6 de julio de 2015 8:55 pm

Las tres santas que el Papa puso como ejemplo de vida para Ecuador

Santa Marianita de Jesús / Santa Narcisa de Jesús / Beata Mercedes Molina

En el saludo que el Papa Francisco no puedo pronunciar esta noche en la Catedral de esta ciudad pero que sí se dio a conocer, el Santo Padre recordó el ejemplo de tres santas mujeres ecuatorianas cuyo ejemplo alienta la fe de sus compatriotas.

El Pontífice habló de Santa Narcisa de Jesús, Santa Mariana de Jesús y la Beata Mercedes Molina. ¿Quiénes fueron estas mujeres?

1.- Narcisa de Jesús Martillo Morán nació en 1832 en Daule, Ecuador. Era la sexta de nueve hermanos. En 1838 falleció su madre. Con la ayuda de una maestra particular y de su hermana mayor se instruyó en las primeras letras. Aprendió a leer, escribir, cantar, tocar la guitarra, coser, arte que llegó a dominar con verdadera maestría, tejer, bordar, cocinar.

Recibió la Confirmación a la edad de 7 años, el 16 de septiembre de 1839. Adquirió la costumbre de retirarse con frecuencia a un bosquecillo cercano a casa para rezar. El árbol de guayabo junto al que oraba es hoy destino de muchas peregrinaciones. Se propuso imitar a Santa Mariana de Jesús.

En enero de 1852 falleció su padre. Narcisa, era hermosa y tenía 19 años. Pasó a Guayaquil y se hospedó con una familia muy conocida que habitaba junto a la catedral. Allí permaneció hasta 1868, exceptuando unos meses que pasó en Cuenca.

Se embarcó en junio de 1868 a Lima, Perú, y vivió como seglar en el convento dominicano del Patrocinio. El Señor la favorecía con dones extraordinarios.

Murió el 8 de diciembre de 1869 a los 37 años de edad. Se supo después que había hecho voto privado de virginidad perpetua, de pobreza, obediencia, clausura, ayuno a pan y agua, comunión diaria, confesión, mortificación y oración.

Los médicos se maravillaban de que hubiera vivido con tan poco alimento.

Más información sobre Santa Narcisa de Jesús Martillo Morán: https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=692

2.- Mariana de Jesús de Paredes y Flores nació en Quito (Ecuador) en 1618. Quedó huérfana de padres a los cuatro años y estuvo al cuidado de su hermana casada.

Tenía talento para la música, para coser, labrar, tejer y bordar. Además, solía retirarse a orar en algún rincón de la casa y hacer penitencia.

Después de su Primera Comunión hizo voto de perpetua castidad al que luego juntó los de pobreza y obediencia. Posteriormente, con la orientación de sus directores espirituales comprendió que Dios no la quería en un monasterio.

Armó un espacio cerrado en su casa donde oraba con un horario semanal de penitencias y ayunos, saliendo solo para ir a la iglesia en las mañanas. Así mantuvo una vida de austeridad desde la adolescencia.

Su apostolado estuvo en la oración por el prójimo, sus consejos a los que acudían a ella logrando paz entre los que se peleaban y la conversión de muchos pecadores. Más adelante, por consejo de sus confesores, se hizo terciaria de San Francisco de Asís.

Una vez que estuvo enferma le sacaron sangre, que fue depositada en una matera en la que floreció una bella azucena.

Una terrible epidemia también estaba causando la muerte de cientos de personas. Santa Mariana ofreció su vida y sus dolores para que eso se detuviera y desde aquel día ya no murió más gente de ese mal. Por eso el Congreso de Ecuador en 1946 le otorgó el título de “Heroína de la Patria”.

Murió el 26 de mayo de 1645 y a su entierro acudió una gran cantidad de fieles. Fue canonizada por el Papa Pío XII en 1950.

Su imagen, hecha por el artista ecuatoriano Mario Tapia, está en la fachada lateral de al Basílica de San Pedro y fue bendecida por Benedicto XVI en octubre de 2005.

Más información sobre Santa Mariana de Jesús de Paredes y Flores: https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=681

3.- La Beata Mercedes Molina es llamada también “La Rosa del Guayas” fue una mujer ecuatoriana que vivó en castidad, estuvo pendiente de los necesitados y tuvo un impulso misionero que la llevó a fundar el primer instituto de educación para mujeres.

Nació el 20 de febrero de 1828, en Baba, ubicado la provincia de Los Ríos (Guayaquil), en el seno de una familia acaudalada.

Su padre murió cuando tenía dos años, dejando a su madre a cargo de sus hermanos. Ella les enseñó a ser caritativos con el prójimo, a ser justos y firmes. Desde su infancia Mercedes era una niña de singular belleza y virtuosa.

En 1841 fallece su madre y queda a cargo de sus dos hermanos. En 1849 renuncia a casarse y repartió su cuantiosa herencia entre los necesitados. La beata se dedicó a realizar labores caritativas como el servicio en un orfanato.

El 14 de abril de 1873 fundó el Instituto “Hermanas de Mariana de Jesús”, el  primer instituto religioso en el país. Se le considera como la pionera en la educación de la mujer porque en esa época la educación estaba dirigida a los varones.

La beata realizó continuos ayunos y mortificaciones. Durante toda su vida fue ejemplo de amor al prójimo y de sacrificio. Falleció el 12 de junio de 1883.

Fue beatificada por San Juan Pablo II en febrero de 1985. Sus restos están en Riobamba, en la casa donde fundó la Congregación de las Marianitas.

Más información sobre la Beata Mercedes Molina: https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=697

Siga paso a paso el viaje del Papa en: https://www.aciprensa.com/sudamerica2015/

Etiquetas: Ecuador, Santos, Papa Francisco, Viaje del Papa Francisco a Ecuador‚ Bolivia y Paraguay