6 de octubre de 2021 7:01 pm

Fray Nelson lamenta trivialización de la muerte en caso de mujer que pide eutanasia

Por Walter Sánchez Silva

Fray Nelson Medina. Captura Youtube

El sacerdote dominico Nelson Medina, conocido en redes sociales como Fray Nelson, lamentó la morbosidad y la trivialización de la muerte de parte de los medios que han tratado el caso de Martha Liria Sepúlveda, una mujer enferma no terminal que se someterá a la eutanasia el domingo 10 de octubre en Colombia.

En declaraciones a ACI Prensa este 6 de octubre, Fray Nelson resaltó que “hay que notar hasta qué punto la muerte se convierte en una especie de espectáculo, hay una cierta morbosidad y  una cierta trivialización en la nota periodística a la que estoy haciendo referencia”.

El 3 de octubre CaracolTV difundió una nota en el que se muestra a la mujer y al reportero comiendo en un restaurante y tomando cerveza, en el que Martha dijo estar “tranquila” con su decisión de someterse a la eutanasia.

Entre risas, Martha recuerda que es “una persona católica, me considero muy creyente de Dios, pero, repito, Dios no me quiere ver sufrir a mí y yo creo que a nadie. Ningún padre quiere ver sufrir a sus hijos”.

En sus declaraciones a ACI Prensa, Fray Nelson expresó su “respeto, cariño y oración” por esta madre católica de Medellín que sufre de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa que afecta el movimiento de los músculos, que hizo que en 2020 sus piernas dejaran de responderle.

Fray Nelson explicó que la morbosidad en el reportaje de Caracol se puede apreciar en que se habla de un ser humano que termina de un modo violento su vida”.

“La violencia no está solo en los golpes o las bombas sino en la supresión agresiva de los sistemas vitales de una persona, invadiendo el cuerpo, por ejemplo con sustancias tóxicas”.

“Nos damos cuenta de la violencia implicada en este hecho porque si se le aplicara una inyección, como las típicas de la eutanasia, a una persona que no quiere eso, pues todos reconoceríamos inmediatamente un homicidio y veríamos la violencia que esto contiene”, agregó.

Entonces, dijo el sacerdote dominico, “hay una morbosidad en los medios de comunicación, una especie de exhibición de la muerte como espectáculo”.

En el reportaje de Caracol se indica que la muerte de Martha está programada para el domingo 10 de octubre a las 7:00 a.m.

De persistir en su decisión, Martha Liria Sepúlveda sería la primera mujer en estado no terminal que muera tras la decisión de la Corte Constitucional de Colombia que permitió, en julio de este año, que los enfermos no terminales puedan acceder a esta práctica.

Caracol presentó también a Federico Redondo, joven de 21 años hijo de Martha, quien dijo apoyar la decisión de madre y que ahora está “enfocado en hacerla feliz, en hacerla reír, en recochar (bromear) un poco y en que su estancia en la Tierra, lo que le queda, sea un poco más amena”.

Fray Nelson resalta que en el reportaje de Caracol, “hay también una trivialización de la muerte. A lo largo de la conversación que ella tiene con la persona que la entrevista tiene un lugar muy preeminente el tema de la cerveza y la música”.

Hay un ambiente festivo que intenta precisamente ocultar el aspecto real de que se está terminando de un modo violento con la vida de una persona”.

“Quiero notar que esta trivialización también está sucediendo en otros ámbitos de la vida actual”, agregó el sacerdote.

Para Fray Nelson, “cuando las personas del mundo del espectáculo o las llamadas celebridades se suicidan, muchas veces se destacan de un modo muy superficial aspectos de la vida de la persona”.

“Por ejemplo, ‘murió haciendo lo que quería hacer’, algo así como ‘se dio gusto hasta el final. Cuando ya vio que no podía exprimir más el jugo de la vida, pues acabó con la vida’. Ese es un modo muy trivial de tratar el misterio de la muerte”.

“Eso no solo sucede en casos de eutanasia sino en muchos casos que salen en las noticias”, señaló el sacerdote colombiano.

Fray Nelson también explicó que en este caso hay tres temas de fondo involucrados y en los que la Iglesia tiene el deber de formar a los fieles.

