9 de setiembre de 2010 9:44 am

Miles de cubanos pidieron paz y reconciliación a la Virgen de la Caridad

Miles de cubanos celebraron ayer en toda la isla a la Virgen de la Caridad, Patrona del país, con pedidos a favor de la paz y reconciliación . En La Habana, una multitud salió en procesión con la imagen mariana liderados por el Arzobispo local, Cardenal Jaime Ortega, quien alentó nuevos "cambios" y destacó la liberación de numerosos presos políticos.

En la Misa con la que terminó la procesión, el Cardenal Ortega afirmó que “se ha comenzado a efectuar la excarcelación de varios presos, con la certeza de que todos los que forman parte del grupo de prisioneros del año 2003 serán excarcelados".

La excarcelación gradual de 52 presos políticos de los 75 disidentes condenados a largas penas en 2003, comenzó en julio pasado como resultado de un inédito diálogo entre el Arzobispo y el presidente Raúl Castro. Hasta la fecha, unos 30 presos ya fueron liberados. El resto debe ser excarcelado entre septiembre y octubre.

El Cardenal Ortega también pidió que cuando lleguen los "cambios buenos" anunciados y esperados en el país, los cubanos puedan "aceptar los aspectos difíciles que ellos puedan traer consigo".

"Hemos oído muchas veces en estos últimos tiempos la palabra 'cambio' en Cuba. Nuestro pueblo se ha expresado bastante claro en diversos análisis sobre esos cambios. Es más, se espera, desde hace algún tiempo que ocurran muchos cambios", agregó.

En Santiago de Cuba, desde el santuario de la Virgen del Cobre, el Arzobispo Dionisio García pidió a María "que proteja a los cubanos en esta tierra y en cualquier parte del mundo donde se encuentren".

En la primera Misa celebrada por la fiesta, Mons. García rezó por los devotos, por su fe, perseverancia, salud y bienestar social y espiritual; bendijo a los cubanos dentro y fuera de la isla. También alentó el recorrido nacional de la imagen mariana que comenzó en agosto y terminará el 10 de diciembre de 2011, para conmemorar los 400 años de la Virgen del Cobre.

Por su parte, el  Obispo de Bayamo-Manzanillo, Mons. Álvaro Beyra Luarca, se dirigió a sus feligreses a través de una alocución radial y les pidió tener presente a la Virgen cuando “nuestros intereses, nuestras conveniencias, nuestros planes ó nuestras preocupaciones nos encierran en nosotros mismos”.

“Cuan frecuentemente correspondemos a su atención y amor con nuestro olvido y egoísmo. Qué fácilmente nos olvidamos de sus enseñanzas y guía y seguimos caminos que nos alejan de ella, al cabo de los cuales siempre acabamos perdidos”, explicó.

El Obispo recordó que las fiestas se celebran “para ayudarnos a volver de nuevo al seno del cual surgimos. La fiesta de la Virgen, como todas las fiestas de nuestra fe, están hechas en realidad para nosotros, para nuestro bien, para que volvamos a hacer memoria de quiénes somos, de dónde venimos, hacia dónde estamos llamados a ir, qué debemos cambiar en nuestras vidas. La fiesta de la Virgen de la Caridad es de reencuentro con la Madre, que es también el reencuentro con nosotros mismos”.