchas y fatigas”.

Durante su discurso a los sacerdotes latinoamericanos en Roma, el Papa Francisco propuso como ejemplo la imagen de San Andrés, uno de los primeros discípulos de Jesús, cuya fiesta se celebra el 30 de noviembre. 

A partir de su ejemplo, pidió a los presentes renovar cotidianamente “el encuentro con el Señor, compartamos su Palabra,  permanezcamos en silencio ante Él para ver qué nos dice, qué hace, cómo siente, cómo calla, cómo ama”.

“Dejémoslo que sea ‘Verbo’ en nuestras vidas y, si me permiten la imagen, dejémoslo  ‘conjugarse’ en nosotros y a través nuestro”, pidió el Santo Padre. 

¡Que Jesús tenga voz activa en cada una de nuestras decisiones! Somos ministros  suyos, pertenecemos a Él y nos llamó para estar con Él. Esto es lo que significa ser sus discípulos”, dijo el Papa a continuación. 

Discípulos y misioneros

También señaló que San Andrés se convirtió en el primer “misionero” e invitó a los presentes a seguir su ejemplo. 

“También a nosotros nos esperan nuestros hermanos y hermanas, especialmente los que aún no han experimentado el amor y la misericordia del Señor, para que les anunciemos la Buena  Noticia de Jesús y los conduzcamos hacia Él”, aseguró el Papa. 

“Salir, movernos, llevar la alegría del Evangelio, eso es  ser misioneros”, explicó. 

Más tarde, el Papa habló de los verbos “estar” y “salir” y aseguró que “ese es el sentido de nuestra vida”.

“Se trata de un camino de ida y vuelta, -continuó el Papa-, que tiene a Jesús como punto de partida y de llegada”. 

El Santo Padre pidió a los presentes “no olvidar que estar con Jesús y salir a anunciarlo es también estar con los pobres, con los  migrantes, con los enfermos, con los presos, con los más pequeños y olvidados de la sociedad, para  compartir con ellos la vida y anunciarles el amor incondicional de Dios”.

“No sean adictos al celular”

El Papa Francisco pidió a los presentes no olvidarse “de volver a Él, cada noche, después de una larga jornada de luchas y fatigas -pero ojo, a Él, no a la pantalla de un celular-, para descansar un rato en su presencia y contarle  todo lo que han vivido”. 

Me duele mucho cuando veo que un sacerdote bueno, trabajador, se cansa y se olvida de pasar por el sagrario, y se va a dormir porque está cansado. Él tiene razón, tiene  que dormir, pero primero saluda”, advirtió el Papa. 

“No seas maleducado… ¿O cuántas veces se escapan en la pantalla  de un celular? La pantalla del celular nos atiborra de cosas”, continuó el Papa. 

Por ello, pidió “no ser adictos” al celular, ya que son “diversos pasos que te van quitando la fuerza”. 

“Sean adictos al encuentro con Jesús, Él sabe lo que nos hace falta y tiene una palabra que decirnos en cada ocasión”, aseguró.  

La “peste” del clericalismo

Por último, el Santo Padre animó a los sacerdotes latinoamericanos a “no negociar nunca la pastoralidad”.

“No  caigan en el clericalismo, que es una de las peores perversiones. Estén muy atentos, el clericalismo  es una forma de mundanidad espiritual”, señaló. 

“El clericalismo -continuó el Papa-, es deformante, es corrupto, y te lleva a una  corrupción, una corrupción almidonada, con la nariz parada, que te aparta del pueblo, te hace olvidar  el pueblo de donde saliste”.

El Papa Francisco explicó que volverse “más exquisitos” supone caer en “la peste del clericalismo” y alejarse del pueblo de Dios.

Por último, pidió a Nuestra Señora de Guadalupe “que nos ayude en el camino de  discipulado-apostolado que nos va configurando con su Hijo, que nos acompañe en ese itinerario  vital de ida y vuelta”.

Colegio Pío Latinoamericano

El Pontificio Colegio Pio Latino Americano fue fundado por el sacerdote chileno José Ignacio Víctor Eyzaguirre, el 21 de noviembre de 1858. 

Se trata de una  casa de formación para sacerdotes estudiantes de todas las Diócesis de América Latina que desean hacer estudios de especialización en Roma.

Etiquetas: Vaticano, Sacerdotes, Papa Francisco, celular, clericalismo