7 de marzo de 2022 7:30 am

Familia misionera en Ucrania vuelve a España: Fuimos “espectadores de los milagros de Dios”

Algunos miembros de la familia Campomar Hernando junto con el Arzobispo de Burgos, Mons. Mario Iceta. Crédito: Archidiócesis Burgos (España)

La familia Campomar Hernando llegaron a Burgos (España) procedentes de Kiev (Ucrania) el pasado jueves. César Campomar y María Auxiliadora Hernando, junto con sus 10 hijos, pertenecientes al Camino Neocatecumenal, vivían en Ucrania desde el año 1997, donde fueron a anunciar el Evangelio. Antes de llegar a este país habían vivido 6 años como misioneros en Bielorrusia donde, según afirman, les dieron “un ultimátum porque sabían que éramos de la Iglesia”.

Según destaca la web de la Archidiócesis de Burgos, la familia Campoamor Hernández colaboraban con la recién creada parroquia de San Alejandro, que aglutina a una población de 400 mil personas pero a la que sólo acude un millar de católicos a rezar cada domingo.

Ante el inicio de la invasión rusa en Ucrania, aturdidos por el inicio de los bombardeos, la familia decidió dejar el país.

César, María Auxiliadora y siete de sus diez hijos, con sus respectivas esposas e hijos, decidieron emprender el viaje. Dos de los hijos que no salieron del país son seminaristas y han decidido permanecer allí, y otro vive en Murcia (España). 

En total, 25 personas: 13 adultos y 12 niños. Dos de ellos regresaron en avión y el resto en tres furgonetas que han tardado una semana en llegar hasta Burgos y que han atravesado la frontera con Hungría, porque “era más sencillo que hacerlo por Polonia”, y hacer parada en Trieste y Niza.

Según explican a la Archidiócesis de Burgos, la familia Campomar Hernandez aseguran que han sido “espectadores de los milagros que Dios ha hecho con nosotros”.

Llegaron a estar parados 13 horas en la frontera y tan sólo les daban 20 litros de combustible en cada gasolinera. Además, durante el camino algunos de sus vehículos sufrieron averías, pero se solventaron “gracias a la generosidad de la gente” que encontraron por el camino. 

“Algunos de los bebés solo tenían certificados de nacimiento, pero carecían todavía de la documentación oficial y nos han atendido bien”, aseguró César. 

Maria Auxiliadora también precisó que ante la grave situación que vive Ucrania, desean descubrir “la mano de Dios en todo esto”, “que Él nos ayude a descubrir su voluntad”. 

Etiquetas: Familia, Camino Neocatecumenal, Ucrania, paz en Ucrania, familias misioneras, familia numerosa