10 de junio de 2020 8:42 pm

La pandemia no debe destruir los valores familiares, indican obispos

Imagen referencial. Crédito: Unsplash.

Los obispos católicos de Kenia advirtieron sobre la tentación de ignorar los valores cultivados en las familias católicas, como el amor y el perdón, a causa de los desafíos creados por la pandemia del coronavirus.

Este 7 de junio, al final de la Misa que presidió en la Basílica Menor Holy Family en Nairobi, el Obispo de Machakos, Mons. Norman King'oo Wambua, brindó una declaración conjunta en nombre de los obispos de Kenia.

En ella, los obispos indicaron su “gran preocupación pastoral” por las consecuencias de la pandemia, como la pérdida de empleos, la reducción de ingresos y la cuarentena, que han intensificado la ansiedad de los ciudadanos.

Según la Universidad Johns Hopkins, Kenia ha reportado más de tres mil casos de contagiados por coronavirus y 89 muertes por la enfermedad.

Los obispos señalaron que estas consecuencias están contribuyendo a diferentes formas de conflicto, incluidos la violencia, las diferentes formas de abusos, indiferencia y separación familiar, entre otros.

Mons. Wambua indicó que los obispos del país “instan a todos los kenianos a no tomar esta pandemia como una oportunidad para desviarse de los valores familiares”.

“Más bien, debemos tomarlo como un momento dado por Dios para pensar y reflexionar sobre el significado y los valores de la familia, los frutos del matrimonio y recordar que el amor y el perdón diarios son los pilares” de la unión familiar, agregan los obispos.

En la declaración conjunta, los prelados invitaron al pueblo de Dios “a reflexionar sobre la familia como un regalo de Dios y el pilar de la fuerza durante los buenos y malos momentos”.

Los obispos citaron las palabras sobre el cuidado pastoral de las familias del Papa Francisco en la exhortación apostólica post-sinodal de 2016 Amoris laetitia, diciendo que “las crisis forman parte de la vida de cada familia”.

“Se nos recuerda que en la familia estamos llamados a vivir de manera concreta el amor de Dios y a crecer en el amor mutuo, cuyas características están bellamente esbozadas en el himno de caridad de San Pablo: el amor es paciente, amable, no celoso ni jactancioso”, indicaron.

Mons. Wambua resaltó que la promoción de la unidad, la empatía, el perdón, el aprecio y el gozo de la compañía de los demás son esenciales para mantener relaciones saludables y felices en las familias y agregó que, en una familia sana, los miembros fomentan una buena relación con Dios y entre ellos.

“Instamos a la familia a orar juntas, leer la Palabra de Dios, evangelizar y expresar respeto mutuo”, dijo el Prelado. Aliento a “los cónyuges a compartir sus pensamientos y cooperar en la educación de sus hijos”, agregó.

Mons. Wambua reiteró el compromiso de los obispos de continuar trabajando con actores estatales y no estatales para el bien común en medio de las dificultades de COVID-19 y alentó a los kenianos a rezar y apoyar a las personas vulnerables en la sociedad, incluidos los enfermos, los pobres, los ancianos y las personas con necesidades especiales.

Traducido y adaptado por Harumi Suzuki. Publicado originalmente en ACI África.

Etiquetas: Familia, África, Kenia, Iglesia en África, obispos kenianos, coronavirus