La confusión entre lo legal y la moral

El sacerdote dijo a ACI Prensa que esto tiene que ver con la idea de que “si algo está aprobado como ley ya es correcto hacerlo. Entonces sí se aprobó el aborto, pues ya está bien abortar. Si se aprobó la eutanasia ya está bien terminar con la vida de una persona que podría vivir mucho más. Igual sucede con el suicidio asistido”.

“Esta confusión entre lo legal y lo moral afecta a muchísimas personas, pero creo que como en tantos otros factores tiene un impacto y un daño mayor en las mentes jóvenes”, alertó.

Con esta forma de aproximarse a la realidad, continuó, “ya el problema del bien y el mal no existe porque se ha reemplazado por el problema de si hay aprobación legal o no”.

La pérdida del sentido del sufrimiento

“Me doy cuenta de que se ha opacado el sentido del sufrimiento. Esta persona se manifiesta como católica. Lo mínimo que debería recordar es que el sufrimiento de Cristo no fue un sufrimiento perdido sino extraordinariamente fecundo”, dijo el sacerdote dominico.

Como ejemplo de este sufrimiento fructífero, Fray Nelson se refirió a todo lo que sufrieron los misioneros “que perdieron muchas veces la vida por llevar el Evangelio, y cuyos padecimientos son fundamento de comunidades cristianas que existen en muchas partes”.

Tras resaltar que el sufrimiento también puede ser una “ofrenda de amor, una unión con la cruz de Cristo”, el sacerdote precisó que reducirlo a decir “Dios no quiere que yo sufra” es “reducir a Dios a una especie de aspirina, que tiene que suprimirme los problemas, que tiene que cancelar mi dolor para que yo pueda estar contento, sonriente, en toda circunstancia”.

“Según enseña la Sagrada Escritura –considerando que esta mujer se dice creyente en la Biblia– el sufrimiento tiene su propia pedagogía y sus propios frutos, el mayor de los cuales es la cruz de Cristo”.

Entonces “la pérdida del sentido del sufrimiento, indudablemente allana el camino, no solo legal sino también práctico para esta clase de situaciones tan dolorosas, tan escandalosas, tan lesivas para la fe de las personas”.

El peligro de la religión de supermercado

“Por último quiero destacar el peligro de lo que se llama la religión de supermercado, es decir la devaluación de términos. Decir que una persona es católica significa cada vez menos cuando vemos que cada persona usa ese término a su antojo y a su capricho”, dijo Fray Nelson a ACI Prensa.

Como ejemplo de este uso antojadizo mencionó a las “Católicas por el Derecho a Decidir” que es “básicamente un grupo abortista, cuando el aborto no es parte de la enseñanza de la Iglesia Católica”, y al presidente Joe Biden, que por su postura pro aborto está “en oposición radical con la Iglesia”.

“Algo parecido sucede aquí: La enseñanza católica sobre la eutanasia es totalmente clara. Que una persona diga ‘soy católica y voy a hacerme la eutanasia’, supone una contradicción y una devaluación de lo que significa el término católico”, subrayó el sacerdote.

“¿De dónde surge esto? De la idea de la religión del supermercado. Es decir que yo puedo entrar al supermercado de las religiones y tomar lo que me interesa, y cuando llego a la parte de los productos católicos, voy a Misa y comulgo, no me gusta la moral pero comulgo. Esto es la religión del supermercado”, advirtió.

Una reflexión final

Para concluir, el sacerdote dominico cuestionó: “¿Qué nos queda de todo esto? Ante todo la oración, el sentido profundo de solidaridad con la persona que está sufriendo, lo cual no nos debe mover a una falsa compasión sino a una verdadera compasión que le ayude a descubrir a la persona la voluntad de Dios en sus circunstancias”.

“¡Qué fácil y qué moderno es deshacerse de la persona que sufre!”, exclamó Fray Nelson.

“El llamado nuestro real es a la auténtica fraternidad en Cristo que quiere ayudar a la persona que descubra la voluntad de Dios en estas circunstancias”.

Etiquetas: Colombia, Eutanasia, Enfermedad, Corte Constitucional, Medellín, Fray Nelson, Martha Liria Sepúlveda