13 de enero de 2022 1:14 pm

Ex sacerdote condenado a prisión: "Nunca debí ser ordenado"

Foto referencial. Crédito: Unsplash

El exsacerdote católico Gary Berthiaume retiró su declaración de culpabilidad, luego de ser sentenciado a varios años de prisión por abusos cometidos contra al menos tres menores.

El juez de circuito del condado de Oakland, Daniel O'Brien, rechazó el acuerdo de sentencia previo, después de conocer los detalles de los crímenes de Berthiaume. O'Brien precisó que la sentencia de un año y un día ofrecida por la Oficina del Fiscal General del estado de Michigan fue inadecuadamente corta, luego de escuchar las declaraciones del impacto que este tuvo en las víctimas.

El 11 de enero, el juez sentenció a Berthiaume, de 80 años, a una sentencia que podría ir desde 20 meses hasta 15 años en prisión.

El 21 de noviembre de 2021, Berthiaume se declaró culpable y sin nada que rebatir ante dos cargos de conducta sexual criminal y uno de indecencia grave, respectivamente.

En Michigan, un acusado puede presentar una "declaración de culpabilidad de Killebrew", que es esencialmente una declaración de culpabilidad condicional a cambio de una sentencia más leve. Esto puede retirarse si el juez condena al acusado a una pena más severa que la acordada.

Después de escuchar las declaraciones del impacto en las víctimas, el juez O'Brien decidió que Berthiaume merecía más de 366 días de prisión. El exsacerdote, de acuerdo con los términos del acuerdo Killebrew, luego retiró sus declaraciones.

Antes de que se retiraran sus declaraciones de culpabilidad, Berthiaume admitió haber abusado sexualmente de dos adolescentes en la rectoría de su parroquia en Farmington, Michigan, en 1976 y 1977. Dijo que conocía a ambos y que los “forzó”.

Berthiaume no refutó las acusaciones de haber abusado sexualmente del hermano adolescente de una de sus víctimas en un sauna a principios de la década de los años 70. Dijo que no recordaba el hecho, pero admitió que “podría haber ocurrido”.

El exsacerdote de la Arquidiócesis de Detroit, que fue ordenado en 1968, fue expulsado del estado clerical en 2007. Antes ya había sido condenado por abusar de dos menores en 1978.

Después de que Berthiaume cumplió una condena de seis meses de cárcel, fue trasladado a la Diócesis de Cleveland. Allí Berthiaume supuestamente abusó de al menos un menor más, y fue demandado civilmente en 1983 por una presunta víctima de la Arquidiócesis de Detroit.

En 1987 fue transferido a la Diócesis de Joliet, donde trabajó en una casa de retiro y como capellán de un hospital. En 1999 fue nuevamente demandado por una presunta víctima de la que habría abusado en la década de 1980.

Fue retirado del ministerio sacerdotal por la Diócesis de Cleveland en 2002.

Berthiaume fue arrestado en septiembre de 2020 por abusar de uno de los menores en Farmington. En junio de 2021 también fue acusado de abuso de otro menor en Farmington; a lo que se sumó el cargo de indecencia grave.

En la corte, antes de retirar su declaración, Berthiaume dijo que él sufrió el abuso de un sacerdote cuando era seminarista y que “probablemente nunca debí haber sido ordenado”.

“Me enfermó lo que me sucedió. La víctima se convirtió en victimario”, dijo el exsacerdote.

Berthiaume agregó que habría preferido estar muerto y que reza por la sanación de los jóvenes de los que abusó.

La fiscal general adjunta, Danielle Russo, leyó las declaraciones del impacto de las víctimas ante la corte.

Una de ellas describe lo que llamó una situación de “pagar para jugar”, y dijo que Berthiaume le daba regalos, lo llevó de campamento y a eventos de deporte profesional. La víctima dijo que el exsacerdote lo eligió específicamente como acólito para Misas en las que sabía que las familias le darían dinero.

Las declaraciones también señalan que la mayoría de menores a quienes Berthiaume buscaba eran de familias económicamente inestables.

Otra víctima llamó a Berthiaume “un demonio que se presentaba como hombre de Dios”.

El exsacerdote permanece en libertad bajo fianza mientras espera su próxima audiencia en la corte. Ya que ha retirado su declaración de culpabilidad, ahora puede ser acusado de dos cargos adicionales de conducta sexual criminal en segundo grado y de otro cargo de indecencia grave. 

Esos cargos habían sido desestimados previamente como parte del acuerdo original.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA.

Etiquetas: Estados Unidos, sacerdote, abusos de menores, cárcel, abusos, prisión