20 de mayo de 2014 3:26 am

Mons. Munilla responde a psiquiatra: Aborto y suicidio son la “pinza macabra” de la desesperanza

Mons. José Ignacio Munilla. Foto: Conferencia Episcopal Española / Luis Rojas Marcos. Foto: Pedro Cambra (CC-BY-2.0)

En su carta titulada “El suicidio de un psiquiatra”, el Obispo de San Sebastián (España), Mons. José Ignacio Munilla, advirtió que el aborto y el suicidio son la “pinza macabra” de la desesperanza, respondiendo de esta manera a las declaraciones hechas por el recién investido Doctor honoris Causa por la Universidad del País Vasco, el psiquiatra Luis Rojas Marcos, quien dijo que se quitará la vida en el momento en que deje de ser feliz.

Mons. Munilla expresó la sorpresa que le produjeron las declaraciones que el psiquiatra Rojas Marcos realizó en el grupo de periódicos de Vocento. “Seguiré mientras me vea activo; y el día que no me sienta útil o no esté contento, me voy al otro mundo (…) Si no voy a sacar a la vida un beneficio, no veo motivos para quedarme. (…) El día en que esto sea irreversible, me iré de este mundo por mi cuenta. No me gusta dar la lata a nadie”, dijo Rojas.

Rojas Marcos es un reputado psiquiatra que fue responsable de los hospitales públicos de Nueva York en plena crisis del 11-S. En ese sentido el Obispo de San Sebastián indicó que el hecho de que "un psiquiatra exhiba su proclividad a suicidarse cuando deje de sonreírle la vida, es algo equiparable al médico oncólogo que anuncia su decisión de empezar a fumar puros habanos en caso de serle diagnosticado un cáncer de pulmón".

En ese sentido, añadió que "detrás de la suposición de que somos plenamente dueños de nuestra propia vida, se esconde un narcisismo latente. Cuando no somos capaces de asumir los límites de la existencia, nos volvemos unos perfeccionistas, maniáticos y caprichosos".

"Tenemos mucho que aprender del gran ‘ejército’ de los humildes", es decir, quienes se entregan en una vida aparentemente rutinaria, "sin hacer ruido, pero siendo el auténtico motor de la sociedad. Paradójicamente, esas personas no piensan en suicidarse y transmiten ánimo y alegría a los demás", señaló.

El Prelado ha recordado en su carta unas palabras de Benedicto XVI en las que decía que “un humanismo que da la espalda a la dimensión trascendente del hombre, termina por convertirse en un anti-humanismo”. Invocar la libertad personal para suicidarse "es como reivindicar el derecho familiar para acabar con la vida de los hijos", añadió.

"El problema radica en una profunda crisis de individualismo, en la que el hombre deja de comprender su vida en referencia a un proyecto comunitario, para pasar a ser un individuo que se presenta como único dueño de su propio destino. Los parámetros de ‘persona-sociedad’, son sustituidos por los de ‘individuo-derecho a decidir’. La libertad entra en claro conflicto con el bien común", dijo el Obispo.

Mons. Munilla explicó que actualmente se reivindica constantemente el "derecho a decidir", pero que éste es uno de los "falsos pilares del pensamiento políticamente correcto".

"Aunque el aborto y el suicidio pretendan reivindicarse como una conquista de la libertad, en realidad, no son sino la ‘pinza’ macabra de la desesperanza; un signo de la decadencia moral de occidente", ha dicho el Prelado.

Aseguró que la única manera de superar el narcisismo y la falta de autoestima, que están en la base de ambos, es "viviendo la experiencia del amor que nos permite romper con el egocentrismo. Solo cuando sabemos que venimos del Amor y que volvemos a él, es cuando somos capaces de dar lo mejor de nosotros mismos con desinterés y alegría, abrazando con decisión la rutina, el declive y las contrariedades de la vida".

Etiquetas: Aborto, España, No al Aborto, Iglesia en España, Mons. José Ignacio Munilla, Defensa de la vida, Aborto cero, Obispos de España, Ley del aborto