6 de marzo de 2022 3:06 pm

Gobierno de EEUU condena política de Texas que cuida a niños de terapias de cambio de sexo

Ken Paxton, fiscal general de Texas. Crédito: Christine Rouselle / ACI Prensa

La administración del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, condenó esta semana una política en el estado de Texas que establece que los padres que facilitan tratamientos médicos de “transición de género” a los niños, pueden ser investigados por abuso infantil.

El 22 de febrero, el gobernador de Texas, Greg Abbott, ordenó al Departamento de Familia y Servicios de Protección de Texas (DFPS, por sus siglas en inglés) que investigue “una serie de los llamados procedimientos de 'cambio de sexo'” que la oficina del fiscal general había determinado “constituían abuso infantil según la ley existente de Texas”.

Entre los procedimientos mencionados en el informe de febrero del fiscal general estaban los métodos de esterilización, incluidas la castración y la histerectomía, así como bloqueadores de la pubertad y tratamientos hormonales.

Ya que los menores no pueden consentir legalmente la esterilización, “los procedimientos y tratamientos que resultan en la esterilización de un niño no están autorizados e infringen el derecho fundamental del niño a procrear”, escribió el fiscal general.

Para la ideología de género o enfoque de género el sexo no es una realidad biológica sino una construcción sociocultural. Distintos gobiernos intentan imponer esta corriente a través de la educación de niños y jóvenes.

El 2 de marzo la Casa Blanca emitió una declaración que calificó la política de Texas como “una extralimitación del gobierno de lo peor”. “En los Estados Unidos de América respetamos los derechos y la dignidad de todas las familias”, agregó.

“Los niños transgénero dan satisfacción a sus padres, alegría a sus amigos y han sido hechos a imagen de Dios. Afirmar la identidad transgénero de un niño es lo mejor que un padre, maestro o médico puede hacer para cuidar a los niños del daño, y los padres que aman y afirman a sus hijos deben ser aplaudidos y apoyados, no amenazados, investigados o estigmatizados”, se lee en la declaración de la Casa Blanca.

Ese mismo día, Xavier Becerra, secretario de Salud y Servicios Humanos (HSS), dijo en una declaración que está preparado “para tomar acción inmediata” y “proteger a los jóvenes trans y de género diverso en Texas”.

“El ataque del gobierno de Texas contra los jóvenes transgénero y contra quienes los aman y los cuidan son discriminatorios e inconcebibles. Estas acciones son claramente peligrosas para la salud de los jóvenes transgénero en Texas”, dijo Becerra.

La declaración tiene un anexo en el que se explica que, bajo la ley federal, los padres o cuidadores que creen que a sus hijos se les ha negado el cuidado de la salud, incluida la “atención de afirmación del género”, de acuerdo a la identidad de género, pueden presentar una queja ante la Oficina de Derechos Civiles.

Esto ocurre luego que la Corte Suprema en el 2020 reinterpretara el concepto de “sexo” en las leyes civiles federales, para incluir la orientación sexual y la identidad de género.

El HHS también publicó una guía para las agencias estatales de bienestar infantil que establece que “los estados deben usar sus sistemas de bienestar infantil para promover la seguridad y el apoyo a los jóvenes LGBTQI+, lo que, de manera importante, puede incluir el acceso a la atención de afirmación de género”. El proceso médico por el cual una persona que se identifica como “transgénero” hace “su transición”, a menudo se denomina terapia de "afirmación de género".

El 2 de marzo, un juez estatal impidió que la agencia de Texas investigara a una familia cuyo hijo de 16 años está pasando por la “transición de género”, en respuesta a una demanda presentada por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU de Texas) y Lambda Legal. El tribunal escuchará los argumentos, a partir del 11 de marzo, para decidir si bloquea la orden en todo el estado.

Expertos consultados por CNA, agencia en inglés del Grupo ACI, explican que facilitar o apoyar la “transición de género” no es algo compasivo para un niño, porque de algún modo acuerdan un proceso que cambia radicalmente la vida y que no resuelve los problemas que hay detrás, como alguna dolencia mental.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

Etiquetas: Estados Unidos, Niños, Transexuales, Texas, infancia, niños transgénero, Joe Biden