13 de julio de 2020 7:20 pm

Hoy se celebra a la fundadora más joven en la historia de la Iglesia

Santa Clélia Barberis. Crédito: Chiesa di Bologna

Este 13 de julio se celebra la fiesta de Santa Clélia Barbieri, una italiana fallecida a los 23 años de edad y que es la fundadora más joven de la historia de la Iglesia.

El día de su canonización, el 9 de abril de 1989, el Papa San Juan Pablo II dijo que “impresiona la altura de santidad alcanzada en un periodo de tiempo breve. Clélia es la fundadora más joven de la historia de la Iglesia. Su vida demuestra que la santidad de las almas es obra de la gracia divina, no de la estrategia o de la cultura humana”.

“¿No hay en esto acaso un mensaje del Altísimo para nuestro tiempo? Con la solemne canonización de la joven religiosa boloñesa Dios pone ante nosotros a una criatura humilde, frágil, privada de riquezas materiales y de cultura, pero rica en la sabiduría que los sencillos alcanzan en la oración, en las fuentes mismas de la Palabra revelada”, dijo entonces el Papa peregrino.

Santa Clélia nació en 1847 y desde muy pequeña conoció las dificultades de una vida con pocos medios económicos. Desde muy chica vivió buscando la voluntad del Señor.

Con la lectura del libro “La práctica de amar a Jesucristo” de San Alfonso María de Ligorio, se acercó cada vez más al Señor en su vida ascética.

Todos la querían en la escuela, en la catequesis y donde se desenvolvía. Con otras tres compañeras fundó en una casa muy humilde a las Hermanas Mínimas de Nuestra Señora de los Dolores. A pesar de las dificultades para la nueva fundación, siguió adelante con la ayuda del P. Gaetano Guidi, su director espiritual y párroco que confiaba en sus capacidades.

Era muy devota de San Francisco de Paula y su fundación lo tuvo a este santo también como inspiración. Se cuenta que una vez solo había un poco de aceite para la comida así que se encomendó al santo y se paró en la puerta a esperar que alguien les diera de comer.

La enfermedad se la llevó muy joven al encuentro definitivo con Cristo. Se cuenta que en el cuarto donde murió, sus hermanas pudieron escucharla rezando con ellas. Este particular “don” se repitió varias veces.

El Cardenal Giorgio Gusmini, Arzobispo de Bologna, ha escrito sobre ella una bella biografía que cuenta muchos detalles de esta joven santa.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en ACI Stampa

Etiquetas: Italia, Santos, Santa Clélia Barberis