21 de febrero de 2022 1:54 pm

Iglesia rechaza video sacrílego grabado por influencers gays en templo católico

ADVERTENCIA: El video puede herir la sensibilidad del lector - Por Walter Sánchez Silva

Foto referencial. Crédito: Unsplash

La Arquidiócesis de París deploró la “inútil vulgaridad” de un video grabado la semana pasada por dos jóvenes influencers y activistas gays en una iglesia católica en la capital de Francia.

“La Diócesis de París lamenta la inútil vulgaridad de un video filmado en la iglesia de Saint-Paul-Saint-Louis, lugar de oración y paz, y difundido en la red social TikTok”, señaló el comunicado publicado el 17 de febrero.

“El párroco de Saint-Paul-Saint-Louis se puso en contacto con el autor del vídeo, filmado sin autorización, y le ordenó que lo eliminara de su cuenta en un plazo de 24 horas”, indicó el texto.

El joven que se presenta como “Queen Paul” (Reina Paul), con más de tres millones de seguidores en TikTok; y Benjamin Ledig, con casi 90 mil seguidores en esa red social, publicaron el video que grabaron ante el altar de una iglesia bailando sensualmente, simulando rezar y haciendo gestos obscenos.

El video fue visto por millones de personas y suscitó polémica, sobre todo cuando Ledig rechazó disculparse y acusó a la Iglesia de “homofobia” y la criticó por oponerse al mal llamado “matrimonio” homosexual.

“No lamento nada de lo que he hecho”, dijo el joven influencer; que además prometió, en otro video, “que pronto hará el twerk también en una mezquita”.

El twerk o twerking es la palabra del inglés que designa el acto de bailar provocativamente.

ADVERTENCIA: El video puede herir la sensibilidad del lector

Según informa el diario Le Parisien, el estudio legal Influxio, que se dedica a defender legalmente a influencers, denunció algunas amenazas en contra de Benjamin Ledig, resaltando que en redes sociales se publicó la dirección y el teléfono de sus padres.

Si bien Ledig ha seguido publicando videos para provocar a sus críticos, uno de ellos grabado en la misma iglesia; el joven “Queen Paul”, borró el video de sus cuentas de Instagram y de TikTok; y pidió perdón “a los católicos que haya podido herir”.

Una usuaria que compartió el video en Twitter expresó su indignación por la “falta total de respeto. Piden eso pero él mismo no lo tiene por nada ni por nadie. Sus gestos no tienen nada que hacer en una iglesia que es un lugar santo, y diría lo mismo si fuera un lugar público”.

En su comunicado, la Arquidiócesis de París precisó que “el párroco de Saint-Paul-Saint-Louis explorará todas las posibilidades legales para poner fin a la vulneración de sus derechos que constituyen la grabación y distribución de este vídeo sin autorización previa y expresa”.

El texto recordó que para cualquier grabación en una iglesia se debe contar con la autorización “previa y expresa” del sacerdote a cargo, según lo establece la ley de culto de 1905.

“La Diócesis de París recuerda que las iglesias son edificios destinados al culto católico de forma permanente y en todos sus elementos: ningún video o película puede filmarse allí sin la autorización expresa del párroco”, concluyó el comunicado.